Pasar al contenido principal

Una parálisis cerebral no fue impedimento para que Henry Guarnizo saliera adelante

Una parálisis cerebral partió en dos la vida de este hondano. Sin embargo, ha subido en tarimas para contar su testimonio y ayudar a otros con el mismo destino. Este es su relato.
Historias
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Una parálisis cerebral no fue impedimento para que Henry Guarnizo saliera adelante

Luego de dos días de nacido, Henry Daniel Guarnizo sufrió una parálisis cerebral que cambió su vida y le impuso una discapacidad para siempre. Era 1984.

Sin embargo, aprendió a encarar las dificultades y cambiar su destino, porque hoy es conferencista, motivador, funcionario de la Alcaldía de Ibagué y líder departamental de la población con discapacidad. Esta es su historia.

“Ha sido un reto nacer bien y, poco después, tener malformaciones, dolores constantes e incluso vivir con la angustia de mi madre y mi abuela, quienes me sacaron adelante a pesar de todo”, manifestó Henry.

Y lo dijo porque su mamá fue su primera maestra, literalmente. Nacer con aquel problema era un sello que afectaba su vida en maneras complejas y absurdas, como el simple acceso a una escuela.

“Fue un reto para ella pasar de ser mamá a ser mi primera maestra. Hasta los nueve años y medio pude dar mis primeros pasos en la educación formal porque desafortunadamente en esa época no había tanto marco legal a favor de la discapacidad e ingresar era difícil”, señaló.

Y agregó: “Siempre encontraba un no, usted no puede, usted debe estar en un colegio especial, y pues mi mamá frustrada y yo también porque yo quería hacer lo que otros niños, que era estudiar. Mi discapacidad es sensorial más no celebral. El cerebro está intacto, está como nuevo, pero ellos no lo entendían”, sostuvo.

Sin embargo, después de varios meses aprendiendo por su mamá a leer, escribir, sumar y restar, surgieron los frutos de ese esfuerzo.

“Pensé: vamos a tocar la última puerta y afortunadamente una escuela me dio la oportunidad. La directora me hizo una prueba de conocimiento y pude demostrar que, sin estar en una escuela, había aprendido como los demás”, indicó.

El paso hacia la secundaria estuvo, de igual manera, mediado por un examen de admisión en el que obtuvo uno de los mejores puntajes. Fue allí, en esa escuela, donde encontraría su lugar en el mundo.

“Aunque me crucé con gente sin empatía, también hubo aprecio por parte de algunos compañeros y profesores, que me motivaron para que hablara en público. Así tuve mi primera presentación frente a todo el estudiantado. Me gané un premio por ser el mejor y ahí comencé a darme cuenta que el público era lo mío”, expresó.

Todos estos obstáculos que Henry enfrentó, y los logros que surgieron de ellos, lo llevaron a sentir la necesidad de trabajar en favor de la comunidad con discapacidad, años después.

“Cuando estaba en el SENA, y estudié una tecnología en sistemas, comencé a notar que no habían espacios incluyentes. Ese fue uno de los motivos para empezar a pelear por los derechos de las personas con discapacidad”, explicó.

“Entonces hice alianzas de apoyo con una fundación y gestionamos recursos, además de espacios, para los niños con discapacidad. Desde ahí empecé a trabajar y notar que todo problema tiene su solución, además de demostrar que sí se puede, que hay que guerrearla”, añadió.

De esta forma comenzó a involucrarse cada vez más en proyectos y charlas que llevaran a un mejor destino la calidad de vida de las personas con discapacidad.

“Hago parte de una red internacional de expertos en temas del suicidio y, como conferencista, también hablo sobre autoestima y superación. He trabajado en el tema de sensibilización para prevenir a las personas”, dijo.

Además, ha tenido la oportunidad de editar un texto que circulará sobre el tema.

“Hay una persona joven de Ibagué que está empezando su carrera como escritor. Él ha tenido que pasar por varias cosas, muchos episodios en el colegio. He querido aportar en su carrera, soy uno de los nombrados de los libros de él y además le cedí un capítulo llamado ‘Incertidumbre’. En el momento en que salga lo daré a conocer”, puntualizó.

Por otro lado, Henry está próximo a obtener un título profesional, gracias a un programa de estímulos de la Gobernación del Tolima para formar a periodistas empíricos que estén ejerciendo desde hace años.

“Afortunadamente he asumido el rol de periodista con un programa llamado ‘Mundo positivo’, que se transmite desde la Alcaldía Municipal. Allí he llevado personas con discapacidad que tienen talento. Esta es una forma de prepararme y de graduarme profesionalmente, porque soy el primero en obtener un título de mi familia, es un orgullo humilde, noble”, manifestó.

De esta forma, el relato de Henry demuestra el poder de las decisiones y que aunque no es posible elegir de dónde venir sí se puede escoger hacia donde dirigirse. Su destino –que no fue cuestión de azar sino de determinación– lo demuestra.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker