Pasar al contenido principal

Armando Gaitán superó el COVID-19 y regresó a casa con su familia

Gaitán les pidió a sus paisanos atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias y evitar reuniones sociales, por pequeñas que parezcan, porque fue así que adquirió el nuevo coronavirus.
Ibagué
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González

Después de casi un mes hospitalizado y 12 días en estado de coma e intubado en una clínica de Ecuador, Armando Gaitán logró superar la pesadilla del COVID-19 y ya fue dado de alta. (Ver: Se agravó estado de salud de Armando Gaitán y se encuentra en coma inducido)

Su esposa Alejandra Sánchez, sus hijos y su nieto fueron a recogerlo al centro asistencial en el que libró la batalla más dura de sus 45 años de vida.

Emocionado, Gaitán agradeció el respaldo espiritual que tuvo por parte de su familia y sus amigos en Ibagué, y dijo que después de salir del estado crítico observó en su teléfono celular decenas de mensajes optimismo, amor y fe.

“Estoy muy sorprendido. No tengo cómo agradecer toda la solidaridad. Todo el apoyo que le brindaron a mi familia en este duro momento”, manifestó Gaitán.

Aseguró que su mente borró muchos episodios difíciles que atravesó en la Unidad de Cuidados Intensivos. “Soñaba muchas cosas. No sé dónde estuve, pero le doy gracias a Dios que hoy estoy libre del virus y con mi familia. Anhelaba volver a abrazar a mi chiquita de cinco años y ver crecer a mi nieto Juan Sebastián”, relató.

Gaitán les pidió a sus paisanos atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias y evitar reuniones sociales, por pequeñas que parezcan, porque fue así que adquirió el nuevo coronavirus.

El pasado 20 de junio, durante una celebración del cumpleaños de su hija, una amiga de su esposa -que era asintomática- llevó el virus a su casa y tres días después empezó su pesadilla. (Ver: “No se pueden confiar: en una pequeña reunión de cumpleaños me contagié de COVID-19”: ibaguereño en Ecuador)

Por eso, ahora, más aferrado a su fe, invitó a los ibaguereños a cuidarse y a mantener su fe en Jesús.

“Esto lo ganó Jesús, lo ganó Dios. Fue una gran batalla donde Dios ganó, ganó la gente linda como ustedes, ganaron sus oraciones”, concluyó.  

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker