Pasar al contenido principal

Comerciante ibaguereño cerró su bar después de nueve años y ahora vende lencería para el hogar

Los empresarios y comerciantes fueron los principales afectados por lo que se vieron en la necesidad de reinventarse.
Ibagué
Autor: Fernanda Rojas
Autor:
Fernanda Rojas
Foto: EL OLFATO

Conforme a la nueva realidad, los gremios económicos de la ciudad han tenido que reinventarse. Han sido varios negocios de distintos sectores de Ibagué que cesaron sus actividades durante siete meses.

A raíz de la pandemia causada por el COVID-19, que generó las diferentes restricciones y medidas adoptadas desde el Gobierno Nacional, los empresarios y comerciantes fueron los principales afectados.

EL OLFATO se comunicó con Johan Lasso, un comerciante del sector de El Salado (comuna 7), quien llevaba casi una década administrando un bar ubicado a una cuadra del parque central, denominado ‘Giovanna bar’ o conocido como ‘El bar de Lasso’, pero debido a las restricciones se vio en la obligación de cerrar su negocio por varios meses.

Durante ese tiempo de restricción, como no pudo laborar, gastó los recursos ahorrados. “No vimos ayudas por parte del gobierno y nos vimos en la necesidad de recurrir a otro tipo de ingreso”, expresó.

Se reinventó ante la pandemia y decidió reabrir su local, pero en esta ocasión bajo el nombre de ‘Muebles, Lencería y Decoración’, vendiendo productos para el hogar como tendidos, sábanas, colchones, entre otros.

“Gracias a Dios esto nos ha respaldado y nos ha ido bien con este tema. Hemos podido surtir las necesidades de nuestro hogar como la alimentación, el pago de servicios públicos, la salud, entre otras cosas”, indicó.

Con ese nuevo emprendimiento Lasso ha logrado sacar adelante a su familia, asimismo, otros comerciantes del sector se unieron a esta iniciativa y hoy en día modificaron sus servicios que también les generan ganancias económicas.

El comerciante reveló que por el sector donde queda ubicado su negocio, es decir, a cercanías del parque central y la plaza de El Salado, existían alrededor de 15 bares, de los cuales se reinventaron cuatro establecimientos y el resto cambiaron de dueño o desalojaron los locales mientras reactivan su economía.

La economía local ha tenido transformaciones en los últimos meses con la llegada del COVID-19, pero poco a poco las empresas han logrado reabrir, las cuales han modificado su forma de trabajar y obtener su sustento.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker