Pasar al contenido principal

Estudiantes de universidades privadas de Ibagué afirman que son insuficientes los alivios económicos que ofrecen las instituciones

Los estudiantes afirman que se sienten ignorados por las directivas de sus universidad, pues en repetidas ocasiones han solicitado ser escuchados y tenidos en cuenta para determinar unos alivios más beneficiosos y no les han dado dicha oportunidad.
Ibagué
Autor: Sebastián Rivadeneira
Autor:
Sebastián Rivadeneira
Foto: EL OLFATO / Tomada de internet

Representantes estudiantiles de la Universidad de Ibagué y la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC), manifestaron su inconformismo con los pocos alivios económicos que les ofrecen estas instituciones y afirman que debido a esta situación, podría haber una alta decerción académica en el semestre B de 2020.

Los jóvenes también afirman que se sienten ignorados por las directivas, puesto que en repetidas ocasiones han solicitado ser escuchados y tenidos en cuenta para determinar unos alivios más beneficiosos, y no les han dado dicha oportunidad.

Óscar Zabala, representante de este colectivo y miembro del consejo estudiantil de la Unibagué, sostuvo que para esta comunidad educativa la ayuda es solo de un 5 %, y dependiendo de la fecha en la que se pague podría ser hasta del 10 %. Algo que califica de injusto pues varios de ellos han quedado sin empleo a raíz de la crisis generada por el COVID-19.

“En la Universidad Cooperativa es de un 10 % y en la Universidad de Ibagué es de un 5 % y un 5 % adicional; pero ese primer 5 % es para pronto-pago, si usted paga después de la fecha límite lo pierde y el otro 5 % es para todos, pero el estudiante debe solicitarlo (…) eso realmente no sirve de nada, es una ilusión”, acotó. (Ver: Conozca los alivios económicos que la Unibagué dispuso para sus estudiantes)

Asimismo, afirmó que ellos ya han presentado una propuesta a las directivas de estas dos universidades, bajo los mismos parámetros en los que ellos se basaron, pero no los quisieron escuchar.

En ese sentido la petición que hacen es para que sean tenidos en cuenta y no sean ignorados a la hora de tomar estas decisiones.

“Más que nada queremos que nos escuchen, la mayor problemática en las dos universidades es que no nos han escuchado. Nosotros hicimos una propuesta, con los mismos parámetros que las de ellos -directivos- y proponiendo unos descuentos mucho más altos y manejándonos con todas las cuestiones que ellos proponían y aún así no nos escucharon”, resaltó el joven.

En cuanto al caso de la Universidad Cooperativa de Colombia, Zabala señala que la situación es aún más compleja puesto que la institución al ser una sede, depende de la principal que se encuentra en Medellín, pese a esto, buscaron todos los medios para llegar con sus propuestas a la rectoría de la cual solo recibieron negativas.

Por otro lado, afirma también que hay preocupación por la calidad de las clases que se tendrán que ver de manera virtual, aunque según él, algunas han sido aceptables y no todas las carreras se han visto afectadas por la virtualidad o la calidad de estas.

Según una muestra estadística que realizó el colectivo, con varios estudiantes de las mencionadas instituciones, la tasa de deserción para el próximo semestre podría estar entre un 20 y un 25 % del total de alumnos en cada plantel.

Dentro de los motivos que expusieron los encuestados para no continuar estudiando estaba en que los alivios propuestos eran insuficientes, no contar con la totalidad del costo del semestre, haber quedado desempleado durante la pandemia, temor a la calidad de la educación semi-virtual y por solidaridad con los compañeros que no cuentan con los recursos suficientes.  

Asimismo, algunos estudiantes de la Universidad del Tolima y de la Corporación Unificada Nacional de Educación Superior CUN, han manifestado su apoyo a este colectivo y han hecho hincapié en los beneficios con los que son respaldados por sus instituciones.

Actos de protesta

Como acto de protesta, la comunidad educativa de la UCC realizón un ‘correotón’, que consistió en que los alumnos enviaron al tiempo mensajes de descontento frente a las ayudas que les brinda la institución para pagar su semestre a los correos electronicos de las directivas, pero según Zabala, estas hicieron caso omiso y no revisaron los mensajes.

Mientras que los de la Unibagué radicaron un derecho de petición, que según el denunciante “la respuesta de la universidad fue no responder el derecho de petición, es decir, no hubo una respuesta de fondo y no hubo una respuesta clara”. (Ver: Estudiantes de la Unibagué exigen a las directivas que destinen mejores alivios económicos ante la crisis por el COVID-19)

Por esta razón, el colectivo ahora se prepara para reunirse con el Consejo de Juventudes de Ibagué, con quienes esperan desarrollar ahora un derecho de petición dirigido directamente al Ministerio de Educación y así lograr una pronta solución que beneficie a ambas partes frente a esta problemática.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker