Pasar al contenido principal

Padres del colegio Británico Inglés de Ibagué denuncian estafa porque sus hijos no podrán graduarse de 11º

EL OLFATO confirmó que este colegio privado no tiene licencia para ofertar los grados décimo y once. Sin embargo, no lo aclararon y tienen en el limbo a más de 10 estudiantes.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Padres del colegio Británico Inglés de Ibagué denuncian estafa porque sus hijos no podrán graduarse de 11º
Foto: Revista Paparazzi

Imagínese que usted hace un importante esfuerzo económico para que su hijo estudie en un colegio privado y, cuando termina el grado 11º, se da cuenta de que no podrá graduarse porque la institución lo engañó. ¿Grave, cierto?

Pues esa es la situación de los padres de familia de 11 estudiantes del colegio Británico Inglés, sede campestre, en Ibagué. 

Resulta que, de acuerdo con lo que confirmó EL OLFATO, ese plantel educativo no cuenta con licencia otorgada por la Secretaría de Educación Municipal para ofrecer los grados décimo y once, y por tanto tiene en el limbo el egreso de esos niños. 

Jennifer Giraldo, una de las acudientes afectadas, habló con esta redacción sobre la angustia por la que ella y otras familias están atravesando. 

Según la ciudadana, hasta esta semana se dieron cuenta del engaño por parte de la institución cuando dos de esos estudiantes intentaron inscribirse a una carrera profesional en la Universidad Nacional.

"Nos llevamos una gran sorpresa cuando los pines resultaron inválidos. Llamamos al colegio y nos dieron otros códigos para ingresar, los cuales venían soportados por un colegio oficial donde ellos no están estudiando, es una institución totalmente diferente", relató.  

Ese colegio al que ella se refiere es el Guillermo Ángulo. Supuestamente, el Británico Inglés matriculó allí - sin el consentimiento de los padres - a los muchachos para que pudieran presentar el ICFES. Días después de la prueba, los desvincularon. 

Eso claramente resulta muy extraño para los acudientes. De hecho, la Secretaría de Educación está también revisando esa presunta irregularidad en la institución oficial. 

Dinero y tiempo perdido 

Lo que le está pasando a Jennifer y a otros padres de familia es considerado por ella como una estafa y un abuso de confianza. 

Dijo que hay personas que ya hicieron inversiones para la educación superior de los niños y ahora se están viendo gravemente afectados por esta situación. 

"Se pasaron unos papeles, notas y certificados que no son válidos. El colegio obra de mala fe, ellos dicen que fue un error humano, pero para nosotros es un tema de deshonestidad. Ellos debieron decirnos que no contaban con esos permisos", sostuvo. 

"Ellos se limitan a decir que no hay una solución, que si los queremos demandar, que los demandemos", añadió. 

Asimismo, cuestionó que supuestamente las directivas de ese colegio privado lamenten lo sucedido y argumenten que fue una falla, pero sigan ofertando los grados décimo y once a los estudiantes que este año cursan noveno. 

"Es un abuso de confianza porque nosotros creímos que estando las instalaciones pues podían ofrecer esos grados. Solo han tenido excusas. Todo lo que nos han dado es falso", manifestó. 

Reiteró de esa manera que el perjuicio es bastante grande, pues incluso hay estudiantes que ya están fuera del país esperando una certificación o un acta de grado para poder completar todos los documentos. 

"Todo ha sido un desgaste, el esfuerzo que han hecho los papás para que los niños puedan asistir al colegio, la confianza que se les dio, el tiempo que se perdió, es un año perdido porque ninguno se pudo inscribir a una universidad", precisó. 

"Ninguna persona tiene que andar por la vida jugando con las ilusiones de la gente y menos con niños que están dispuestos a hacer una carrera para su futuro. Ellos no alcanzan a imaginar el daño tan grande que le han hecho a estos muchachos", agregó. 

Entre tanto, enfatizó en que los engañaron durante dos años en los que todos han hecho aportes económicos bastante altos para el estudio de sus niños. 

"Llevamos dos años pagando una pensión que no es económica e igualmente una matrícula por algo que no existe. Aparte de eso se acercaba el cobro de derechos de grado. Es una estafa, una mentira", afirmó. 

Y no es para menos. De acuerdo con lo que indagó este medio de comunicación, todos estos padres de familia, entre el año 2020 y 2021, han cancelado por lo menos $7 millones que hoy parecen estar perdidos. 

"Este tema es bastante molesto y tedioso para nosotros. Nos deja totalmente desilusionados porque no sabemos qué hacer", indicó. 

Finalmente, señaló que están a la espera de adelantar una mesa de trabajo con la Secretaría de Educación y las directivas de Británico Inglés para que les den respuestas y alternativas reales.   

Lo que dice la Secretaría de Educación de Ibagué 

Juan Manuel Rodríguez, jefe de esta cartera municipal, habló con EL OLFATO sobre esta denuncia. El funcionario confirmó la falta de licencia para ofertar esos grados y dijo que van a hacer una revisión profunda de lo que está sucediendo. 

"Eso a fin de verificar y tomar las medidas pertinentes en relación con este tema", dijo. 

"Lo más importante es poder garantizar la educación de los estudiantes y en consecuencia tendremos que buscar cuáles son las alternativas más idóneas para que ellos puedan llevar a cabo su grado y su inscripción en una institución de educación superior", concluyó. 

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker