Pasar al contenido principal

Supersubsidio interviene en crisis escolar y cita al director de Comfatolima

Una puja entre las cajas de compensación Comfatolima y Comfenalco podría afectar a más de 400 estudiantes del colegio Ana Julia Suárez de Sorroza.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

La Superintendencia del Subsidio Familiar decidió intervenir en el nuevo conflicto que hay entre las cajas de compensación Comfatolima y Comfenalco, y que afectaría 493 alumnos del Colegio Ana Julia Suárez de Sorroza, perteneciente a la primera entidad mencionada.

EL OLFATO pudo establecer que la Superintendencia citó al director de Comfatolima, Nelson Norbey Quintero, en la sede de la entidad, en Bogotá, el próximo viernes 13 de noviembre, para que explique la problemática que se presentó esta semana. (Ver: Padres de familia del colegio Comfatolima bloquearon vía a El Salado)

El Superintendente Delegado para la Gestión, Fernán Alberto Ulate Montoya, envió un oficio a Quintero para que informe las “dificultades y las implicaciones sociales adversas generadas por la posible suspensión de subsidios para la educación de los estudiantes del colegio Ana Julia Suárez de Sorroza de la ciudad de Ibagué”.

¿Cuál es el lío?

Desde el año 2011, las dos cajas de compensación familiar llegaron a un acuerdo para que los hijos de los empleados afiliados de estas entidades pudieran estudiar en cualquiera de los dos colegios, con tarifas favorables y no con los costos que pagan los estudiantes particulares.  

Pese a la rivalidad comercial y a las diferencias administrativas, el convenio se mantuvo hasta que el director de Comfatolima, Nelson Norbey Quintero, le envió recientemente una comunicación a la directora de Comfenalco, Diana Lucía Reyes, para cobrar una millonaria suma de dinero que corresponde a la diferencia de lo que dejaron de pagar los padres de familia afiliados a esta última caja.

Es decir, por ejemplo: si un padre paga $50.000 y la pensión de un estudiante particular es de $300.000, Comfenalco debería cancelar ese saldo.

En el oficio, Comfatolima le solicitó a Comfenalco "el pago de la tarifa diferenciada de los alumnos pertenecientes a Comfenalco que estudian en el colegio Comfatolima; toda vez que los estudiantes están disfrutando de la tarifa subsidiada de Comfatolima sin pertenecer a la caja”.

Quintero pidió que se hiciera efectivo el pago del retroactivo por $1.500 millones.

Comfenalco, a través de un comunicado, aseguró que el convenio no quedó contemplado ningún pago y que, prueba de ello, es que no han tramitado ningún cobro por los estudiantes de Comfatolima que estudian en su institución educativa.

“Después de nueve años, desde 2011 cuando se firmó el primer convenio, Comfatolima no ha realizado ningún pago a Comfenalco por el convenio, razón que se deriva del documento donde reiteramos no se pacta un valor adicional al subsidiado”, aseguró Comfenalco.

No obstante, el director de Comfatolima expresó que siempre ha estado abierto al diálogo y que no pretende perjudicar a los estudiantes ni de su caja ni mucho menos a los hijos de los afiliados a Comfenalco.

La última palabra la tendrá la Superintendencia del Subsidio Familiar, ente encargado de vigilar las cajas de compensación del país.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker