fbpx Nómada digital: la joven ibaguereña que viaja por Australia, estudia, trabaja y vive en una van | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Nómada digital: la joven ibaguereña que viaja por Australia, estudia, trabaja y vive en una van

La historia de Alejandra Ramírez, de 31 años, a quien su persistencia la ha llevado a recorrer más de 50 países del mundo.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Nómada digital: la joven ibaguereña que viaja por Australia, estudia, trabaja y vive en una van
Foto: Fotos / Instagram alejandra.travels

Imagínese esta escena: viajar por un país en una casa rodante y mientras conoce lugares, trabaja, disfruta y estudia, todo al mismo tiempo. Suena increíble, ¿no? Pues esa es la vida de Alejandra Ramírez: una joven ibaguereña que vive en Australia desde hace más de 10 años, y ha recorrido más de 51 países. 

Sí, sé lo que están pensando: su vida es de ensueño. Pero déjenme contarles todo lo que tuvo que vivir esta valiente mujer, de 31 años, para llegar hasta este punto. Retrocedamos un poco la película.

Todo comenzó cuando Alejandra tenía 17 años. Su vida, como la de cualquier otra persona de esta edad, estaba con la mirada puesta en seguir estudiando luego de terminar el colegio, pero sus objetivos cambiaron cuando su camino se desvió unos 16,228 km. 

“Mi objetivo era irme a Medellín a estudiar en la Colegiatura colombiana, pero a mis 17 años decidí irme para Australia y nunca volví”, narró. 

Así pues, con sus sueños empacados en la maleta, voló más de 15 horas hasta llegar a su destino, uno que le cambiaría la vida de ‘pies a cabeza’.

“A esa edad, tan pequeña, mi único objetivo era ir a aprender inglés y estar en un intercambio más o menos seis meses, pero cuando llegué me di cuenta de lo lindo que es el país y de lo diferente que es la cultura”, aseguró. 

Vivir una nueva experiencia en el “país de las oportunidades”, como ella le dice, abrió sus ojos y pudo divisar su futuro allí. “A los tres meses llamé a mi papá y le dije: yo me quiero quedar aquí y quiero hacer mi carrera (…) Es un país lleno de oportunidades”, aseveró. 

Dicho y hecho: Ramírez inició su carrera de cuatro años como diseñadora gráfica y diseño de producto en la Universidad de Griffith, en el estado de Queensland.

“Una vez me gradué, trabajé en la industria por más o menos un año, pero después de esto yo quería quedarme, estaba la opción de hacerlo trabajando como diseñadora gráfica para aplicar a la residencia y así lo hice”, señaló. 

Y agregó: “Luego, fui a viajar por el mundo durante nueve meses. Estando en África me dijeron: te damos la residencia temporal, pero tienes que volver a Australia y trabajar en la industria del diseño por un año. Yo volví y conseguí trabajo. Sin embargo, a los 10 meses cambiaron las reglas y me dieron 28 días para irme del país”. 

¿Lo ven? Los sueños no son un regalo, son una lucha constante. Por ello, Alejandra decidió irse a Hong Kong, en China, para planear nuevamente su regreso a Australia, porque sí, como se dice por ahí: el que persevera, alcanza. 

“Estando allá apliqué a otra visa para volver, porque sabía que eso era lo que quería y, prácticamente, se convirtió en un reto. Entonces, me dieron otra visa de estudiante. El quedarme en Australia se volvió una prioridad y una meta”, dijo orgullosa. 

Una vez en el país, creó su propia empresa de auto sponsor, es decir, hacerse publicidad por su propia cuenta. “Aproveché la oportunidad de que era joven, tenía el conocimiento y de que podía crear mi empresa, y luché por tres años hasta lograrlo”, dijo.

Así fue como a los 21 años creó su emprendimiento ‘Maveric Studio’, el cual ofrecía: diseño gráfico, fotografía, páginas web, entre otras cosas. 

 “El día que al fin me Salió la residencia ya estaba demasiado agotada. Fui dejando los proyectos de lado y me enfoqué en trabajar con la Universidad Griffith como profesora, ya que necesitaba un descanso, pero lo hice”, admitió. 

En este sube y baja de emociones, vivencias y oportunidades, esta admirable e independiente mujer tomó una determinación que la volteó 180 grados, eso sí, hacía un lugar que muchos quisiéramos girar: recorrer Australia, estudiar y trabajar en una van.

“Esta aventura surge el año pasado a raíz del COVID-19. Tenía muchos planes de viajes, entre ellos hacer un viaje sabático, seguir como profesora por nueve años, entre otras cosas. En mi cabeza nunca se me ocurrió irme como nómada, pero cuando llegó el virus fue como: Dios, qué voy a hacer si ya no puedo viajar a ningún lado”, aseveró. 

Y en este punto de su historia logró encontrar un balance entre todo lo que la apasionaba. Por lo que, literalmente, renunció a su antigua vida para vivir dos nuevas: por ella y por su mejor amiga, Laura, quien falleció cuando tenía tan solo 10 años a causa de un terrible cáncer. 

“Ella me hizo prometerle vivir mi vida por las dos. Entonces, a mí eso se me quedó clavado en la cabeza y todo lo que hago es con el pensamiento de estar viva y ella no, y yo tengo vida, voy a vivirla”, dijo.

Así pues, compró una van de segunda, marca Renault, a la que apodo ‘Mostaza’, y con el poco, casi escaso, conocimiento que tenía en construcción logró hacer realidad su sueño. 

“La realización de toda la van con cocina, cama, baño, ducha, etc; me costó alrededor de 13.000 dólares, es decir, más de $30 millones”, puntualizó. 

En ‘Mostaza’ se dispone a recorrer, desde muy temprano, cada rincón de Australia, todo documentado a través de su canal de YouTube (Alejandra Travels). 

Sin duda, esta es una historia que nos enseña a que no hay reto más grande que luchar por un anhelo. Así como Alejandra: un ejemplo de superación y admiración para miles de personas. 

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker