fbpx Memorias del ayer: así lucía la Iglesia del Carmen de Ibagué en sus orígenes | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Memorias del ayer: así lucía la Iglesia del Carmen de Ibagué en sus orígenes

Esta es la historia de uno de los centros religiosos más bonitos de Latinoamérica.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Memorias del ayer: así lucía la Iglesia del Carmen de Ibagué en sus orígenes
Foto: Suministradas / Diana María Duque

Algunas veces nos preguntamos por qué no existen pastillas para la memoria, quizá la respuesta sea porque desaparecerían las fotografías, como en esta ocasión.

Siempre escuchamos decir una frase cliché sobre las imágenes, y no se las digo para que ‘echen’ memoria, pero volvámonos al pasado en esta historia, pues vale la pena recordar cómo lucía la Iglesia del Carmen de Ibagué en sus orígenes.

Bien, empecemos...

Su arquitectura 

Andrés Francel, arquitecto, magíster y doctor en Historia, y director de la maestría en urbanismo de la Universidad del Tolima, indicó que esta iglesia fue diseñada por el arquitecto italiano Giovanni Buscaglione a mediados del siglo XX y, según historiadores de Ibagué, construida para el año de 1925.

“Su estilo es neobizantino y pertenece al historicismo. El nombre del movimiento procede, precisamente, de la ciudad de Estambul (Turquía). Sus características tienen que ver con el preciosismo de las cúpulas, el embellecimiento mediante el ornato, la presencia de la luz en el espacio”, explicó.

Asimismo, indicó que el primer diseño de la estructura de la Iglesia, ubicada entre las carreras Quinta y Sexta, tenía una sola torre. Sin embargo, Buscaglione propuso la fachada que vemos hoy día con las cúpulas acebolladas que la caracterizan.

“Contiguo a la Iglesia del Carmen se encontraba el claustro de San José, el cual tuvo, desde sus inicios, el propósito de incorporar la formación para el trabajo, por eso fue denominado como la Escuela de Artes y Oficios”, expresó.

Francel precisó que los estudiantes eran antiguamente formados en actividades industriales como: diseño tipográfico, litografía y zapatería.

“La presencia de la Iglesia del Carmen y el claustro de San José involucró el desarrollo urbanístico de Ibagué en la calle 19, que conectaba la estación del Ferrocarril y el claustro de San Jorge en la zona de Calambeo”, aseveró.

De acuerdo con Pedro Sosa, fundador de la Academia de Historia del Tolima, este centro religioso es considerado por los salesianos como una de las iglesias más bonitas de Latinoamérica.

“Está construida en un sistema especial de cemento armado, traído en mula desde Honda y otros municipios”, afirmó.

Un viaje al pasado

El interior de esta Iglesia es como viajar al pasado: sin haber estado en la época, pero sintiéndose viviendo la historia a
través del arte.

Uno de sus mayores atractivos son sus pinturas, como la de Moisés y los 10 mandamientos, la Santísima Trinidad y la Virgen del Carmen.

“Estas fueron creadas por un pintor que llegó a la ciudad huyendo de la Segunda Guerra Mundial, de hecho, fue la misma persona que diseñó la estampilla de Luz Marina Zuluaga, la primera Miss Universo de Colombia”, indicó Sosa.

Para él, esta parroquia sólo es comparable en belleza con la Catedral de Manizales o la Catedral Primada de Bogotá. Es un ícono de arquitectura de Ibagué que hace juego perfecto con el actual colegio de San José.

Uno de los fieles de esta iglesia fue el escritor y poeta Martín Pomada. De hecho, fue gracias a él que este Divino Niño también es conocido como “el divino princesito”, un nombre que le puso a este Santo por el cariño y respeto que sentía.

Un símbolo desde su origen 

El arquitecto Andrés Francel precisó que la Iglesia del Carmen fue el símbolo de una nueva iglesia separada de las condiciones de dominación vigentes en tiempos coloniales, y recargada de los símbolos de heroísmo exótico, indígena y oriental en contra de lo hispánico.

“Varias condiciones sociales y políticas propulsaron la conversión de la Iglesia del Carmen en la obra arquitectónica
más importante de la ciudad a comienzos del siglo XX, debido a que ejerció la reunión simbólica entre el historicismo ecléctico en la arquitectura, la transformación política republicana, el desarrollo de la burguesía industrial, la renovación de la Iglesia en el siglo XX y la educación como factor de progreso económico”, aseguró.

De hecho, esta Iglesia también fue reconocida por haber sido la primera gran obra emprendida en la ciudad luego de la Guerra de los Mil Días, siendo financiada por el Estado desde 1904 (Sociedad Salesiana 1904-1960).

“A partir de ese momento, Ibagué comenzó a modificarse, motivada por una idea de progreso que fusionó la transformación material del entorno con la educación, la actividad industrial y un nuevo orden moral”, aseveró.

Actualmente la Iglesia del Carmen es un lugar emblemático visitado por creyentes locales y turistas, pues su arquitectura e historia la convirtió en una memoria del ayer, pero un recuerdo para siempre.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker