Pasar al contenido principal

"Domicilios de restaurantes no están dando ni para pagar a los trabajadores": Gremio de restaurantes del Tolima

Muchos restaurantes han cerrado por las bajas utilidades que ha provocado la pandemia del COVID-19.
Ibagué
Autor: Juan David Ortiz
Autor:
Juan David Ortiz
Foto: EL OLFATO

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus tiene al borde de la quiebra a cientos de restaurantes de la capital tolimense.

Aunque el Gobierno Municipal permitió que el sector gastronómico opere a través de domicilios, muchos ya están pensando en cerrar sus negocios por las bajas utilidades.

Mariela Londoño, presidenta de la junta directiva de Acodrés capítulo Tolima, afirma que los pocos establecimientos que están funcionando en medio de la cuarentena, están inmersos en la crisis porque el flujo de ventas por domicilio no es suficiente para solventar los gastos.

“A muchos no les está yendo bien. Lo que consiguen ni siquiera alcanza para pagarle a sus empleados y menos para los gastos fijos. Para que los domicilios funcionen la economía tiene que estar bien. Por eso muchos ya van a cerrar y lastimosamente a declararse en quiebra”, señala Londoño.

De otro lado, la representante del gremio gastronómico afirma que la mayoría de restaurantes está trabajando a pérdida y solicitó un salvavidas financiero al Gobierno Nacional. 

“En este este momento lo pocos que están funcionando, lo están haciendo a pérdida. La mayoría no les alcanza para nada más, entonces esto es un tema muy complicado para nuestro sector. Ya no sabemos qué hacer ni a quién recurrir para que nos ayude”, reitera Londoño.

Rodrigo Jaramillo, propietario del restaurante el Fogón Antioqueño, coincide con su colega y subraya que la cantidad de platos que se venden mediante esta modalidad no supera el 10% de las ventas registradas antes de la pandemia.  

“Estamos asumiendo costos de servicios, acueducto y lo que nos ganamos haciendo domicilios no da. He tenido que renegociar arriendos y funcionar con menos empleados”, relata el empresario.

Asimismo, explica que las ventas son muy variables durante toda la semana y eso ha generado incertidumbre económica.

“La gente no pide todos los días. Una persona que tenga una familia de más de cuatro integrantes no va a poder comer diariamente a domicilio porque no hay bolsillo que aguante eso, prefieren cocinar en la casa”, concluyó Jaramillo.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker