Pasar al contenido principal

Grupo de huerteros de Ibagué se unió para regalar semillas a familias vulnerables y enseñarles a cultivar huertas caseras

Juan Camilo Devia, ingeniero agrónomo y el creador de este proyecto, asegura que es una forma de garantizarles ‘algo de alimento’ a los más golpeados por la pandemia.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Suministrada

La falta de comida ha sido una de las más duras batallas que han tenido que enfrentar cientos de familias en Ibagué en medio de la cuarentena por el COVID-19.

Y, consientes de esa dura realidad, un ‘grupo de huerteros’ de la ciudad decidió unirse para regalarles semillas a los más golpeados por la pandemia y enseñarles a cultivarlas, garantizándoles ‘algo de alimento’ en medio de esta contingencia sanitaria.

“La idea nace por la preocupación de estar en esta pandemia y que no hay comida, de ver todas esas banderas rojas, y más cuando pueden ser personas que tienen espacio para poder poner estas plantas. No es que vayamos a acabar el hambre, pero sí mitigar, uno porque no están invirtiendo en comprar y porque están teniendo alimentos sanos en su casa”, sostiene Juan Camilo Devia, ingeniero agrónomo y creador de este proyecto.  

Devia asegura que además del hambre, también se sumaba la desesperación por el desempleo, el no tener nada qué hacer en medio del encierro y este proyecto de las huertas era algo que podía ayudar a reducir esa ansiedad, a ocupar sus mentes y algo de su tiempo.

La idea fue suya, pero decidió divulgarla y en poco tiempo se sumaron alrededor de 50 personas, además de varias empresas dedicadas a este sector como Agroinnova, Colhumus y Malagueña, logrando consolidar un surtido de banco de semillas.

“Tengo algunos contactos, algunas empresas, les conté que era lo que quería hacer y a ellos les interesó porque también tienen programas así. Además, muchas personas nos decían yo tengo estas semillas o esta otra, entonces empezaron a donar de poco a poco y se creó un banco de semillas completamente gratuito”, detalla este ingeniero agrónomo.  

Una vez contaron con este banco, decidieron iniciar con la entrega de paquetes de semillas a 50 familias de barrios vulnerables y de zonas rurales de la capital del Tolima, de las cuales ya han logrado entregar a más de la mitad.  

“Es un paquete de semillas el que entregamos, son plántulas que ya están germinadas, porque regalar semillas sin germinar es difícil para el que no sabe hacer este tipo de trabajos, la idea es entregarlas y que puedan sembrarlas de una vez a tierra y puedan seguir el proceso, hasta cuando lleguen al momento de recolección”, explica Devia.

Entre la variedad de semillas los beneficiarios podrán encontrar acelga, cilantro, pimentón, tomate, cebolla larga, cebolla cabezona, cebollín, lechuga, entre muchas otras.

Se enseña a plantar desde la virtualidad

Debido al aislamiento preventivo por el coronavirus y las medidas sanitarias que deben seguirse, este ‘grupo de huerteros’ decidió crear videos y otras estrategias para enseñarles a las personas a sembrar, cuidar y recolectar estos frutos.

“Nosotros estamos haciendo videos para explicarles cómo hacerlo, entonces por un grupo de WhatsApp ellos nos mandan fotos, nos preguntan y nosotros les explicamos qué es, cómo sacarlo, lo único presencial es cuando vamos a una vereda o algún lugar más retirado y tratamos de reunirnos con una sola persona”, indica.

Ahora, según este ingeniero agrónomo, cada semilla tiene su tiempo de crecimiento, mientras la lechuga o el cilantro pueden estar listas para su recolección en un mes, el tomate puede tomarse 30 días más (dos meses).

“Entre un mes, un mes larguito, podemos estar teniendo, digamos, algo para poder comer, un tomate se me va a demorar dos meses, pero un cilantro no, una lechuga no”, relata.

¿Quiénes pueden ser los beneficiarios?

Para seleccionar a quienes les entregaran las huertas, este grupo tiene en cuenta las condiciones de vida, la cantidad de personas, si hay niños.

Asimismo, deben contar con entrada de luz solar y un espacio con tierra, ya que para tener por lo menos diez plantas se necesita un espacio de aproximadamente entre un metro y medio por un metro y medio.

“La necesidad y la cantidad de personas que hay allí, si hay niños, cuántos adultos, ver que estén pendientes, un compromiso de quienes reciben. Nuestra idea es llegar a lugares vulnerables y formar una huerta grande y que entre los mismos vecinos se colaboren”, puntualiza Devia.

Contacto del ‘grupo de huerteros’

Para donaciones de semillas, tierra o para ser unos de los beneficiarios las personas deben contactarse al número WhatsApp 3187512748.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker