Pasar al contenido principal

Contagiar amabilidad, "antídoto" en tiempos de pandemia

El periodista César Mejía Acosta asegura en su libro "El contagio de la amabilidad" que ser amable ayuda a conseguir pareja o trabajo.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Los colombianos, más aún en tiempos de pandemia, pueden ayudar a reducir los elevados índices de violencia que azotan al país si realizan actos "sencillos pero poderosos" para mejorar la vida de los demás, dijo en entrevista con EL OLFATO César Mejía Acosta, profesor de Liderazgo de la Universidad Eafit, de Medellín, quien presentó su libro "El contagio de la amabilidad".

EL OLFATO: ¿Cómo define usted la amabilidad?

César Mejía: Según la Real Academia Española (RAE), una persona amable es alguien a quien se puede amar, lo cual indica que si alguien es digno de ser amado es porque hace cosas muy bonitas. Entonces, podemos decir que amabilidad es actuar por el otro con el objetivo de mejorar su vida. 

E.O: ¿En qué momento se dio cuenta de que la amabilidad puede ser contagiosa?

C.M: Desde 2010 tengo una iniciativa social en Medellín, que se llama Proyecto Conscientia, y ahí empecé a estudiar el fenómeno de la amabilidad desde la ciencia y a darme cuenta de que cada vez más gente se unía a las causas nobles.

Sin embargo, el gran detonante de este libro fue el año pasado. Mi mamá murió de cáncer y durante el tratamiento estábamos en un hospital lleno de gente quejándose y ella, a quien le estaban poniendo suero, en vez de quejarse también empezó a ayudar a los otros pacientes. Luego, otros enfermos notaron esa acción y quisieron ayudar y así el ambiente cambió porque las quejas y los gritos cesaron. 

En ese momento noté que la amabilidad se contagia cuando alguien la muestra.

E.O: Pero, cuando una persona habla o muestra sus buenas obras es calificada de vanidosa...

C.M: Sí. Una de las cosas que digo en el libro es que tenemos que romper con la creencia de que lo bueno no se muestra.

Desde niños nos enseñan que la mano derecha no debe saber lo que hace la mano izquierda, pero debe ser todo lo contrario.

Lo bueno sí hay que mostrarlo porque hace que la gente también quiera hacer cosas buenas y mostrarlas.

De hecho, comprobé con una de las iniciativas del Proyecto Conscientia, que se llama la Liga de la Justicia y con la que en Navidad nos disfrazamos de superhéroes para hacerle fiesta y llevarle regalos a niños pobres, que cuando publicaba en redes sociales los donativos que recibíamos estos se multiplicaban hasta por tres.

E.O: ¿Puede entonces la amabilidad ayudar a bajar los índices de violencia que tanto afectan y estigmatizan a Colombia? 

C.M: Sí. La mayoría de los problemas en Colombia comienzan con una microagresión, como una mirada fea o una palabra dicha en el tono equivocado, como cuando, por ejemplo, el taxista se molesta porque le pagamos con un billete de alta denominación y no tiene devueltas.

En Colombia, tristemente nos herimos y nos atacamos por cualquier cosa, de ahí que el momento del año en el que más agresiones hay es el Día de la Madre, una figura que, contradictoriamente, representa unión y amor.

Por eso, considero que para disminuir esos índices de violencia el colombiano debería aumentar sus comportamientos amables ya que harían posible que empezara a ser alguien diferente, más fácil de tratar, y encaminado hacia la reconciliación que tanto nos falta como país.

E.O: La cuarentena por el coronavirus ha hecho que las agresiones se incrementen en Colombia. ¿Cómo puede ayudar la amabilidad en esta situación?

C.M: La Asociación de Psicólogos Sin Fronteras habla de que tener actos amables y solidarios por otra persona reduce la carga de estrés porque el cerebro empieza a producir sustancias como la serotonina y otras hormonas que la gente llama del amor y que nos hacen sentir bien.

Por eso, hay unos estudios en Norteamérica según los cuales ser amable tiene beneficios para la salud porque la persona sube las defensas y se enferma menos.

En consecuencia, la pandemia es un momento propicio para que nos ayudemos entre todos y nos mantengamos vivos.

E.O: Es tal el alcance de la amabilidad que usted asegura en el libro que puede ayudar, incluso, a mejorar la productividad de una empresa y hasta para conseguir pareja...

C.M: Totalmente. El Banco Mundial habla desde hace muchos años de la importancia de las habilidades blandas, como tener la capacidad de trabajar en equipo, pero si una persona no es amable nunca va a tener una mejora laboral.

Es imposible hacer que un equipo funcione si todos en la oficina se tratan mal.  

En cambio, si el jefe trata bien a su grupo los empleados harán lo mismo con el que tienen al lado y así las relaciones laborales fluyen y la gente se concentra en producir.

Además, hay estudios que demuestran que las personas que son amables consiguen más fácil empleo que aquellas que no lo son.

En otro aspecto, como el amor, un estudio demostró en China que una persona amable se ve más atractiva ante los demás porque inconscientemente pensamos que como me trata amablemente puede ser también una gran pareja.

Por lo tanto, es innegable que las posibilidades de llegar a tener pareja se incrementen si uno es amable.

E.O: Entonces, ¿se puede decir que a usted la amabilidad le cambió la vida?

C.M: Esa es la pregunta del millón porque tengo que reconocer que, en el pasado, yo no era alguien amable.

Es más, todavía hoy en día a veces pierdo el control porque el ser amables no significa convertirnos en ángeles, monjas o curas.

Pero, cuando empecé a ser un poco, solo un poco más amable, las cosas a mi alrededor cambiaron hasta el punto de que la gente quería trabajar conmigo mucho más porque, aunque antes tenía la formación académica, me faltaban los requisitos como persona.

De ese modo, cuando empecé a ayudar a la comunidad el que realmente recibió los beneficios fui yo porque dejé de ser un hombre estresado, que peleaba hasta con mi sombra.

Puedo decir que yo experimenté el cambio en carne propia y por eso quise plasmarlo en el libro "El contagio de la amabilidad" con la intención de que más personas quieran mejorar su vida al ayudar a otros.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker