Pasar al contenido principal

Clientes de empresa de acabados en Ibagué se quejan por supuestos incumplimientos y mentiras

Los representantes de la empresa dijeron que la pandemia, el paro nacional y un accidente de tránsito los tienen en una mala racha. No obstante, dicen que están respondiendo como pueden.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Clientes de empresa de acabados en Ibagué se quejan por supuestos incumplimientos y mentiras

Las ganas de remodelar su vivienda, con grandes esfuerzos económicos de por medio, se han convertido en un pequeño dolor de cabeza para varios clientes de una empresa local. 

Se trata de Acabados 1A, una compañía que ofrece servicios integrales para la remodelación de casas, apartamentos y locales comerciales en la ciudad, desde hace seis años. 

Resulta que, según testimonios obtenidos por EL OLFATO, esta firma estaría presentando incumplimientos en sus trabajos, los cuales se suman a supuestas mentiras y negligencia de parte de sus representantes. 

Esta redacción supo que hay alrededor de 10 casos de personas que señalan haber contratado a Acabados 1A y estar actualmente en líos con la empresa por las supuestas faltas en lo pactado. 

Cuatro de esos clientes le contaron a este medio de comunicación lo que presuntamente ha ocurrido desde que decidieron vincularse comercialmente con la compañía.

Algunos de ellos prefirieron mantener su nombre en reserva y otros, aparentemente cansados de la situación, autorizaron revelar su identidad. 

La primera de ellas es Jenny Plazas. De acuerdo con su relato, contrató el año pasado los trabajos de obra blanca y carpintería, por un valor cercano a los $14 millones, labores que no le entregaron en las fechas acordadas. Por esa razón, decidió terminar con esa vinculación comercial. 

"Siempre eran excusas con respecto a la madera de la cocina. El señor Eduardo Mejía nunca da la cara. Prometen muchas cosas, pero no cumplen", mencionó. 

"Llegó un punto en el que dijimos no más, esta gente no nos va a cumplir, empezamos a contactarnos con más gente y a darnos cuenta de que nunca les habían cumplido. Me inventaban excusas que yo revisaba y me daba cuenta que eran mentira", añadió. 

Asimismo, manifestó que cuando intentaba hacer algún reclamo, los representantes de la compañía respondían con mala actitud. 

"Uno salía a deberles. Fue demasiado tortuoso el tema. Por lo cual contratamos un abogado, el cual intentó conciliar y no fue posible. Entonces hablamos con el Juzgado de Paz", sostuvo. 

"Eran más de $3.5 millones, pero allá dijeron que todo valía más. Al final hicimos un acuerdo por $2.5 millones. Dijo que me daba $1 millón primero y el restante otro día, en un plazo de dos meses. No cumplió en ese tiempo. Luego de dos meses, me dio $1 millón pero me quedó debiendo el resto", agregó. 

En ese sentido, precisó que por esa situación, su abogado puso eso en conocimiento de la Fiscalía. 

"No nos ha pagado, no contesta el celular, acá en el apartamento quedaron los arreglos mal hechos. Cuando le escribo me dice que si hubiéramos terminado el contrato, ellos hubieran respondido", señaló. 

Entre tanto, dijo que Mejía es una persona inescrupulosa al igual que Daniela Martínez, otra de las trabajadoras de la firma. 

"Juegan con los sueños y la vida de los demás. Ponen miles de excusas para que la gente les crea", concluyó. 

Otro caso es el de Fernanda Quiñonez. Ella sostiene que firmó contrato en el mes de julio, para que le realizaran trabajos de carpintería y el plazo de entrega eran 25 días hábiles. 

"No tomé más porque no tenía el dinero para hacerlo en ese momento. Sin embargo, siempre se habló de ir haciendo el resto después, poco a poco", dijo. 

De esa manera, afirmó que canceló alrededor de $3 millones y esta es la hora que no le culminan las obras.  

"Ellos no responden mucho, no contestan el teléfono. Al ver que yo me molesté y que les dije que los iba a denunciar por estafa, me contactan con Daniela. Es la persona más mentirosa, embustera y grosera que puede existir. Me dice: ya voy para allá, ya estoy aquí, cualquier excusa tiene siempre", indicó. 

Asimismo, puntualizó que la semana pasada empezó a conocer más casos similares al suyo, razón por la que se asustó. Incluso, hay personas que le contaron que también tenían ya procesos judiciales en contra de Acabados 1A.

"Hay gente desde el 2019 peleando con ellos. Yo les puse un ultimátum para que me hicieran entrega. Ellos hacen el trabajo a medias para contentar a la gente", expresó.  

"Ahora estoy muy asustada porque es plata que uno pide prestada para poder hacer la remodelación de los apartamentos, son cosas que cuestan bastante. Ellos no tienen nada que perder, pero yo sí por el incumplimiento de ellos", refirió. 

Así, lamentó que lleve más de un mes viviendo en su apartamento sin cocina y sin closet. "Todo está tirado en el piso. Entonces es una situación muy difícil", finalizó. 

Por otra parte se encuentra James Rodríguez. Él dice que conoció de Acabados 1A por redes sociales, pero tuvo dudas respecto a la confiabilidad de la compañía. 

"Mi esposa se convenció por lo que vio en redes sociales. Firmó contrato, le hicimos un anticipo y quedó de que nos entregaba para finales de diciembre, luego que enero, y así comenzaron los peros", precisó. 

Asimismo, coincidió en asegurar que la señora Daniela ya no les contestaba el teléfono y cuando lograban contactarla, era grosera. 

"Le dije a Eduardo que nos respondiera y él no quiso. Entonces se comenzaron a hacer denuncias por los grupos de facebook y el tipo me amenazó con demandarme", adujo. 

"Me puse a investigar más sobre el caso y resulta que somos muchísimas personas afectadas, varias han ido apareciendo", agregó. 

De esa forma, reiteró que ya denunció ante la Fiscalía General de la Nación. "Estamos esperando a ver qué sucede respecto al tema", sostuvo. 

Entre tanto, contó que los arreglos locativos en su apartamento nunca fueron entregados y por ellos había cancelado una suma cercana a los $3 millones. 

A esos relatos se suma el de otra mujer, quien prefirió mantener su nombre en reserva. El problema que ella dice tener con esta empresa es que no le responden por la garantía de los trabajos realizados. 

Los contrató, por $12 millones, para unas remodelaciones, pisos y acabados. Además de las maderas que comprenden la cocina, las puertas y los muebles de baño. 

"A los pocos días de entregada la obra, se empezaron a ver las marranadas que hicieron. Las baldosas mal pegadas, se sienten huecas por debajo, las maderas de están despegando y los marcos de las puertas de están desprendiendo. Eso sin contar que el mármol del mesón de la cocina me lo pusieron de dos tonalidades diferentes", puntualizó. 

Además, dijo que cuando ha intentado obtener una respuesta por parte de ellos, solo tienen "excusas". 

"Tanto Eduardo que es con el que firmé contrato, como Daniela que es a la que él pone a responder después firmar", aseveró. 

Lo que responden Eduardo Mejía y Daniela Martínez

EL OLFATO habló con el representante de Acabados 1A, Eduardo Mejía. Él reconoció que sí ha habido algunos retrasos de su parte, pero se han debido a varios factores. 

Se trata de modificaciones exigidas por los mismos clientes, pedidos adicionales y demoras en la entrega de parte de sus proveedores, por motivo de la pandemia del COVID-19 y el paro nacional. 

"Algunos incumplimientos están sujetos a algunas modificaciones de los clientes o pedidos adicionales de los mismos clientes o materiales específicos por parte de proveedores que por motivos de pandemia no han llegado a tiempo. Pero son cosas que se han hablado con algunos clientes y han entendido la situación", señaló. 

En ese sentido, explicó que cuando se presentan ese tipo de situaciones, se han puesto en conocimiento de sus clientes. 

"Son cosas ocurridas durante pandemia porque en cuestión de materiales ha sido en algunos casos complicado y también nos ha tocado tener a los maestros y carpinteros en cuarentena por COVID-19 en varias ocasiones", aseguró. 

Asimismo, expresó que las maderas que él maneja son importadas y por tal razón a veces no llegan a tiempo o con las referencias que son.  

"Comprar madera desde hace dos años es una lucha completa. Desde que comenzó la pandemia los costos han subido, solo este año van cuatro veces", añadió. 

Entre tanto, mencionó que siempre han hecho lo posible por cumplirle a los clientes, incluso asumiendo costos adicionales que se generan por los cambios que ellos piden luego de iniciar los trabajos. 

"A las personas con las que se ha tenido algo de demora siempre se les informa motivos y causa, y en un contrato los contratiempos por cosas externas son aplicables", concluyó. 

A su vez, Daniela Martínez señaló que todos los inconvenientes iniciaron cuando ella sufrió un delicado accidente en motocicleta el pasado mes de enero. 

De acuerdo con ella, ese hecho generó demoras en los trabajos que estaban adelantando y gastos que no esperaban. 

"Quedé incapacitada dos meses en silla de ruedas y durante cuatro meses en muletas. Desde ahí trabajo para pagar todas las deudas porque cuando iniciaba mi incapacidad un carpintero no me cumplió y cogió $12 millones en material, que no se han recuperado", relató. 

Asimismo, mencionó que ellos nunca han actuado de mala fe y por el contrario siempre han procurado entregar los productos que elaboran en excelente calidad. 

"Pese a percances que hemos tenido, hemos logrado conciliar con la persona, porque ninguno tiene cómo decir que es que nos hemos escondido ni nada por el estilo", precisó. 

De esa manera, resaltó que así como hay inconformidades por parte de estas personas, también hay clientes muy satisfechos con su servicio. 

"Nosotros no hemos hecho 11 trabajos, hemos hecho muchos más. Entonces es la gran minoría la que se queja. Es injusto lo que está sucediendo, que nos quieran acabar con la empresa, sabiendo que nuestras explicaciones son muy válidas. Hemos explicado lo que hizo el carpintero, que estamos respondiendo como hemos podido porque no tenemos otra manera de hacerlo", sostuvo. 

Finalmente, aseveró que nunca han sido responsables de hechos como estafas y puntualizó que hay un complot en su contra. Incluso han sido víctimas de amenazas de muerte y persecución. 

"Nadie cuenta que un cliente nos debe $5 millones, otro nos debe $1 millón y otro $800.000. Entonces aparte de lo que nos han robado, es gente que ni siquiera se ha interesado en pagarnos", afirmó. 

"Una mala racha nos está haciendo la vida imposible", añadió.  

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker