Pasar al contenido principal

Pandemia del COVID-19 disparó la venta de bicicletas en Ibagué

El 60 % de los compradores se inclina por las bicicletas de montaña, mientras que el 40 % prefiere las de ruta.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: EL OLFATO

La venta de bicicletas creció en Ibagué entre un 50 y 150 % en los últimos dos meses, después de levantarse el confinamiento obligatorio provocado por la pandemia del COVID-19. La demanda ha sido tan alta que en varias tiendas de la ciudad se agotaron las referencias de gama media, y los aficionados han tenido que esperar la llegada de los nuevos pedidos.

Y es que el ciclismo se convirtió en el deporte ‘rey’, después del sacudón que enfrenta la humanidad por el nuevo coronavirus. Las razones son varias. Primero, porque las autoridades han permitido su práctica por el bajo riesgo de contagio. Segundo, porque permite huir del encierro y contemplar el mundo exterior. Tercero, por los beneficios para la salud. Y cuarto, porque no hay bares y discotecas abiertas, entonces bajó el número de enguayabados en la ciudad.

“Ya no hay gimnasios, no se permite el uso de piscinas y en el fútbol hay mucho contacto. Y también hay que decirlo: los sitios nocturnos están cerrados y eso hace que la gente explore otros hábitos, mucho más saludables como comprarse su bicicleta. Nosotros incrementamos las ventas en un 50 %”, dice Fernando Durán, representante de Bike House en el Tolima. 

Entre tanto, Richard Martínez, representante de Specialized en Ibagué, sostiene que este comportamiento de los consumidores tomó por sorpresa a la industria y la tendencia es la misma en todo el mundo, no solo por el interés deportivo sino también por la necesidad de transporte urbano. 

“Nosotros acabamos hace bastante tiempo con las bicicletas del segmento básico iniciación -para novatos-, y en este momento estamos haciendo preventa de las importaciones que están en camino”, cuenta Martínez.

Pero no solo las ventas están disparadas. También se multiplicó el trabajo en los talleres. Juan Rendón, de la tienda Montaña y Ruta, cuenta que su taller recibía 16 bicicletas diarias para mantenimiento, y el martes pasado (23 de junio) llegaron 47.

“Se ve el cambio radical en esto. Y eso se refleja también en las calles. Uno observa grupos grandes de ciclistas en las vías aledañas a Ibagué y en algunas zonas rurales, todos con tapabocas y guardando las distancias, eso sí”, subraya. 

Los aficionados inician con bicicletas de montaña

“Cuando los aficionados llegan a la tienda, buscan bicicletas de montaña porque es lo que ven en las calles y en las redes sociales. Después, cuando conocen un poco del mundo del ciclismo, descubren los beneficios de las bicicletas de ruta y migran. Otros las alternan: hacen ruta y montaña”, explica Juanito, como es conocido en Ibagué. 

En su tienda, Ruta y Montaña, las bicicletas de entrada oscilan entre $1’300.000 y $4’000.000. “Es impresionante la demanda. La gente quiere salir a rodar y sabe que es mejor comprar bicicletas confiables, con garantía”, destaca.

Recomendaciones para principiantes 

El exciclista profesional Freddy González entrega algunas recomendaciones para quienes aún no se han decidido por este deporte.

En principio, pide mucha precaución al momento de comprar y no dejarse atraer por precios bajos. “No compren bicicletas de gama tan baja. Como dice el dicho: después sale más caro el caldo que los huevos. Vienen unas bicicletas que son muy desechables, con precios muy bajos. Lo que aconsejo es que inviertan en una de gama media, con eso se ahorran plata. ¿Por qué? Las bicicletas baratas mantienen en el taller y les van a pedir muchos repuestos”, advierte.

En cuanto a la parte física, González dice que el error más frecuente de los ciclistas recreativos es que no entrenan en toda la semana y los fines de semana se exceden en sus recorridos. “Llega el sábado o el domingo y hacen unos recorridos muy largos, sin prepararse. Lo recomendable es que salgan dos o tres veces entre semana”, insiste.

Asimismo, afirma que es importante la hidratación antes, durante y después de rodar, y no perder de vista el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, llevar siempre el tapabocas y evitar las aglomeraciones, sobre todo en los puntos de encuentro.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker