Pasar al contenido principal

Ibagué, invadida por habitantes de calle

Cada vez son más los habitantes de calle que migran a Ibagué, a pesar de que se viene realizando un trabajo articulado entre entidades públicas y privadas para evitar este fenómeno.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: EL OLFATO

Cada vez son más los habitantes de calle que migran a Ibagué, a pesar de que se viene realizando un trabajo articulado entre entidades públicas y privadas para evitar este fenómeno.

Los comerciantes, la población más afectada

EL OLFATO habló con varios de los dueños de diferentes locales como restaurantes, cafeterías y licoreras. Todos concluyeron, entre otras cosas, que la población de habitantes ha aumentado y que han perdido clientela debido a su presencia.

Se roban los productos de panadería

“Un habitante aquí y otro allá. Es imposible trabajar, la gente pasa y no entra. Afecta terriblemente la tranquilidad del cliente que no se siente bien atendido porque el habitante de calle le está pidiendo. Además, sienten temor a que los roben porque se han presentando casos en donde las personas salen y les rapan la plata”, contó Marleny Díaz, administradora de una reconocida panadería.

Asímismo, recalcó que al ser un sitio donde se venden alimentos, “el olor y la apariencia de estas personas no dan ganas de entrar. No provoca”.

Esta comerciante denunció que estas personas se alejan del local solo cuando la Policía se encuentra por eso lados y los ayudan a controlarlos, pero que claramente los uniformados no pueden estar allí todo el tiempo. Por lo que diarimente cuentan con la visita de entre 10 a 12 habitantes de calle.

“Aquí hay uno que siempre nos azota mucho porque cada vez que llega es a robarse algo, entonces es muy conocido en el sector, le dicen ‘el mico’. Es muy complicado porque uno lo ve que se acerca y toca estar pendiente del bolsillo del cliente, de atender, de que no se lleve los panes…Es horrible”, concluyó.

Los clientes se nos van

“Hace como unos tres o cuatro meses uno tiró una piedra desde la calle y no me pegó a mí, sino que rebotó donde tengo los cubiertos y le pegó a un señor en el pie, quien la empezó a coger conmigo. Yo le dije que no tenía la culpa, porque él (habitante de calle) la tiró, pero el cliente me dijo que yo había tenido la culpa, porque no le había dado comida”, contó Eduardo, mesero de un restaurante del centro.

Este mesero añadió que por estas situaciones muchos clientes prefieren cambiarse de restaurante si solo hay mesas disponibles cerca a la calle, “prefieren irse a un lugar más cómodo en donde nadie les pida plata ni comida”.

Lo que lleva a que las ventas del lugar se vean afectadas.

“Nos agreden”

Para David Arias, adminitrador de un café, esta es una problemática muy difícil porque considera que el ibaguereño es una persona que tiende a dar limosna, algo que, para él, hace que vengan otros habitantes de calle al negocio.

Además, expuso que, como la Policía tampoco hace una presencia real en la zona, los mismos comerciantes son los que tienen que sacar a los indigentes y ya han tenido varios casos de agredidos por “indigentes”.

“En un café internet que hay cerca a la zona, una muchacha salió para decirle al indigente que no le siguiera dejando la basura que recoge frente a su negocio. El muchacho lo que hizo fue coger estiércol de perro y untarlo en el negocio, duró así tres días, hasta que fue a pedirnos ayuda al resto de los comerciantes y entre todos lo sacamos. A ella le costó tres días limpiar el negocio y perdió ventas porque no lo podía abrir hasta que hiciera todo el tema de asepsia para que no oliera mal”, recordó Arias.

Aunque su negocio no ha sufrido este tipo de acciones, ha tenido que soportar amenazas con cuchillos, palos y hasta escupitajos.

Son exigentes 

“Hay unos a los que se les da comida y no les gusta lo que les damos y la tiran al piso, son groseros, nos la tiran en la cara. Una vez, uno se metió abusivamente hasta el fondo del restaurante a pedirle comida a un señor, mi papá le pidió que se fuera y le sacó cuchillo”, recordó July Muñoz, administradora de otro restaurante.

Aunque este hecho no pasó a mayores, pues su papá logró reaccionar a tiempo y sacar a esta persona, la preocupación sigue.

“Hemos sido testigos de los habitantes de calle que roban los carros que dejan parqueados. Los hemos visto por las cámaras que tenemos en el restaurante. Nosotros llevamos acá 12 años y los primeros años no eran tantos como es ahora”, contó Muñoz.

La otra cara de la moneda

El Hogar de Paso San Francisco de Asís de Ibagué, es el único centro de la ciudad capacitado y autorizado, desde hace 18 años, para albergar habitantes de calle.

Allí se encargan de coordinar la alimentación, la estadía, el tema de salud y bienestar de las personas que llegan al centro.

Directivas aseguran que definitivamente ha aumentado la población de habitantes de calle, han tenido que construir un cuarto para 28 personas más. Incluso llegan momentos en los que no se puede albergar más porque no hay espacio.

La mayoría de estas personas vienen de Bogotá y Venezuela, en menor medida del Quindío, Cali y hasta la Costa, ya que han encontrado en la capital del Tolima “un gran vividero”.

“La principal razón por la que estas personas llegan a las calles es por las drogas. Segundo, por abandono, principalmente con los adultos mayores, y algunos por desplazamiento forzoso. Ellos mismos dicen que han llegado a Ibagué porque han encontrado un gran vividero, las personas son buenas y les dan ropa, comida y hasta dinero”, comentaron. 

Aunque el hogar cuenta con ayudas por parte de la Arquidiócesis de Ibagué; de la Pastoral; así como donaciones y aportes de la Alcaldía, se ven “apretados” para albergar a tantas personas.

Además agregan que más allá de alimentarlos y darles un lugar para dormir, deben buscar las medidas para reducir la condición de calle de estos ciudadanos, ya que considera que seguirá aumentando.

El Hogar de Paso San Francisco de Asís está abierto a cualquier colaboración, sobretodo de alimentos perecederos, ya que no se están dando abasto con la demanda de habitantes de calle que reciben diariamente.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker