Pasar al contenido principal

Mientras Hurtado dice que en Ibagué se redujo la inseguridad, la delincuencia está haciendo de las suyas en las calles de la ciudad

El Alcalde presentó su primer ‘falso positivo’ en materia de seguridad, una realidad muy distante a la que están viviendo los habitantes de Ibagué.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

El alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, presentó ante los medios de comunicación lo que podría denominarse un ‘falso positivo’ en materia de seguridad, y entregó unas cifras de reducción de los hechos delictivos en la ciudad que nada tienen que ver con la gestión de su gobierno ni con la actuación de las autoridades. (Alcalde Hurtado evade la posibilidad de endurecer las medidas restrictivas en la ciudad en vista de la indisciplina de los ciudadanos)

Hurtado, en una rueda de prensa virtual, informó que “los hechos delictivos de alto impacto tuvieron una drástica disminución durante el aislamiento preventivo”, como si fuera algo sorprendente, inesperado o un hecho que mereciera algún reconocimiento por parte de la ciudadanía. 

Por ejemplo, dijo que: “En el periodo comprendido entre el 17 de marzo y el 28 de mayo, se evidenció una reducción del 72% en la cifra de lesiones personales, pues se registraron 132 casos, mientras que el mismo periodo del 2019, se reportaron 428. De igual manera, el año anterior se registraron 11 homicidios, mientras en 2020 se contabilizaron ocho”. 

Y agregó: “Con relación a hurtos a personas, para el mismo periodo, en 2019 fueron 794 casos, mientras que en 2020 se denunciaron 228; el hurto a residencias se numeró en 161 casos para el 2019, pero en 2020 fueron 31; las extorsiones denunciadas fueron 15 en 2019, y en 2020 se redujeron a siete”.

Todas estas cifras eran previsibles por una sencilla razón: los delincuentes y las víctimas estuvieron encerradas durante el aislamiento social obligatorio ordenado por el Gobierno Nacional para frenar la propagación del COVID-19

En ese sentido, el alcalde Hurtado también pudo decir que se redujo la contaminación porque no hubo carros circulando, que disminuyeron los accidentes en las cocinas de los restaurantes -porque estuvieron cerrados- o que no se registraron accidentes infantiles en los colegios de Ibagué.

Esta rueda de prensa muestra que el alcalde Andrés Hurtado no ha dimensionado la grave situación de inseguridad que hay en Ibagué, producto de la disparada de los índices de desempleo y del hambre que existe en la ciudad.

Además, se evidencia una clara desconexión entre el mandatario local y su grupo político. Mientras en la cúpula del barretismo hay preocupación porque la creciente ola de robos callejeros en Ibagué y la falta de oportunidades laborales, Hurtado autofesteja sus ‘logros’.

La realidad que están enfrentando los ibaguereños es muy distinta a la que tiene el mandatario en sus diapositivas. 

Para no ir muy lejos, los ciudadanos han denunciado el incremento de los robos de bicicletas, el asalto a locales comerciales y los atracos a mano armada como el que captaron las cámaras de seguridad en el barrio Gaitán, el pasado fin de semana. 

En las imágenes se observa como dos hombres, que se desplazan en una motocicleta, identifican a su víctima: una mujer que camina mientras habla por su teléfono celular. 

Los delincuentes descienden por la calle, mientras que la joven sube hacia una vía principal. Pasan por su lado y ella ni se da cuenta que estaba en peligro. 

Los hombres le dan una vuelta a la cuadra y después la abordan, con cuchillo en mano, para despojarla del teléfono móvil.   

El repudiable hecho se viralizó rápidamente a través de las redes sociales, y algunas personas reclamaron un pronunciamiento del exgobernador Óscar Barreto, quien, hace un año exactamente, se preocupaba por la seguridad de Ibagué después del robo de su empresa familiar Central Pecuaria. (Atracaron Central Pecuaria, empresa familiar del Gobernador BarretAtracaron Central Pecuaria, empresa familiar del Gobernador Barreto)

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker