Pasar al contenido principal

Colegio Darío Echandía de Ibagué: en riesgo inminente de quedarse sin estudiantes ni docentes

Un nuevo fallo judicial deja en el limbo a esta comunidad educativa que tiene más de 70 años de historia.
Ibagué
Autor: Natalia Cubides
Autor:
Natalia Cubides
Colegio Darío Echandía de Ibagué: en riesgo inminente de quedarse sin estudiantes ni docentes

Muy preocupados y en el limbo se encuentran aproximadamente 650 estudiantes del colegio Darío Echandía Olaya, junto a sus docentes y directivos, por un nuevo fallo que emitió el Tribunal Superior de Ibagué. 

Se trata de la respuesta a la impugnación que hizo la Secretaría de Educación Municipal por la sentencia emitida el pasado mes de junio, la cual ordena que tanto profesores como alumnos sean reubicados en otras instituciones educativas aledañas, si durante este último trimestre de 2021 la Alcaldía no encuentra una planta física provisional para instalarlos. (Ver: Juez ordenó a la Secretaría de Educación de Ibagué demoler y reconstruir el colegio Darío Echandía)

Mabel Lozada, rectora de este colegio, dijo que esta es una decisión que los deja en el aire porque es muy probable que en 2022 el Darío Echandía quede disuelto. 

"Nosotros no podemos permitir que una institución que lleva 70 años de historia quede en el limbo por un fallo judicial en este momento. No puede ser que la poca gestión de la Administración Municipal sea justificada disolviendo una comunidad educativa", afirmó. 

En ese sentido, cuestionó la actuación de esa dependencia del gobierno local, la cual, para su concepto, se lavaría las manos con este nuevo fallo. (Ver: Se enreda reubicación de los estudiantes del colegio Darío Echandía de Ibagué)

"Para la Secretaría de Educación va a ser muy fácil.  Se van a ahorrar el dinero del arrendamiento de un nuevo local y la implementación de protocolos de bioseguridad. No nos pueden decir que disolvamos la institución porque la Alcaldía no pudo resolver el problema y conseguirnos un lugar para regresar", sostuvo.

"Se le solucionó el problema a la Alcaldía, pero no a los estudiantes del colegio Darío Echandía. Esa no es una respuesta para una institución que ha luchado tanto para darle una consistencia al personal y al contexto donde estamos", añadió.  

Asimismo, se refirió a la determinación de los magistrados que indica que el colegio deberá seguir en virtualidad durante estos últimos meses del año lectivo y dijo que la misma va en contra de la directiva del Ministerio de Educación que establece el regreso a la presencialidad. 

"Nosotros hemos dicho que queremos presencialidad, pero curiosamente con este fallo de tutela nos dicen que sigamos en virtualidad y le dan la opción a la Secretaría de que, si en 2022 no se ha conseguido una planta física para reubicarnos de manera provisional, la institución quede disuelta hasta que terminen las obras, que pueden durar más de un año", señaló.

De esa manera, lamentó que a la problemática que los aqueja hace algún tiempo por la no ejecución de la construcción de una nueva planta física, se sume esta situación que es realmente angustiante para toda la comunidad educativa. (Ver: El colegio Darío Echandía de Ibagué se cae por pedazos)

"Yo no sé si los jueces no se han dado cuenta de que esos colegios aledaños, como el Alberto Santofimio y Antonio Reyes Umaña, están prácticamente en el mismo proceso de construcción. Son instituciones que han protestado porque no han avanzado esas obras, están ubicados en bodegas", añadió.  

Las alternativas que han planteado 

Por otra parte, Lozada aseguró que las directivas del colegio sí han estado gestionando la consecución de espacios en los que puedan desarrollar las clases. 

"Nosotros sí estamos haciendo la tarea, que debía ser en conjunto con la Alcaldía. Sabemos que acá en Ibagué hay colegios que por alguna razón han dejado de funcionar y hay plantas física desocupadas", mencionó. 

Una de esas, según la directiva, podría ser la antigua sede del colegio Comfenalco, ubicada en la calle 14, entre carreras séptima y octava. 

"Los niños van a tener que caminar un poco más pero nos sometemos a eso. Ya hemos hablado con algunos padres de familia porque los niños y nosotros sí queremos regresar", aclaró. 

No obstante, la Caja de Compensación señaló que dichas instalaciones sí se encuentran en uso para programas de trabajo y desarrollo humano, desde hace siete años. 

En ese sentido, Lozada afirmó que al final de esta semana van a presentarle al jefe de esta cartera municipal, Juan Manuel Rodríguez, otras cinco opciones para que sean analizadas. 

"Nosotros sí estamos buscando opciones, lo que necesitamos es el apoyo del gobierno. Dos años en pandemia y era para que hubiéramos podido regresar a la planta física nueva, pero vea toda la demora que han tenido", precisó. 

Finalmente, indicó que si en este momento la institución educativa existe es por voluntad de los padres de familia y de los estudiantes. 

"Es una planta física que no reúne ni ha reunido a través de tanto tiempo las condiciones para funcionar y los padres de familia siguen ahí", concluyó.  

"No podemos seguirle dando justificaciones al Estado para que sea inoperante frente a las necesidades reales de los estudiantes", agregó. 

Por ahora, de acuerdo con la rectora, cuentan con un espacio en el aula máxima del colegio Leonidas Rubio, en donde están rotando a los estudiantes con actividades presenciales. 

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker