Pasar al contenido principal

El drama de cuatro ibaguereños que están atrapados en Estados Unidos por el coronavirus

Ninguno se llegó a imaginar que el viaje turístico que planearon con tanto anhelo fuera a terminar de esa manera: encerrados en un país que no conocen, con dificultades económicas y con la impotencia de tener a sus familiares lejos.
Ibagué
Autor: Juan David Ortiz
Autor:
Juan David Ortiz

Mónica Cárdenas, Liliana Naranjo, Sandra Gómez y Andrés Rodríguez, son cuatro ibaguereños que están atrapados en la ciudad de San Francisco, California, hace más de dos meses a raíz de la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

A pesar de que no están infectados, este grupo de amigos no ha podido ser repatriado a Colombia tras el cierre de fronteras que decretó el presidente Iván Duque semanas atrás.

Ninguno de los cuatro se llegó a imaginar que el viaje turístico planeado desde el año pasado con tanto anhelo, fuera a terminar de esa manera: encerrados en un país que no conocen, con dificultades económicas y con la impotencia de tener a sus familiares lejos.  

Liliana Naranjo, manifiesta que el poco dinero que queda les alcanza para vivir máximo hasta el próximo 2 de mayo. En esa fecha, la aerolínea les reprogramó el vuelo de regreso a Colombia, sin embargo, en vista de la extensión de la cuarentena en el país, es probable que su estadía en Estados Unidos siga alargándose.  

“Nos preocupa mucho que la plata se nos está acabando y los gastos aquí continúan. Tenemos que pagar el alquiler de la casa donde estamos, comida, entre otras cosas. No sabemos qué hacer”, manifiesta Liliana en medio de su angustia.

El único hombre del grupo es Andrés Rodríguez, un talentoso pintor que viajó junto a su esposa Sandra Gómez a participar de una exposición artística en San Francisco y visitar los sitios más emblemáticos de California. Con tono impotente, cuenta que las más de 25 llamadas que ha hecho a la cancillería colombiana han sido inútiles.

“Hemos llamado muchas veces a la cancillería, pero no nos brindan ninguna solución. Tanto así que mandamos derechos de petición, correos, y nada. El consulado no nos ha ayudado a gestionar algo y cuando llamamos nos despachan rápido”, asegura Andrés preocupado.

Su esposa Sandra, está perdiendo la paciencia. Narra que desde hace varios días no ha podido dormir bien y que su diabetes ha empeorado por cuenta de la ansiedad que la invade al enfrentarse a la cruda realidad.

“Esto es una pesadilla, es el peor cuento de terror que hayamos vivido junto a mi esposo. Afortunadamente estamos los dos, pero no dejo de pensar en mi familia. Mis papás son adultos mayores y hace poco tuvieron una calamidad doméstica. Ellos me necesitan y yo todavía no puedo volver”, expresa Sandra con mucha tristeza.   

Mónica Cárdenas no quiso hablar con EL OLFATO. Sus amigas indicaron que la difícil situación le ha provocado varios episodios de depresión que la han llevado a encerrarse casi todos los días en su habitación.

Estas personas no pierden la esperanza de regresar pronto a sus casas ubicadas en los barrios Jordán, Pedregal y Los Remansos de Ibagué.

Aunque desconocen qué sucederá en los próximos días, de lo que sí están seguros es que por ningún motivo se trasladarán a uno de los albergues que habilitaron en San Francisco porque son conscientes que estarían expuestos a un contagio mortal.

Solo esperan que la cancillería los pueda incluir en un vuelo humanitario que les permita volver a abrazar a sus familias en medio de una emergencia sanitaria sin precedentes a nivel mundial.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker