fbpx Una historia hecha a mano: así los escribientes se convirtieron en parte del centro de Ibagué | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Una historia hecha a mano: así los escribientes se convirtieron en parte del centro de Ibagué

Desde hace más de 40 años los bajos de la Alcaldía Municipal y de la Gobernación del Tolima han sido testigos de su labor. Este es el relato de uno de ellos.
Ibagué
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Una historia hecha a mano: así los escribientes se convirtieron en parte del centro de Ibagué

Personas que se convierten en tradición y paisaje, eso han significado los escribientes para Ibagué, pues, con máquina de escribir en mano, han ejercido este oficio casi extinto por más de 40 años.

Los bajos de la Alcaldía Municipal y de la Gobernación del Tolima son testigos de lo que ha significado la labor de los escribientes para muchos, y quién mejor que uno de ellos para narrar una historia escrita a mano.

“Empezamos siendo una planta de personal de alrededor de 30 escribientes. Estuvimos en la Plaza de Bolívar por unos 30 años”, contó José Eveder Polanía, uno de los protagonistas.

Años después, en el 2012, fueron trasladados de allí hacia los bajos de la Gobernación del Tolima, pues, según narró, la Alcaldía de ese entonces les reclamó por ocupar el espacio público.

“Acá en este sitio (Gobernación) llevamos más de 10 años. La Administración tomó la autoridad de trasladarnos y ubicarnos acá. Se aceptó la solicitud porque decían que nos retiraban por efectos de espacio público, pero nos dejaron igual en este espacio que también es público”, explicó.

Y aunque la 'planta de personal' aceptó la decisión de desenterrar sus raíces y moverlas hacia otro lugar, terminó reduciéndose a tan solo cinco escribientes.

“Estamos reducidos a unas cinco personas, porque los demás se han ido por edad, traslado o fallecimiento. Entonces los que estamos seguimos prestando el servicio”, precisó.

Seguramente muchos de ustedes sepan quiénes son y cuál es su función, sin embargo, en caso de que no lo sepan, déjenme contextualizarlos un poco:

“Hacemos actividades variadas. Lo normal es que viene personal que necesite una comunicación de carácter administrativo, judicial, tributario, social o amigable. Hacemos memoriales dirigidos a los diferentes entes judiciales, administrativos y comerciales”, dijo Polanía.

Y agregó: “se hace orientación al ciudadano, pero el fin es colaborarle socialmente”.

Por si ‘andaban con el pendiente’, sí: sí escriben habilidosamente en antiguas máquinas de escribir Remington.

 

“Tradicionalmente se ha hecho a través de la máquina manual. La tecnología acá no se puede implementar por el mismo efecto de corriente, espacio público, agua, viento, polvo, pero se está utilizando como siempre la máquina de escribir”, sostuvo.

La tecnología, en el caso de don José, no ha sido un salto al abismo, pues utiliza su computador e impresora desde la casa.

“En mi caso, tengo en mi casa el computador, la impresora, mi biblioteca y mi archivo, es decir, estoy organizado allá. Acá sencillamente desarrollo la actividad con la máquina de escribir, de esa manera suplo la vivienda”, indicó.

Y es que, metafóricamente hablando, aprendió a surfear cuando el paso del tiempo lo quería ahogar.

“Aún nos mantenemos aquí, hacemos y cobramos. No se puede cuantificar específicamente nuestro sueldo, porque depende de lo que se haga. Por ejemplo, derechos de petición, asuntos tributarios, comerciales, etc, varía el precio”, señaló.

Sin tener un sueldo fijo y sin tener algunos días nada que hacer, los escribientes, sentados en sus sillas rimax, seguirán siendo parte del panorama de Ibagué y de una historia que se ha escrito a mano.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker