Pasar al contenido principal
Exclusivo

"Vándalos acabaron con el esfuerzo de 20 años": propietario de la buseta quemada en Ibagué

Ferney Romero, padre de dos hijos, le relató a EL OLFATO cómo vivió el angustiante momento en el que lo llamaron para contarle los hechos.
Ibagué
Autor: Stephanía Rodríguez
Autor:
Stephanía Rodríguez
El drama del transportador al que le quemaron la buseta los encapuchados en Ibagué
Foto: EL OLFATO

A Ferney Romero, propietario de la buseta retenida y quemada por encapuchados en el barrio Santa Helena el pasado martes, la vida le cambió.

Su única fuente de ingresos, por la cual había trabajado durante 20 años, fue vandalizada y completamente destruida por personas que, según él, un ibaguereño de 45 años, no conocen el esfuerzo y lo que es realmente el trabajo.  

Romero le relató a EL OLFATO cómo fue el angustiante momento en el que su conductor lo llamó para contarle lo que había pasado con su vehículo, que cubría en ese momento la ruta 35.

“El conductor me llama a las 6:30 de la tarde y me dice que me tiene malas noticias, que unos vándalos cerca al estadio le habían hurtado la buseta y la habían metido a la Universidad del Tolima. Luego de eso me dice que la estaban quemando”, comentó.

En ese momento, el propietario del vehículo tomó un taxi, se dirigió al sector y pasó por el medio de todo el personal que adelantaba la manifestación. Al acercarse, evidenció que su único capital, como él lo dice, ardía entre llamas.  

Lo que uno siente en ese momento es una impotencia muy grande de no poder hacer nada, porque uno piensa en los hijos y si uno se mete allá, el daño hubiera sido peor, hasta lo queman uno dentro del carro. Así son esos vándalos, para mí es gente desadaptada de este país”, sostuvo.

Romero, quien es el padre de dos hijos, cuenta entre lágrimas que desde hace cinco años había obtenido el microbús y que su único objetivo era brindarle una estabilidad económica tanto a su familia, como a la del conductor que estuviera a cargo del vehículo.

Es difícil porque uno viene de una familia muy humilde, de abajo, tratando de sobrevivir trabajando. Lo que he conseguido lo hice sin quitarle nada a nadie y mire lo que pasa”, indicó.

Asimismo, expresó que la situación se presentó por falta de acompañamiento por parte de las autoridades, quienes pareciera que desconocen la gravedad de los hechos.

“No hay un respaldo de las autoridades, del alcalde, de tránsito, ellos saben que esa ruta es supremamente peligrosa, también saben que en la Universidad del Tolima salen a delinquir, y por eso tenía que haber seguridad ese día ahí, pendiente de los vehículos”, aseveró.  

Según él, la problemática de la inseguridad, sumada a los efectos negativos de la pandemia y a la de los bloqueos constantes en la ciudad, tiene muy preocupados a los transportadores.

“Imagínese, uno en plena pandemia, pasa la pandemia, medio estaba mejorando un poco y en el caso mío pasa esto, yo no sé qué voy a hacer de verdad. Estoy a la espera de lo que diga la empresa y las autoridades, pero hasta el momento nadie me ha dicho haga esto o tratemos de solucionar para que usted siga laborando”, precisó.

Entre tanto, Romero envió un mensaje a quienes incineraron su vehículo y les dijo que lo único que tienen que hacer es aprovechar el tiempo.

“No hagan esos daños, dañar un taxi, una buseta o un vehículo de gaseosas que muy seguramente una persona también lo tiene adscrito a la empresa para ganarse un sueldo. Les doy un consejo: trabajen, la vida es muy bonita. (…) Recapaciten, no le hagan mal a la gente. ¿Qué culpa tenía mi buseta de que ustedes no trabajen? busquen una vida buena y trabajen como lo ha hecho uno”, manifestó.   

En cuanto a las pólizas de seguros que cubren al vehículo, Romero informó que está adelantando los trámites pertinentes para efectuar una de ellas, ya que la otra tiene cobertura unicamente para terceros, es decir, personas que resulten afectadas en accidentes de tránisto en las que se involucre la buseta. 

La buseta que se encontraba vinculada a la empresa de transportes 'La Ibaguereña' , con placas WTQ -388 y con número interno IB-096, tenía una capacidad para 19 personas y estaba avaluada en aproximadamente $130 millones. 

 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker