Pasar al contenido principal

Karina Holguín, uno de los rostros femeninos de la investigación de patógenos en el Tolima

La mujer de tan solo 28 años ha investigado enfermedades que son ocasionadas por un agente patógeno.
Historias
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz
Foto: EL OLFATO

Karina Holguín es una ibaguereña de 28 años de edad que se dedica a la investigación de patógenos en el departamento del Tolima.

Es médica veterinaria zootecnista, candidata a magister en Ciencias Biológicas y docente en la Universidad del Tolima y la Corporación Universitaria Remington.

A su corta edad, la mujer hace parte del equipo de trabajo del Laboratorio de Salud Pública del Tolima que se dedicará a investigar patógenos de alto riesgo que producen enfermedades como: Tuberculosis, Zika, Chicunguña, Dengue y SARS-CoV- 2 (COVID-19).

 

A pesar de que su profesión es la medicina veterinaria, la investigadora contó que se dedicó al estudio de los agentes patógenos porque sufre de reacciones alérgicas por las picaduras de insectos y por eso no puede estar en campo.

Su amor por la investigación fue a primera vista. “Desde el primer momento que entré a un laboratorio y empecé a mirar las bacterias, esa parte un poco no tan virtual, sino de explicar el por qué de las cosas, me llevó a generar ese ambiente de investigación" precisó.

Por eso, antes de graduarse ya indagaba. Logró una tesis meritoria con la divulgación de tóxicos en peces, evaluando los cambios del cerebro del pez y cómo esto puede afectar a los humanos.

Luego de esto, inició un proyecto financiado por la Gobernación del Tolima en donde se encargó de aportar al fortalecimiento de la cadena ovino caprina del departamento.

Desde el 2020 la vida le dio a Karina la oportunidad de ser docente en la Universidad del Tolima. "Me apasiona enseñar y trasmitir el conocimiento, es algo que yo haría gratis", señaló.

No obstante, el camino de éxito de la investigadora ha tenido grandes piedras con las que se ha tropezado en varios momentos.

“Al inicio fue un poco difícil porque uno se choca con personas machistas”, dijo.

Sin embargo, las mujeres son de gran utilidad en los procesos de investigación biológica, ya que la delicadeza de sus manos favorece la manipulación de las células.

Karina también explicó que cuando empezó a dictar clases en la Uniremigton algunos pensaban que "esta niña qué me va a enseñar".

No obstante, empezó a transmitirles sus conocimientos. "Lo que uno aprende e investiga si no lo publica se muere. Por eso yo trato de no quedarme guardada con mi conocimiento, sino que trato de trasmitirlo, que se quede guardado en ellos", enfatizó.

La joven mujer sueña con tener un laboratorio privado muy grande con enfoque veterinario que preste servicios médicos un poco más especializados.

Mientras tanto, aportará en fortalecer la investigación de patógenos en el Laboratorio de Salud Pública del Tolima con el fin de que se vuelva un referente nacional en dicho proceso.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker