Pasar al contenido principal

El drama económico por el que están pasando los odontólogos ibaguereños en medio de la cuarentena

Ningún odontólogo ha podido abrir su consultorio o clínica desde el pasado 25 de marzo, salvo aquellos que atienden el servicio de urgencias de las EPS.
Ibagué
Autor: Juan David Ortiz
Autor:
Juan David Ortiz

La pandemia del COVID-19 tiene a todos los odontólogos de la capital tolimense sumidos en una profunda crisis financiera debido al cierre de los servicios de odontología por parte de las autoridades sanitarias.  

Ningún odontólogo ha podido abrir su consultorio o clínica desde el pasado 25 de marzo, salvo aquellos que atienden el servicio de urgencias de las EPS.  

Lina Paola Bohórquez es una de las profesionales afectadas. Desde hace más de un mes no recibe honorarios porque no ha podido atender a ningún paciente en su consultorio de ortodoncia.

“Yo vivo de lo que gano en el consultorio, entonces si no atiendo pacientes no devengo absolutamente nada. No tengo trabajo, pero sí obligaciones como pagarle a mi auxiliar y garantizarle su salario básico. Adicional a ello sigo pagando arriendo normal y los gastos siguen”, menciona la ortodoncista.

Esta especialista relata que está viviendo de sus ahorros y aunque es consciente de las medidas que se deben adoptar para evitar la propagación del virus, señala que la suspensión de sus actividades está generándole serias preocupaciones financieras.

“Con todos los gastos que tengo y con las dificultades de no poder abrir mi consultorio, en dos meses no voy a tener nada. Me toca liquidar todo, entregar el local, suspenderle el contrato a mi empleada. Todo esto es muy complicado y no se imagina todo lo que uno llega a pensar”, explica Lina Paola.

Daniela Caviedes es mamá soltera y odontóloga general. Desde hace seis meses trabaja en una clínica odontológica de Ibagué en donde hasta hace poco le pagaban el 20% de lo que trabajara o vendiera.

Sin embargo, hace mes y medio la clínica cerró sus puertas y desde ese entonces no recibe salario. Con desesperación expresa que no aguanta más. Los gastos continúan y ni siquiera tiene ahorros que puedan aliviar su crisis.

“No tengo ahorros porque el salario que recibía alcanzaba necesariamente para mis obligaciones. Mi hija tiene tres años y genera muchos gastos mensuales. Ya me colgué en un mes de arriendo y no sé qué voy a hacer”, comenta la profesional.   

Odontólogos se unen para clamar ayudas

A raíz de esta crisis, cientos de odontólogos de diferentes especialidades decidieron conformar un grupo a través de redes sociales con el fin de solicitar ayudas al gobierno municipal y departamental.

La convocatoria permitió agrupar a más 400 profesionales que claman la aprobación de los protocolos de atención para reactivar sus actividades, ayudas para sus auxiliares e higienistas, quienes también han resultado damnificados, y líneas de crédito flexibles para los que tienen pequeños consultorios.

Aunque los procedimientos dentales son considerados riesgosos debido a que crean aerosoles que son una de las vías de contagio del COVID-19, los profesionales aseguran que si se cumplen los protocolos sanitarios es posible reactivar las actividades.

“Esos protocolos ya están radicados ante el Ministerio de Salud. Estamos esperando una aprobación para volver a trabajar. Es posible volver a reactivar nuestras actividades siempre y cuando se cumpla de manera rigurosa los protocolos de operación”, concluyó la ortodoncista Lina Paola Bohórquez

Los odontólogos interesados en hacer parte de este grupo pueden unirse en Telegram como: Odontólogos Unidos Ibagué. Igualmente las personas que quieran brindar cualquier tipo de ayuda se pueden comunicar al número celular: 3006276711

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker