Pasar al contenido principal

Adultos mayores de Ibagué no dejaron de bailarle a la vida a pesar de la pandemia

Aunque la virtualidad ha implicado desgracia para algunos, para estos dos grupos de danzas folclóricas ha significado el éxito.
Ibagué
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Foto: Suministrada

La edad solo es una excusa para celebrar un año más de vida, según estos grupos de danzas de adultos mayores.

Años Maravillosos del Tolima y Canitas Alegres del Tolima son dos agrupaciones de adultos mayores apasionados por la música folclórica tolimense.

El primero surgió en el año 2000 como una propuesta de William Fernando Vargas, un hombre ibaguereño de 43 años que ha dedicado su vida a ser docente empírico de danzas para estos grupos de abuelitos.

“Esta agrupación nació como una propuesta que le hice a una intendente mientras estaba como bachiller auxiliar de la Policía Nacional. Le dije que creáramos un grupo de danzas con los abuelos y con algunos auxiliares”, contó.

“El nombre se dio en una presentación que tuvimos en un banquete de los Salesianos, y a un Monseñor le encantó y dijo: ¡Qué años tan maravillosos! Desde ese día nos quedamos con ese nombre”, añadió.

Así pues, junto con su madre, Margarita Lizarazo, juntaron esfuerzos y entraron a la Escuela de Formación Artística (Efac) para formarse y así poder formar a los demás adultos mayores.

Desde entonces, y hasta ahora, se han convertido en un reconocido grupo de danzas folclóricas no solo a nivel regional, sino también a nivel internacional en países como México, Bolivia, Argentina, Perú, entre otros.

Una vez entrada la pandemia, y entendiendo el riesgo que implica para los adultos mayores el COVID-19, decidieron dividir el grupo en dos: 20 personas para Años Maravillosos del Tolima y las otras 20 para Canitas Alegres del Tolima.

“Este segundo grupo nació de la pandemia, a raíz de que no podíamos ensayar todos porque los abuelos tienen miedo de contagiarse. Entonces mi madre orienta a unos y yo a otros”, explicó.

Aunque la virtualidad ha implicado desgracia para algunos, para estas agrupaciones ha significado el éxito, ya que han tenido la oportunidad de concursar y ganar en diferentes eventos virtuales nacional e internacionalmente.

“Para ensayar para los eventos ellos se hacen por parejas y programamos una cita. Entonces yo voy con todos los protocolos hasta alguna casa y les enseño el baile y les grabo un video”, señaló.

Han obtenido alrededor de 14 premios con ambas agrupaciones: Años Maravillosos 10 reconocimientos y Canitas Alegres cuatro. 

Vargas resaltó el esfuerzo que hacen ‘sus abuelos’, como él los llama, para no quedarse quietos, y así evitar caer en depresión por el encierro que ha traído este virus.

“Estamos esperando a que esto acabe para podernos reunir todos juntos como grupo y seguir arrasando en los concursos”, concluyó.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker