Pasar al contenido principal

Hernán Arias: uno de los fotógrafos que más especies de aves ha registrado en Colombia

Conozca la historia de este biólogo egresado de la Universidad del Tolima, quien trabaja en el mundo de las aves hace 10 años.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Hernán Arias: uno de los fotógrafos que más especies de aves ha registrado en Colombia
Foto: Fotografías suministradas

Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas. 

Esa es la inspiración de Hernán Arias Moreno, un biólogo ibaguereño que ha dedicado 10 de sus 38 años no solo al avistamiento de aves, sino también a enviar un mensaje de conservación de la naturaleza a través de ellas. 

Se encuentra en el sexto lugar del top 10 de las personas con más especies de aves registradas de Colombia, con un total de 1.504 de las más de 1.900 que hay en el territorio nacional. 

Su historia

Es egresado del programa de Biología de la Universidad del Tolima y, en su proceso de formación, se enamoró del mundo de las aves y de todo lo que gira alrededor de ellas. 

“Desde casi al principio de la Universidad me gustaron las aves y me empecé a interesar por aprender más de ellas. Luego de que terminé mi carrera, estuve viajando por varios países realizando diferentes trabajos con estos seres”, contó. 

Así pues, estuvo en países como Estados Unidos y Panamá trabajando en ornitología, es decir, en el estudio de las aves. 

“Mientras yo viajaba, un amigo con el que estudié empezó a montar una empresa de aviturismo y me invitó a trabajar con él. Estuvimos algunos años siendo guías para extranjeros liderando tours de observación de aves”, narró con orgullo. 

Desde entonces, con equipo en mano y pasión en la sangre, emprendieron viajes de punta a punta en Colombia. Recorrieron desde el Amazonas hasta la Guajira, descubriendo, explorando y enamorándose aún más de estos hermosos seres. 

Continuó con su formación como guía de aviturismo empírico e innato, al mismo tiempo, para lo cual aprendió a conocer muy bien cada área en la que realizaría un tour guiado. 

“Esa fue una gran ventaja que yo tenía para poder ser guía de aviturismo, puesto que mi especialidad siempre fue la ornitología. Entonces, ya tenía un conocimiento previo sobre las aves, conocía muchos de los lugares, hablaba inglés y me desenvolvía bien tratando con personas y grupos”, expresó. 

Sus conocimientos y experiencias propias y con otros guías profesionales le permitieron tener el entendimiento necesario para guiar tanto a grupos de estudiantes como de científicos. 

Asimismo, esto le ayudó a dar apertura a su propia empresa de turismo llamada ‘Birding Expeditions Colombia’, la cual está en proceso de consolidación.

Sin embargo, a raíz de la pandemia, la industria del aviturismo, como muchas, tuvo que detener sus operaciones con el cierre de los aeropuertos. 

No obstante, su espíritu emprendedor, al igual que el de su esposa, los llevó a continuar con su negocio desde el mismo enfoque (las aves), pero con distinto producto. 

“Nuestra marca se llama ‘Andígena’ y ahí vendemos más que todo camisetas y libros de aves”, dijo. 

La fotografía, su otra pasión 

“La fotografía es una herramienta muy indispensable y muy útil. En un principio fue como un elemento para poder identificar las diferentes especies y para obtener un registro sobre las actividades que desarrollamos, y eso se fue convirtiendo en una pasión”, manifestó con alegría. 

Esto es lo que lo ha llevado a estar en el puesto seis del top 10 de personas con más especies de aves registradas de Colombia. 

“Además de la fotografía también me gustan los sonidos. Me gusta grabar sonidos de las aves a la vez que pajareo y tomo fotografías. Tengo también una colección importante de sonidos de aves”, contó. 

Las aves representan el estilo de vida, la libertad, humildad, inspiración, fuente de vida y la alegría que lo acompañan. 

“Yo todo el tiempo estoy pajareando. Es increíble que cuando estoy durmiendo el subconsciente lo sigue haciendo. Puedo escuchar un búho que está cantando, me despierto y ya sé de qué especie es”, puntualizó.

“Para mí no hay otro momento u otro espacio donde pueda estar más feliz que en un bosque o una reserva observando aves, y si puedo compartir ese conocimiento y esa pasión con otras personas, también me hace muy feliz”, agregó. 

Su reconocimiento en esta industria se lo debe a la pasión y entrega que tiene por el aviturismo. Por tal motivo, espera que el departamento pueda fomentar más este oficio, ya que considera que tiene gran potencial por su diversidad de especies y de hábitats. 

“El Tolima tiene un número importante de especies, estamos hablando de aproximadamente 800 tipos de aves de las cuales se pueden encontrar 24 especies endémicas (exclusivas)”, precisó. 

Finalmente, sostuvo que está a la espera de que en 2022 pueda continuar haciendo tours de aves, para seguir adquiriendo conocimiento y así poder compartirlo con los demás. 

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker