Pasar al contenido principal

"Vamos a comenzar a ver secuelas pulmonares graves en los pacientes recuperados por COVID -19": médico experto en Cuidados Intensivos

La calidad de vida de las personas que contraen la enfermedad disminuirá, pues habrá secuelas que interferirán con sus actividades diarias como caminar.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

“Para mí como profesional de la salud, tratar el COVID-19 es una experiencia eventualmente frustrante”, estas son las palabras de Rómulo Salazar, un médico intensivista que a diario tiene contacto con pacientes diagnosticados con el virus.

Salazar quien labora en las Unidades de Cuidados Intensivos del Hospital Federico Lleras, la Clínica Tolima y Asotrauma, sostiene que cada vez más angustiante el aumento de los casos no solo porque no hay la capacidad suficiente para atenderlos, también porque es una enfermedad de la cual aún se desconocen muchos factores.

 “Cada paciente casi que necesita un manejo personalizado de acuerdo a cómo se vaya presentando, el grado de inflamación y demás síntomas”, sostuvo.

Asimismo, el profesional reveló que la ocupación de estas unidades puede ser alarmante, teniendo en cuenta que un paciente puede durar varias semanas en estas sin la posibilidad de que otra persona que también lo necesite, pueda hacer uso de ellas.

“Algo que hace que las unidades se colapsen es que los pacientes duran mucho tiempo en cuidado intensivo, ejemplo, los que llegan a requerir ventilación mecánica, pueden durar más o menos tres semanas, inclusive cinco”, indicó.

Según él, las personas piensan que se trata de una tos y dificultad para respirar, sin conocer que hay otras formas en las que este virus puede reaccionar en el cuerpo.

Este se puede presentar de muchas formas, algunas son infartos cerebrales y otros infartos de miocardio. No tenemos un manejo específico, no hay mucha evidencia en cuanto a los manejos, entonces se hace basado en las recomendaciones”, expresó Salazar.

También, el profesional de la salud advirtió que la calidad de vida de las personas que contraen la enfermedad disminuirá, pues habrá secuelas que interferirán en actividades diarias, especialmente en adultos mayores.  

“Vamos a empezar a vivir las secuelas graves pulmonares de los pacientes, o sea, no es solamente sobrevivir al COVID, sino la forma a la que se sobrevive, porque pueden quedar pacientes muy limitados para caminar e incluso trabajar requiriendo tratamientos prolongados posteriores”, puntualizó.

Para él y personal de apoyo como enfermeros, médicos, auxiliares, terapeutas, y profesionales de laboratorio entre otros, la labor maratónica que realizan a diario genera no solo estrés, también produce un desgaste psicológico.

“Tenemos mucha gente incapacitada, el día a día, la exposición y el riesgo de llevar el virus a la familia, hace que el nivel de estrés que se maneja sea mucho más fuerte y hasta doloroso emocionalmente”, aseveró.

Entre tanto, el médico reiteró que la enfermedad no es un juego y que es necesario generar conciencia sobre la importancia del autocuidado.

El lavado de manos, el distanciamiento social y el uso de tapabocas, son acciones que evitarán que la gente adquiera el virus y lleguen a hacer uso de las camas que se tienen para pacientes con afecciones graves.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker