fbpx La historia del deportista ibaguereño que lleva al límite la velocidad y los reflejos sobre dos ruedas | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

La historia del deportista ibaguereño que lleva al límite la velocidad y los reflejos sobre dos ruedas

Juan David Olaya es tricampeón nacional en la modalidad más feroz del motociclismo: el 'enduro'. También fue medalla de plata en España, contra 800 deportistas del mundo.
Historias
Autor: Juan Esteban Leguízamo
Autor:
Juan Esteban Leguízamo
La historia del deportista ibaguereño que lleva al límite la velocidad y los reflejos sobre dos ruedas

Dicen que la maestría en un arte y se alcanza tras 1.000 horas de práctica. Pues por ahí pasó hace mucho la cuenta de Juan David Olaya, un deportista y arquitecto ibaguereño que ha consagrado su vida a la velocidad y los reflejos sobre dos ruedas. Y tan solo tiene 25 años.

Esa entrega lo subió a lo más alto del podio en varios campeonatos feroces, y lo ha llevado a recorrer terrenos accidentados y de alta exigencia sin mosquearse. Porque sí: pocas cosas son tan asombrosas como ver a un experto siendo experto, es decir, dominando el arte que le tomó más de 1.000 horas. Esta es su historia.

“Inicié en el mundo de los deportes extremos a los ocho años cuando mis papás me dieron mi primera motocicleta. Desde ahí empecé a entrenar muy fuerte y, luego, pude ser campeón nacional de bicicross a los 12 años”, dijo Juan David.

Y agregó: “a los 15 años tomé la decisión de dejar la bici para dedicarme en tiempo completo al motocross y, tiempo después, pasé al enduro”.

El 'enduro' es la modalidad más feroz del motociclismo. Consiste en recorrer en campo abierto, a toda velocidad, sobre terrenos exigentes por etapas, como en una especie de 'rally'.

Por supuesto, las probabilidades de accidentarse se elevan y una competencia de tal magnitud exige pilotos con tantas agallas como músculos y reflejos. El deporte hace mucho honor a su nombre: 'en duro'.

“Por lo general, entreno en montañas y caminos de herradura por donde transitan caballos que transportan alimentos a las ciudades. Es un deporte que consiste en realizar carreras en terrenos naturales muy accidentados y de alta exigencia”, precisó Olaya.

“Actualmente he obtenido varios títulos nacionales y me incluyen como uno de los mejores pilotos del país. He competido en campeonatos latinoamericanos y en un mundial en España”, sostuvo.

Los títulos a los que se refiere son: campeón nacional junior en 2017, 2018, 2019 y 2020, subcampeón latinoamericano en 2020, subcampeón nacional en 2021, medalla de plata en el torneo Six Days de España (donde compitió contra 800 pilotos del mundo).

Gracias a estos méritos un fabricante de motocicletas europeo, KTM, puso sus ojos sobre él, y en él vio una joven promesa. Por eso decidió patrocinarlo con equipamentos.

Pero ni la velocidad, ni los reflejos, ni los patrocinios hubiesen hecho esto posible sin la persistencia. El padre de Juan David dice al respecto que él ha tenido que atravesar grandes sacrificios familiares, académicos y sociales. Pero ahí están los frutos.

“Él es un deportista de alto rendimiento que no tuvo una juventud como todos. Siempre estuvo pendiente de su moto y de sus entrenamientos. Sacrificios tuvo muchos y logros también”, concluyó.

Y ese es su mérito en un país sin garantías para sus deportistas. Porque: ¿quién es capaz de consagrar su vida y dedicar horas y horas diarias a un solo objetivo así llueve, relampaguee, aceche la pereza y los días no sean los mejores? Por supuesto, él. Y ahí están lo frutos.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker