Pasar al contenido principal

¡Indignante! Agreden a enfermera en una buseta de Ibagué y la acusan de propagar el COVID-19

La víctima explicó que fue abordada por una adulta mayor que le roció en sus ojos alcohol con hipoclorito y se despachó en insultos en contra de ella por ser trabajadora de la salud.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Natalia Valderrama, una auxiliar de enfermería de 23 años que labora en una IPS del barrio Cádiz de Ibagué, denunció que el pasado miércoles 10 de junio a las 5:40 de la tarde fue agredida a bordo de una buseta de transporte público por llevar puesto su uniforme de trabajo.

En conversación con EL OLFATO, explicó que fue abordada por una adulta mayor que le roció en sus ojos alcohol con hipoclorito y se despachó en insultos en contra de ella por ser trabajadora de la salud.

“Era una señora de edad que iba a bajarse de la buseta, pero apenas me vio reaccionó agresivamente y me echó ese líquido en los ojos. Quedé en shock, pensé que era ácido y empezó a decirme que por personas como yo, el virus se estaba propagando en la ciudad”, contó Natalia.

De igual manera detalló que nadie pudo auxiliarla porque el bus estaba casi vacío y la música a todo volumen impidió que el conductor la escuchara. 

“Fue angustiante porque no había casi nadie en la buseta, ni siquiera el conductor notó lo sucedido porque iba con música a todo volumen. Me tocó llamar de inmediato a mi mamá para decirle que saliera a recogerme sobre la carrera Quinta con calle 42”, relató la profesional.

Las afectaciones de la agresión se reflejaron de inmediato: hinchazón en sus ojos -especialmente en el derecho-, dolor de cabeza, dificultades para ver y respirar. Por fortuna, los daños no fueron graves e irreversibles.

“Duré hinchada dos días, sin embargo, ya poco a poco me he recuperado. Gracias a Dios que no fue una sustancia más agresiva que pudo dejarme ciega. Yo estaba segura que era ácido por el ardor tan terrible, pero por fortuna ya estoy recuperándome”, expresó Natalia.

Por último, la profesional de la salud lamentó lo sucedido y dijo que nunca imaginó que en Ibagué sucedieran los mismos actos de intolerancia que diariamente se ven en otras ciudades como Bogotá, Barranquilla y Cali, en donde han agredido a decenas de médicos y enfermeras acusados de “propagar el virus”.

“Es muy triste que esto suceda en Ibagué. Ya no es seguro salir con uniforme de salud, es mejor salir de ropa particular y cambiarse en el trabajo. La gente todavía es muy intolerante e ignorante en ese tema y continúa discriminándonos. ¡Qué lástima!”, concluyó.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker