Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Ibagué no está preparada para atender las muertes que dejará el COVID-19

Pese a que el alcalde Andrés Hurtado dijo hace 18 días que el COVID-19 podría causar la muerte de 36.000 personas, Ibagué no está preparada para atender esa cara de la tragedia que se avecina.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Suministrada

Una de las preocupaciones de los gobiernos que registran un alto número de infectados y de fallecidos por el coronavirus como son Italia, España y más cercanos a nuestra realidad como Ecuador, es cómo hacer frente a los cadáveres que se multiplican en las calles y las funerarias.

El Ministerio de Salud en Colombia decretó que las personas que mueran a causa de esta enfermedad se les debe cremar y solo como última medida acudir a la inhumación en bóveda. (Ver: Gobierno definió protocolos para el manejo de muertos por coronavirus en Colombia)

Esta redacción pudo verificar que a pesar de la experiencia vivida en otros territorios, la Alcaldía de Ibagué no está perparada para enfrentar la pandemia, incluso no tiene claridad sobre la capacidad que tienen los cementerios para hacer frente los decesos que dejaría el coronavirus. 

Según el Gobierno Nacional el 'pico' de la pandemia se alcanzaría en mayo. En el país, el virus ha cobrado 32 vidas. Ibagué, registra hasta el momento 15 personas contagiadas, que se encuentran aisladas en sus hogares y ningún fallecimiento. 

Sin embargo, el número de infectados tendería a aumentar en las próximas semanas, pues las medidas de aislamiento son demasiado laxas, como lo dejó entrever el gobernador del Tolima, Ricardo Orozco. 

El Alcalde Ibagué dijo hace 18 días que de propagarse la enfermedad, el número de personas muertas pueden llegar a ser de 36.000 en la capital del Tolima. (Ver: Alcalde Hurtado dice que cerca de 400 mil ibaguereños se contagiarían con coronavirus)

EL OLFATO dialogó con el alcalde Hurtado, quien reconoció no tener la cifra sobre el número de bóvedas con que cuentan actualmente los tres cementerios que prestan servicios en la ciudad: Los Olivos, La Milagrosa y el San Bonifacio.  (Ver: El olvido del cementerio de los N.N. y de los ibaguereños sin recursos)

"Creemos que esto va mejorar. La idea nuestra es estar atentos y decirle a la ciudad cómo nos hemos preparado: nos hemos reunido con todas las empresas funerarias, les hemos dado los protocolos del Ministerio de Salud y lo que me queda es revisar el tema de la capacidad que cada uno tiene que me parecere importante, más que decirle a la ciudad que estamos preparados porque sería enviarle un mensaje apocalíptico", se excusó el mandatario local.

El padre Jorge Ocampo, quien efectúa los servicios exequiales en el cementerio San Bonifacio, tampoco pudo dar un aproximado de cuántas bóvedas hay disponibles en medio de la pandemia.

“Número disponibles de bóvedas real, en concreto, no sabría decirle. Pero ante esta emergencia habría que mirar qué tantos restos hay vencidos para irlo sacando. Todos los días se van venciendo y se van sacando. Normalmente vamos sacando entre uno a cuatro restos para ir metiendo a los que van llegando”, subrayó el padre Ocampo.

Hornos no darían abasto para cremar a tanta gente

Según datos entregados por la presidente del sector de las funerarias en Ibagué, Yenny Forero, solo existen dos hornos que prestan el servicio de cremación en Ibagué y todo el Tolima.

De acuerdo con la empresaria, estos hornos tienen la capacidad de hacer 20 cremaciones al día, promedio que no se ha alcanzado a la fecha. El pico más alto ha sido el de practicar 12 cremaciones.

La incineración de un cuerpo tarda aproximadamente entre una hora y 45 minutos y dos horas y media. Ecuador, ha registrado 22 muertes en un solo día.

El gobernador del Tolima, Ricardo Orozco, desconoce cómo está la situación en los otros 46 municipios del Departamento.

Lo que sé es que un horno crematorio, crema a una persona cada dos horas y media, o sea complicado el tema”, dijo el mandatario local.

Una sola morgue

Ciudades como Guayaquil, empezaron a emplear cámaras frigoríficas como morgues temporales ante el aumento exponencial de fallecidos. Los cuerpos son dejados en los andenes ya que no hay personal para hacer los levantamientos y las funerarias no dan abasto.

Ibagué solo cuenta con una morgue, ubicada en el hospital Federico Lleras Acosta, y las demás entidades de salud con un depósito transitorio, mientras se hace el traslado a las funerarias. 

A esto hay que añadir que, son muy pocos los tanatólogos profesionales en la ciudad. El personal que labora en el área, son formados por aquellos que llevan años de experiencia en la exhumación de los cadáveres.

Aunque los protocolos establecen que no se realizará la necropsia a aquellas personas que mueran producto del COVID-19, se requiere capacitar a quienes trabajan en el arreglo de los cuerpos.

No pagan servicio funerario

Según Fenalco, existen alrededor de 10 empresas que prestan servicios exequiales en Ibagué, lo cual ante un desbordamiento de la pandemia sería insuficiente.

De acuerdo con las cifras entregadas por la presidente del sector de las funerarias, Yenny Forero, serían pocas las personas que pagan un seguro funerario en la ciudad.

Se calcula que en promedio hay 200.000 mil familias afiliadas: 100.000 en la funeraria Los Olivos y los otros 100.000 en las demás que prestan servicio en la capital.

Es decir, solo alrededor del 33% de la población que habita en Ibagué, pagan mes a mes el servicio para el posterior traslado y preparación del cuerpo hasta el entierro. Un servicio funerario, puede costar hasta $3.400.000. (Ver: ¿Cuánto cuesta morirse en Ibagué?)

El alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, informó que el Municipio acaba de suscribir un contrato para poder garantizar la inhumación y la sepultura a la población pobre no asegurada de la ciudad.

Según estadísticas, 1.385 ibaguereños podrán contar con este auxilio, que en medio de la pandemia es tan solo un paño de agua tibia. (Ver: Más de 1.300 ibaguereños no cuentan con servicio de salud: Alcaldía de Ibagué)