Pasar al contenido principal

Iglesia católica cambia la imposición de la ceniza por la pandemia del COVID-19

Este signo católico recuerda que “somos personas débiles, frágiles y que también tenemos que recorrer un camino de conversión y de cambio”, explicó monseñor Orlando Roa.
Ibagué
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz

Este miércoles se dará inicio al tiempo de Cuaresma con la imposición de la santa cruz. Debido a la contingencia por el COVID-19, la Iglesia católica realizó cambios en dicha celebración. 

El arzobispo de Ibagué, monseñor Orlando Roa Barbosa, explicó que debido a una especificación dada desde el Vaticano, la cruz no será puesta en la frente sino que la ceniza caerá en la cabeza de los feligreses.

Este signo católico recuerda que “somos personas débiles, frágiles y que también tenemos que recorrer un camino de conversión y de cambio”, explicó monseñor.

En ese sentido, durante la Eucaristía el sacerdote bendice las cenizas en el momento que el rito lo indique y aplica agua bendita sobre ella.

Luego, cuando sea el momento de imponer la ceniza a los feligreses que están en el templo parroquial, se dice la fórmula que se utiliza, dijo el arzobispo.

Conviértete y cree en el Evangelio o recuerda que en polvo eres y en polvo te convertirás. Una de esas dos frases se dice para todos los asistentes”, añadió.

El sacerdote que preside la Eucaristía se va acercando a los feligreses manteniendo la distancia y va imponiendo la ceniza en la cabeza sin decir ni una sola palabra, con el fin de evitar el contacto con la saliva 

Dentro de los recintos santos se sigue manejando el aforo, solo que las parroquias de la capital tolimense tendrán más misas para que todos los devotos reciban la ceniza.

“Cada párroco organiza la programación en su parroquia. Habrá algunas especificaciones depende del tamaño de la comunidad parroquial”, precisó Monseñor.

Asimismo, dijo que este miércoles inicia la campaña de comunicación cristiana de bienes que es una colecta que se hace para compartir con las personas que han sufrido catástrofes a lo largo del año o están necesitando de un apoyo económico en las comunidades parroquiales.

“Se enfocan esos recursos para esas necesidades. Yo los invito a ser generosos. Intensifiquemos la oración, el ayuno y la limosna. Esa es la decisión”, acotó.

El arzobispo finalizó explicando que este año la Semana Santa podrá vivirse de forma presencial siempre y cuando no cambien los lineamientos del Gobierno Nacional.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker