Pasar al contenido principal

Aplazaron una vez más la adjudicación del contrato del Coliseo Mayor en medio de graves denuncias de falsedad

Una veeduría pidió que el proceso se declarara desierto y anunció que presentará las respectivas denuncias en la Fiscalía y la Procuraduría.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

La audiencia de adjudicación del contrato de $43.917 millones para la construcción del Coliseo Mayor del Parque Deportivo de Ibagué sigue enredada.

La diligencia, que inició a las 10:00 de la mañana de este jueves, fue suspendida temporalmente, por lo menos en tres oportunidades, debido a los requerimientos, las quejas y las denuncias hechas por los abogados de las firmas interesadas y los veedores ciudadanos. 

Fueron tantas los interrogantes jurídicos y técnicos que la jefe de contratación de la Alcaldía de Ibagué, Magda Herrera, tuvo que posponer una vez más la adjudicación de esta controvertida licitación, la cual se hará el 9 de diciembre, a las 10:00 de la mañana. 

El comité técnico, liderado por un funcionario identificado como Diego Herrán, sugirió ese aplazamiento para dar respuesta a cada uno de los planteamientos hechos por los oferentes.

Denuncian presuntas falsedades

Casi todas las denuncias hechas en esta audiencia tuvieron como blanco al consorcio A&D, en el que aparece la empresa española Ágorasport, la misma que se presentó -como único oferente- en la polémica licitación del primer trimestre del año, y que el alcalde Andrés Hurtado tuvo que declarar desierta por las denuncias de un supuesto direccionamiento en favor de esta compañía. 

“Todos coinciden en señalar que eso está amarrado y que Ágorasport se quedará con ese contrato sí o sí”, dijo uno de los abogados intervinientes a EL OLFATO. (Ver: Licitación del Coliseo Mayor, por $43.917 millones, sería un vergonzoso ‘chaleco’)

A estos españoles les cuestionaron la importación de un equipo (Niveladora Lazer), exigido en la licitación, porque, aparentemente, las características descritas en los documentos de importación de la Dian corresponderían a una máquina agrícola. 

Ante ello, los abogados del consorcio A&D respondieron diciendo que no era cierto y que el equipo traído de España cumple con las características exigidas en el pliego de condiciones. (Ver: Veeduría cuestiona reaparición de empresa española en licitación del Coliseo Mayor del Parque Deportivo de Ibagué)

Pero, después del mediodía, un veedor ciudadano interrumpió la audiencia y pidió la palabra, situación que tomó por sorpresa a la directora de Contratación de la Alcaldía de Ibagué, Magda Herrera, quien en principio dijo que solo podían participar las partes intervinientes, es decir: los oferentes. 

Sin embargo, luego autorizó que hablara el veedor Juan Carlos Calderón España, de la Veeduría Recursos Sagrados. (Ver: Alcalde Hurtado dice que adjudicación del contrato del Coliseo Mayor es "transparente")

Calderón fue directo al grano y pidió que la licitación se declarara desierta, porque, según sus palabras este es un proceso “chaleco”. 

“Esta licitación presuntamente está viciada y por lo tanto solicito que se declare desierta, por diferentes irregularidades, irregularidades que haré saber a los entes de control (…) Esta es una licitación chaleco, con todo respeto. Por lo tanto, como veedor ciudadano, solicito que se declare desierto o si no iremos ante los entes de control como la Fiscalía y Procuraduría, para que se tomen las decisiones pertinentes”, aseguró.

Acto seguido, le dio la palabra a un hombre identificado como Rafael Herrera Sierra. Dijo ser un ciudadano interesado en el proceso y se despachó en contra de los españoles de Ágorasport.  

Aseveró que este contratista, amplio favorito en este proceso, estaría presentando certificaciones de personal presuntamente falsas, las cuales habían sido cuestionadas en la pasada licitación declarada desierta en mayo de este año.

Estas certificaciones corresponderían al personal que laboró con ellos en las obras que adelantaron en el municipio de Melgar, durante la construcción de los escenarios para los Juegos Deportivos Nacionales del año 2015.

“Inclusive, el señor Francisco Gazia, quien era el especialista en urbanismo, en una llamada telefónica, con el comité evaluador (de la pasada licitación), negó su participación; dijo que estaba por fuera. Esto lo estuvo acreditando el consorcio A&D, quien fuera la Unión Temporal Ágora, lo estuvo acreditando con unas certificaciones del 24 de febrero de 2016, y la entidad profesó en su momento que lo iba a poner en conocimiento de los organismos de control esta situación. Porque, abro comillas: “Lo anterior, se configura en una posible falsificación de documento privado”. A la fecha no sabemos qué pasó con esas indagaciones, si lo pusieron o no en conocimiento de las entidades competentes. Lo cierto es que hoy, Ágorasport, miembro del consorcio A&D, con esas mismas certificaciones que fueron cuestionadas al principio del año, le metió los dedos en la boca al comité evaluador (…) y aportó las mismas certificaciones, aquellas que cuestionó el comité en mayo”.    

Y agregó: “Hay un direccionamiento porque en su momento dijeron: el urbanista no cumple, lo rechazamos; el geotecnista no cumple, lo rechazamos (licitación pasada); y en la confección de este pliego no exigieron ni geotecnista ni urbanista, ojo con esto: señores veedores, ojo con esto periodistas”.

Minutos después de la explosiva declaración, la Alcaldía de Ibagué informó que la audiencia de adjudicación se posponía para el miércoles de la próxima semana.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker