Pasar al contenido principal

La historia del ciclista que triunfó en China y ahora tiene su propio taller de bicicletas en Ibagué

Conozca cómo fue el proceso que llevó al pódium a este deportista que pedaleó en grandes competencias nacionales e internacionales.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
La historia del ciclista que triunfó en China y ahora tiene su propio taller de bicicletas en Ibagué
Foto: Fotografías suministradas

El mejor camino hacia la meta no es el que menos cuesta, sino en el que se levanta más veces despues de caer.

Julián Cardona es un ciclista ibaguereño de 34 años que, con perseverancia y disciplina, logró llegar hasta el continente asiático, y alcanzó la gloria en dos ocasiones en el mismo lugar.

A sus 15 años, se empezó a interesar por este deporte, y “comencé a montar en bicicleta de modo competitivo corriendo en campeonatos regionales”, contó.

Al salir del colegio se dedicó por completo al ciclismo y este, más allá de su pasión, se convirtió en su estilo de vida.

Desde entonces corrió con grandes equipos de ciclismo a nivel nacional e internacional. Por ejemplo, con el Movistar Team de Colombia, el GW Team, y con un equipo de las Antillas francesas en la Isla Guadalupe, y otro de China.

En cuanto a este último, tuvo la oportunidad de viajar hasta allí y conocer más acerca de su cultura que, aunque exótica para algunos, tiene mucho que aportar para el crecimiento personal y profesional de cada persona.

“El choque cultural fue bastante difícil, porque yo llegué allá sin saber absolutamente nada del idioma. Las personas que se contactaron conmigo hablaban inglés y nada de español, y lo que medio yo sabía de inglés era para defenderme”, relató.

Duró un tiempo en el proceso de adaptación cultural, incluidas las barreras del idioma a las que el deportista considera ‘bastante grandes’. Sin embargo, “fue cuestión de actitud y de acoplarse a las cosas”.

Y con esa misma energía y ganas de salir adelante logró llegar a lo alto del pódium en muchas ocasiones, como en el 2008 cuando fue Subcampeón del Clásico RCN en la categoría Sub-23.

Además, también obtuvo otros títulos nacionales e internacionales, en los que ganó etapas, carreras y títulos de la montaña.

Pero no, no todo es color de rosa en esta historia, ya que “siempre ha habido dificultad en el tema de encontrar un equipo acá en Colombia. Y también las caídas y accidentes hacen que a veces haya una inestabilidad”.

Así pues, por cuestiones de la vida, tuvo que renunciar a las carreras, pero nunca al ciclismo. Por ello, montó su propio taller de bicicletas hace aproximadamente dos años.

“Siempre había tenido en mente este proyecto porque me gusta mucho el tema de la mecánica, y cuando corría siempre estaba pendiente de mis bicicletas”, señaló.

“Yo llegué aquí al país desde China y tenía la inquietud de querer montar el taller. Finalmente, me decidí, me arriesgué y organicé algo pequeño. Hasta el momento, ha ido creciendo bastante, y la acogida ha sido muy buena con la gente”, añadió.

Por ahora, dedica su tiempo al taller dejando a un lado el tema competitivo, ya que este requiere de mucho tiempo, y “no me estaba dando para subsistir y quería enfocarme en la empresa porque es mi realidad”.

El ciclismo en el Tolima ¿un deporte sin esperanza?

El departamento siempre se ha caracterizado por tener grandes figuras deportivas, no solo en ciclismo, sino también en: patinaje, natación, motocross, fútbol, entre otros.

Sin embargo, muchos de los que logran destacar tienen que migrar hacia otros departamentos o países por falta de apoyo en la región.

“En el Tolima y en Ibagué siempre ha sido difícil arrancar con el tema del deporte, contamos con mucho talento, pero lastimosamente siempre ha faltado apoyo. No hay empresas privadas que quieran apoyar un proyecto en el cual salga un equipo profesional como lo tienen algunos departamentos”, dijo el ciclista.

“Aquí la Liga o el encargado de realizar estas gestiones solo llevan a los deportistas a una o dos carreras al año, y eso para competir es muy poco. Se necesita un calendario definido, un equipo formado, un apoyo, un salario, y eso no lo hay aquí”, agregó.

Del mismo modo, afirmó que se necesita combinar los deportes con algo más de trabajo para poder subsistir y poder pagar todos los gastos que estos conllevan.

“Pero para los que se quieran dedicar de lleno deben saber que siempre lo más importante es la disciplina, y les tiene que gustar porque por lo menos el ciclismo es un deporte de mucha exigencia, de mucho sufrimiento, y ya cuando te dedicas profesionalmente a él, tienes que acostumbrarte a estar lejos de tu casa”, comentó.

Y, a pesar de todo este esfuerzo que se requiere para salir adelante con este y otros deportes, Cardona esta agradecido por las oportunidades que tuvo durante sus tiempos de competencia, y ahora con el apoyo a su negocio.

“El ciclismo para mí siempre ha sido lo más importante, mi vida ha girado en torno a ello. Y así me haya retirado profesionalmente, sigue estando ahí. Si pudiera dedicarme de nuevo a correr, lo haría sin pensarlo, porque es lo que más me gusta”, concluyó.

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker