Pasar al contenido principal

Concejal Correa denuncia presuntas irregularidades en adjudicación de contrato para la construcción del Coliseo Mayor

Correa cuestiona la similitud que hay entre esta millonaria licitación del Imdri por $43.917 millones para construir este escenario, con los procesos ejecutados en la administración de Luis H., los cuales terminaron con el escandaloso desfalco y varios condenados a prisión.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

El concejal de Ibagué, Rubén Darío Correa, hizo una grave denuncia sobre el millonario proceso de licitación que llevó a cabo el Imdri (Instituto Municipal para el Deporte y la Recreación de Ibagué) para la construcción del Coliseo Mayor en el Parque Deportivo.

El concejal aseguró que mientras la ciudad está centrada en la emergencia sanitaria por el COVID-19, incluso en la veeduría de los contratos de los mercados para las poblaciones vulnerables, el Imdri, en cabeza de la exgerente Sayli Ibáñez, quien sorpresivamente renunció este viernes 24 de abril, adelantaba un silencioso y millonario proceso licitatorio. (Ver: Hurtado aceptó las renuncias del secretario de Planeación y de la gerente del Imdri)

“El Imdri colgó en el Secop la licitación por $43.917 millones el pasado 10 de marzo y el 22 de abril, según el cronograma, se cerró el término de presentación de propuestas. En el intermedio hubo dos observaciones de dos empresas interesadas expresando aparentes direccionamientos desde los pliegos para beneficiar a un solo postulante, pero estas no fueron tenidas en cuenta”, detalló el concejal.

Al parecer, estos dos proponentes estaban en lo cierto, pues al final se terminó presentando una sola empresa: la Unión Temporal Agorasport, integrada en partes iguales por la compañía española Agorasport Sucursal Colombia y la firma colombiana Hábitat Ingeniería y Arquitectura SAS, la cual, según Correa, no cuenta ni con la experiencia ni el capital para asumir la construcción de una obra de esta magnitud (su capital social no superaría los $280 millones).

Para el excandidato a la Alcaldía de Ibagué, estas claras inconsistencias, como el favorecimiento en los pliegos del proceso de licitación, la falta de experiencia y poca solvencia económica para asumir la construcción del Coliseo Mayor del único oferente presentado, son similares a las que vivió la ciudad años atrás en el mandato de Luis H. Rodríguez. 

“Lo que estaría ocurriendo en el Imdri parece el guion de otra “película de ciencia ficción contractual”, donde una empresa poderosa internacional que tiene la plata y la experiencia, la firma española, se asocia y comparte al 50 % de responsabilidades y beneficios en un contrato millonario de $43.917 millones, con una pequeña firma nacional, tipo cenicienta en las películas, con poco capital y reducida experiencia”, sentenció el edil.

Recordando que esa lamentable historia de corrupción terminó convirtiéndose en “el escándalo del desfalco de los Juegos Deportivos Nacionales Ibagué 2015, donde muchos de sus actores –lamentablemente no todos- terminaron presos: El Chatarrero, directivos de la compañía española Typsa, el exgerente del Imdri, el exalcalde Luis H, el abogado Arciniegas, entre otros”.

Ante esta serie de irregularidades, Correa decidió instaurar un derecho de petición solicitándole al alcalde Andrés Hurtado que suspenda el proceso de contratación para este escenario deportivo y se convoque a los órganos de control correspondientes, como la Procuraduría General de la Nación, para que lleve a cabo una intervención inmediata. 

Además, de radicar copia de los documentos conseguidos ante Procuraduría, Contraloría, Fiscalía y Oficina Anticorrupción de la Presidencia de la República. (Ver: Duque puso la primera piedra del Coliseo Mayor en Ibagué y la obra no ha sido contratada)

“Considero que esta licitación es abiertamente violatoria de los principios de transparencia y de la pluralidad de ofertantes, porque cuando se pretende amañar una licitación para que demás oferentes no participen, según se denuncia en las actas de observaciones, se violan flagrantemente dichos principios (…) Una licitación que carezca de pluralidad de oferentes es una licitación presuntamente amañada y permite que se rompa el principio costo- beneficio, determinante en la contratación estatal”, afirmó Correa.

Las curiosidades detrás del único oferente

Como se explicó anteriormente, el único oferente presentando para licitación de la construcción del Coliseo Mayor - un contrato que debería ser adjudicado el próximo 11 de mayo- está integrado por dos compañías: una española y una desconocida firma colombiana.

Hábitat Ingeniería y Arquitectura SAS, según pudo establecer el edil Correa, es una modesta empresa contratista de la ciudad de Mocoa, Putumayo, que cuenta con poca experiencia contractual, ya que en el Secop solo registra seis contratos entre 2007 y 2014, de los cuales ninguno supera los $140 millones.

Una empresa que, curiosamente, cambió su naturaleza jurídica: pasó de ser una Sociedad Limitada (Ltda) a una Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), justo cuando se encontraba dentro de este proceso del Imdri.

Para el concejal Correa esta mutación tiene una clara razón: “las empresas limitadas son completamente escrutables por los ojos ciudadanos mientras que las Sociedades por Acciones Simplificadas no lo son. En las sociedades limitadas las responsabilidades de los socios son mucho mayores, salvo en los temas laborales y tributarios; mientras que en las SAS los compromisos legales de los dueños están limitados al monto de sus aportes”.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker