Pasar al contenido principal

A un año de la pandemia, así enfrentó el rechazo el primer ibaguereño que hizo público su caso de COVID-19

Cristian Montealegre fue la primera persona en la ciudad, quien compartió su experiencia a través de redes sociales. Esto le trajo algunas consecuencias tanto negativas como positivas.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Ha pasado casi un año desde el inicio de una crisis que parece no tener fin, la cual se convirtió también en una lucha contra la apatía y la intolerancia.  

Así vivió la experiencia Cristian Montealegre, la primera persona que dio su testimonio como portador del COVID-19 en Ibagué, quien ahora cuenta su historia. (Ver: El primer testimonio de un portador del COVID-19 en Ibagué)

Su caso lo dio a conocer a través de su cuenta personal de Facebook en la que contó, desde la tranquilidad, la situación que estaba viviendo desde el momento en el que supo que era uno de los pocos contagiados por el virus que había en la ciudad. 

"En ese momento no fue algo muy común como lo es ahora, porque el miedo era más alto frente a todo el tema del COVID-19. Fue una situación muy riesgosa porque incluso en otra ciudades del país uno había visto que a los vecinos que tenían el virus los violentaban, les rompían las ventanas y no los dejaban salir de la casa", contó.

Su intención con la publicación siempre fue la de, como él dijo, "hacer un llamado a la calma", pero para algunas personas significó adquirir más pánico y temor del que ya había en el momento, por lo que arremetían contra el joven de 22 años. 

"Los primeros meses que aún había muy poquitos casos acá y cuando tuvimos la oportunidad de salir, todavía la gente estaba muy precavida, pero eso está bien. Sin embargo, hubo personas que cruzaban la línea del miedo y eran más violentas al punto de pensar que por el hecho de que uno tuviera COVID-19 no podía volver a salir en uno o dos meses", expresó.

Además, agregó que "eso me llevó a tener un efecto mediático de que ya no era algo positivo lo que yo quería y buscaba, sino lo hacían ver como si yo fuese el que hubiese salido a contagiar a las demás personas". 

Asimismo, dijo que cuando subió la publicación a su cuenta sabía a lo que podía atenerse al compartir un testimonio acerca de un tema que causaba terror en la comunidad. 

No obstante, indicó que con el paso del tiempo la actitud y la distancia social que tenía la gente para con él cesaron en la medida en la que se naturalizó el estar contagiado. 

Finalmente, manifestó que un año después ya no se estigmatizan ni se agreden a los casos de Coronavirus tanto como antes. 

"No me arrepiento de haber contado mi experiencia en redes sociales porque a pesar de que a veces hay consecuencias buenas y no tan buenas, siempre hay que apuntarle a dar un impacto positivo aunque la situación sea tan negativa, como en este caso", concluyó. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker