fbpx Ibagué en el Índice de Ciudades Competitivas 2021: mucho por mejorar | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Ibagué en el Índice de Ciudades Competitivas 2021: mucho por mejorar

Director del Centro de Estudios Regionales de la Universidad del Tolima

Con la colaboración de Gessy Mongui Vargas. Economista, Mg. en estudios urbanos.

El documento Índice de competitividad de ciudades 2021 (ICC) que publica la Universidad del Rosario y el Consejo Privado de Competitividad, es un trabajo que mide, analiza y compara aspectos que se relacionan con la competitividad de 25 ciudades municipales y 7 áreas metropolitanas del país. Tiene el propósito de contribuir al seguimiento y monitoreo de la competitividad urbana en Colombia así como a la evaluación y formulación de políticas públicas —principalmente aquellas que tienen lugar en el ámbito urbanoregional (subnacional).

El índice general de competitividad que se calculó para cada una de las ciudades en el ICC 2021 es uno de promedio simple: se compone de 13 pilares, 27 subpilares y 104 indicadores que tratan diferentes aspectos sobre la competitividad, como pueden ser la salud, la educación, la densidad empresarial, entre otros.

En términos generales, a Ibagué no le va mal en el acumulado global del ICC comparado con otras ciudades y años anteriores. Sin embargo, considerando que el índice no diferencia el grado de impacto sobre la competitividad de cada uno de los pilares, subpilares e indicadores que lo componen, desde el Centro de Estudios Regionales (CERE) de la Universidad del Tolima, llamamos la atención sobre la necesidad realizar un análisis desagregado y crítico de los indicadores del ICC, y a moderar las interpretaciones excesivamente optimistas sobre el resultado general.

Aclarado lo anterior, se puede decir que según los resultados generales del ICC 2021, Ibagué mejoró su posición con respecto al año anterior (2020): pasó de ser la decimotercera (13a) ciudad con mejor desempeño en el ICC a ser la onceava (11a), en buena medida gracias a los pilares de Instituciones, Salud, Educación superior y formación para el trabajo, Entorno para los negocios, Mercado laboral, Sofisticación y diversificación e Innovación.

El resultado general del ICC 2021 para la Ibagué puede catalogarse como “aceptable” (casi bueno), de acuerdo con la interpretación por rangos utilizada, que depende a su vez de la posición alcanzada entre las ciudades analizadas (Mongui, 2022).

En este sentido, se tiene que considerar hechos como que el resultado favorable del pilar Instituciones, se deba en gran medida a que uno de sus subpilares —el de Transparencia— sólo cuenta con dos indicadores: uno formal, que no tiene mucho que ver con competitividad sino con “Procesos de contratación en el SECOP II”, de obligatorio cumplimiento para las entidades que ejecutan recursos; y otro de Gestión fiscal— en cuyos indicadores Ibagué tiene un desempeño mediocre.

 

Siguiendo con lo anterior, llama la atención que algunos de los indicadores muestren un desempeño medianamente positivo teniendo en cuenta el muy pobre compromiso presupuestal de parte del gobierno de la ciudad, como es el caso de los pilares Educación básica y media, y Salud, podríamos decir que en estos casos hay un resultado positivo “a pesar de” y no “gracias a”.

Es meritorio y necesario un aumento presupuestal en estos sectores, ello depende de la voluntad política y una mejor gestión fiscal y de recursos.

Por otra parte, es indispensable que se dé más importancia a la investigación que se desarrolla a escala local, esto requiere tanto de recursos económicos como de nuevas políticas públicas y estrategias locales (además de las nacionales) que involucren al sector público, el sector privado y la sociedad civil.

 

El desarrollo local y territorial que proviene de la investigación e innovación depende en parte de cómo se apoye y conciba la investigación en la región. Cabe remarcar que el apoyo a la investigación debe ser multi e interdisciplinar entendiendo que los problemas de la competitividad urbana no son únicamente ingenieriles, sino también socioeconómicos, sociopolíticos y socioambientales.

 

Al respecto de lo anterior, remarcamos igualmente la necesidad de fortalecer la formación y —esto es muy importante— la retención de profesionales con posgrado en la región, que pueden desempeñar labores de investigación y que eventualmente, de la misma forma, puedan hacer de Ibagué un lugar más atractivo para la localización o creación de empresas globales y competitivas, necesidad evidente si se consideran los aún malos resultados de los pilares y subpilares Mercado laboral, Entorno para los negocios, Mercado laboral y Mercado externo de la ciudad.

 

Como CERE consideramos estratégico aumentar el recaudo local para mejorar la competitividad de Ibagué, aprovechando que gracias a la actualización catastral reciente con la que cuenta la ciudad, todavía es posible hacerlo sin tener que depender de impuestos a la actividad industrial, comercial y el consumo.

 

En otras palabras, es posible plantear y ejecutar una agenda de política pública más ambiciosa en materia de competitividad, si se aumenta el recaudo relacionado con la propiedad inmueble, la especulación inmobiliaria y los usos del suelo, sin embargo,
ello requiere de voluntad política y empresarial, y un equipo técnico juicioso, especializado y sensible socialmente que evite que las medidas impositivas terminen siendo contraproducentes para combatir la pobreza, la desigualdad y la atracción empresarial industrial y tecnológica, que puede aportar empleo y alto valor agregado a la economía local.

Les invitamos a leer nuestra última Nota regional (No 12), la cual analiza con mayor profundidad y de forma más amplia los resultados ICC 2021 de la ciudad de Ibagué, pueden encontrar en dicha nota más recomendaciones de política pública que nos parecen pertinentes para mejorar la competitividad de la ciudad.

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker