Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Incendios en el Tolima han consumido más de 250 hectáreas en lo corrido de enero

Esta cifra es consecuencia de los cerca de 50 fuegos registrados hasta el momento en el departamento. Sin mencionar el desabastecimiento de agua que sufren algunos municipios debido a la temporada seca, motivo por el que se evalúa declarar la alerta naranja.
Medioambiente
Autor: Redacción Medioambiente
Autor:
Redacción Medioambiente
Foto: Cortolima

El departamento ya sufre las consecuencias del inclemente clima generado por esta temporada seca, la cual se prevé, según las autoridades ambientales, irá hasta mediados de marzo. Solo en lo que va de enero ya se reportan alrededor de 250 hectáreas incineradas.

“Hay registrados alrededor de 50 incendios en el departamento, los cuales han causado afectaciones en más de 250 hectáreas. A esto se suman nueve casas quemadas, algunas directamente relacionadas con estos fuegos”, informó Fredy Torres, secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo en el Tolima.

Para las autoridades ambientales el caso más preocupante de estos incendios es de las hectáreas incineradas entre Santa Isabel y Murillo, ya que son el hábitat de miles de frailejones. Sin embargo, no dejan de estar alerta ante los otros municipios que se han visto afectados por estos fuegos como Ibagué, Venadillo, Alvarado y Honda. (Ver: Más de 40 incendios forestales han atendido los organismos de socorro en Ibagué)

Ante esto, Torres aseguró que los alcaldes de los municipios del Tolima deben tener un plan de contingencia para no tener que sufrir mayores catástrofes ambientales.

“Le pedimos a la ciudadanía que por favor estén muy atentas a las quemas, porque es de tradición que muchos campesinos por preparar la tierra hagan quemas, dicen que son controladas, pero a veces se les salen de las manos. Entonces les pedimos a los mandatarios que controlen esta situación, pueden realizar un decreto donde se controlen o prohíban estas quemas en un trabajo muy coordinado con los organismos de socorro”, sostuvo.

Y es que vale resaltar que los incendios son provocados no solo por la temporada seca o las quemas no controladas, sino también por lo que denominó el jefe de esta cartera “manos criminales”. Según han reportado habitantes de algunos municipios como Venadillo, estos fuegos también se han generado por culpa de cazadores.

“Porque también son las manos criminales que no cuidan el medio ambiente, los habitantes del municipio de Venadillo aseguran que los cazadores les dispararon a algunos animales y el destello que bota el arma es lo que también genera algunos incendios”, puntualizó.

Comité Departamental de Gestión del Riesgo pide al Gobernador declarar alerta naranja

Hasta el momento son cuatro los municipios que han reportado desabastecimiento de agua a la Gobernación del Tolima: Ortega, Roncesvalles, Natagaima y San Luis. De hecho, este último declaró hace una semana calamidad pública.

Esto ha llevado al mandatario de este municipio a solicitarle a la Gobernación y a la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima) que les permitan captar agua de otros ríos cercanos, ya que solo en estas primeras semanas de enero su afluente hídrico principal ya presenta una reducción de agua de más de un 70 %.  

“Al gobernador Ricardo Orozco en el Comité Departamental de Gestión del Riesgo se le recomendó declarar la alerta naranja en el Tolima por el tema del desabastecimiento e incendios forestales. Esto implica generar planes de contingencia y que los municipios estén preparados, que hablen con las empresas de servicios públicos, que racionalicen el agua y que miren cómo los afecta, porque puede racionalizarse, por ejemplo, solo para cultivos y no afectar el resto de la población”, informó el Secretario de Ambiente Departamental.

Aunque hasta el momento no se ha implementado racionamiento de agua ni se han visto afectadas las vidas cotidianas de los habitantes de estas zonas, la autoridad departamental sí solicita acciones inmediatas para prevenir escenarios más complejos en los próximos dos meses.