Pasar al contenido principal

Contratista encargado de construir cinco colegios oficiales en Ibagué tiene al borde de la quiebra a proveedores locales

Se trata de la firma GMP Ingenieros, una poderosa empresa que se gana millonarios contratos con el Estado en casi todo el país y que aparece salpicada en varias investigaciones de la Contraloría General de la República.
Ibagué
Autor: elolfato.com
Autor:
elolfato.com

Desesperados, endeudados, con nóminas y obligaciones financieras atrasadas están varios proveedores de la firma contratista GMP Ingenieros, responsable de la construcción de cinco colegios oficiales en Ibagué: Alberto Santofimio Caicedo, Antonio Reyes Umaña, Alfonso Palacio Rudas, Diego Fallon y Niño Jesús de Praga, sede Itsor.

Estas instituciones se construyen con recursos públicos administrados por el Fondo de Financiamiento Infraestructura Educativa (Ffie), adscrito al Ministerio de Educación, y cuestionado en las regiones por su falta de mano dura con los contratistas incumplidos. 

Estos poderosos contratistas costeños, salpicados en varias investigaciones de la Contraloría General de la República, recibirán más de $27.000 millones por la construcción de estos planteles educativos, pero, pese a que las obras van avanzadas, no les cumplen con los pagos a los proveedores

“Nosotros ponemos la plata, la mano de obra, los insumos, el trabajo y ellos: cobran y se quedan con la plata. Nadie vela por el cumplimiento de los pagos. Esto afecta a las empresas proveedoras de Ibagué, una ciudad perjudicada por el desempleo y por la pandemia. Es muy difícil generar empleo así; uno tratando de sobrevivir con un contratista mala paga”, dijo uno de los proveedores afectados por GMP Ingenieros, quien prefirió no revelar su identidad, por temor a represalias.

“Uno no sabe qué tan poderosos son esos costeños, porque se ganan contratos de infraestructura educativa en todo el país. Y hacen lo mismo en todas partes: buscan proveedores, los ponen a trabajar sin anticipo, con sus propios recursos, y después le voltean a uno la plata”, agregó.

Otros afectados 

No obstante, EL OLFATO recogió los testimonios de otros afectados, quienes decidieron publicar sus casos y sus identidades. 

Uno de ellos es Diego Arboleda, representante legal de Districez, manifestó que tiene dos contratos de participación con la entidad GMP para la construcción de dos instituciones educativas. Estas son: Alberto Santofimio Caicedo y Jesús Niño de Praga. “Uno de los contratos es por $3.700 millones y el otro es por $1.400 millones respectivamente”.

Según Arboleda, dichos contratos fueron firmados a mediados del 2019, cuando el anterior contratista incumplió con la construcción de las obras. 

“Nosotros firmamos ambos contratos en junio del 2019 y arrancamos con la ejecución del Alberto Santofimio común y corriente. Con lo de la pandemia, los contratos se vencieron y de ahí para acá empezaron los problemas”, señaló. 

Y añadió: “Yo nunca había hecho un contrato con esas características y ellos, conocedores del tema, hicieron un contrato amañado con todo a favor de ellos y nada a favor del contratista que en este caso somos nosotros los que ponemos el dinero”. 

De acuerdo con el representante de Districez, para cobrar el dinero al Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa, se deben ir cumpliendo hitos de la construcción. GMP presentó los avances de la obra, pero no le cancelaron a la compañía. 

“Yo termino el hito, le cobro a ellos, ellos cobran al Ffie y el fondo les paga a ellos. GMP me descuenta la parte administrativa y no me cancela que porque tienen que garantizar el normal desarrollo de la obra y que tienen que comprar más materiales con ese dinero, sin tener en cuenta lo que ya hemos invertido y las facturas pendientes”, aseveró. 

“En este momento, si yo cobrara las facturas, me estarían debiendo $1.200 millones del colegio Santofimio, sin contar que del colegio Itsor lo único que les he podido facturar fue una demolición que se hizo al principio y una factura de $200 millones, de resto no me han dejado facturar nada más. Según ellos como el contrato está vencido, hasta que yo no lo termine, no se lo voy a poder facturar”, puntualizó. 

Otra perjudicada es Helena Herrera, representante de HYH equipos, quien sostuvo que su empresa también contrató con GMP Ingenieros con el fin de alquilar formaletas necesarias para la construcción de dos de las instituciones educativas que intervienen en Ibagué: Alfonso Palacio Rudas y Antonio Reyes Umaña. (Ver informe del estado actual de la deuda con HYH)

“Los clientes siempre nos abonan el 50 % cuando nosotros entregamos los equipos y el otro 50 % cuando los devuelven. Pero como no íbamos a demorarnos, ellos nos dieron un abono y quedamos en que, con factura por mes vencido, ellos iban cancelando dándole 5 y 10 días de plazo, los cuales hasta la fecha no han pagado”, sostuvo. 

“El cuento de ellos era que tenían que terminar ítem para que les pudieran cancelar, pero no cancelaron. Durante pandemia enviaron un comunicado diciendo que teníamos que darles un plazo y hasta el momento no han cancelado nada. Nos hicieron un abono de $5 millones y nos deben aproximadamente $64 millones”. (Ver comunicado enviado por GMP lngenieros)

Esta redacción también se comunicó con Harryson Gómez, gerente de la empresa Cubiertas S.A.S ubicada en la ciudad de Cali, quien manifestó también haber contratado con esta empresa para la instalación de cubiertas en una institución educativa del Valle, sin recibir el respectivo pago. 

“Nosotros licitamos con ellos para un proyecto en la Institución Educativa 7 de agosto. Se hizo la obra y entre las condiciones comerciales se tenía que el suministro del material se pagaba a los 30 días de entregado y la instalación de la misma, 30 días después de terminar la obra”, dijo.

Y agregó: “La obra inició finalizando septiembre de 2020, por ende, para finales de octubre tenía que hacerse el pago del material, el cual no se hizo. Además, la construcción terminó en noviembre y pues a estas alturas no hemos recibido ni un solo peso acerca de ello y nos debe aproximadamente $51 millones”. 

Gómez comentó que ha contratado con diferentes consorcios que al igual que GMP Ingenieros también han contratado con el Ffie, pero sin ningún retraso en la cancelación de los servicios prestados.

“Ellos son los únicos que están jugando con la plata de los proveedores, pues no recibimos ninguna información acerca de pagos y simplemente dicen que tenemos que esperar y no dicen más”, aseguró.

Ante esto, EL OLFATO trató de comunicarse con el representante legal de GMP Ingenieros S.A.S, Gustavo Adolfo Ramírez Martínez, para conocer su versión de los hechos, pero no fue posible.

Ramírez aparece en las redes sociales abriendo también proyectos de infraestructura en Centroamérica. 

Pronunciamiento Ffie 

Este medio de comunicación acudió al Fondo de Financiamiento Infraestructura Educativa (Ffie) para conocer si se adelanta una investigación en contra de la entidad GMP. Esta fue la respuesta: 

"El área jurídica está revisando hasta donde las cláusulas del contrato permiten entregar esa info. Eso vendrá en la respuesta". 

Entre tanto, la Secretaría de Educación Municipal, reveló el avance de cada una de las obras que se adelantan por la compañía costeña en la ciudad. 

• I.E. Alberto Santofimio Caicedo:  (67%) 
• I.E. Antonio Reyes Umaña: (91%)
• I.E. Alfonso Palacio Rudas: (98%)
• I.E. Diego Fallon: (No hay obra)
• I.E. Niño Jesús de Praga sede ITSOR: (80%)

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker