fbpx Él es ‘doggy’: el graduado de la UT que se pagó sus estudios vendiendo salchichón con arepa | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Él es ‘doggy’: el graduado de la UT que se pagó sus estudios vendiendo salchichón con arepa

Con su particular silbido y arrastrando su carrito, Carlos Quintero ha logrado ser reconocido por más de uno en la UT. Esta es su historia.
Historias
Autor: Juan Esteban Leguízamo
Autor:
Juan Esteban Leguízamo
Él es ‘doggy’: el graduado de la UT que se pagó sus estudios vendiendo salchichón con arepa

De día y de noche, desde hace nueve años, recorre la Universidad del Tolima un hombre conocido por su particular silbido y un famosísimo salchichón con arepa con el cual le ha salvado el hambre y la vida a más de un estudiante.

Ese es Carlos Quintero, más conocido como 'Doggy', uno de los símbolos andantes de la universidad, y quien logró costearse sus estudios en agronomía a partir de las ventas ambulantes. Esta es su historia.

“Ya llevo nueve años en el ruedo, empecé en 2013. Yo era mesero en el Sena y comencé a frecuentar la UT. De pronto vi a un compañero que vendía tortas de banano y le pregunté cómo le iba”, manifestó Doggy.

Fue así, gracias a esa conversación, como empezó todo. De inmediato vio una oportunidad y decidió vender salchichón con arepa porque le recordaba su adolescencia en el colegio.

“En esa época yo tenía otro empleo y me pagaban $20.000 diarios. Pero desde el primer día en la UT vendí unos $28.000 y en una hora”, recordó.

Feliz por esas ganancias, renunció a su trabajo y decidió vender salchichón con arepa todos los días, además de empezar a estudiar un técnico en agronomía.

“Me siento muy orgulloso y muy agradecido, así pude pagar todo en la u. La carrera, transportes y demás. Así me conoció bastante gente”, dijo. 

Y agregó: “desde entonces, me levanto temprano en la mañana, empiezo a preparar todo con los insumos que compro en la Plaza del Jardín o de la 28. Salgo a trabajar durante la mañana y termino a mediodía. Vuelvo a las 4:00 de la tarde y voy hasta las 9:00 de la noche”.

Con el tiempo, 'Doggy' también empezó a vender empanadas, sándwiches, a veces tortas de banano, y ahora pulpa de fruta (si está interesado, este es su número: 300 636 4023).

Ese fue su hábito desde 2013, hasta uno de los periodos de mayor incertidumbre en el cual la universidad resultó vacía por meses a causa de la pandemia por COVID-19. Pero en ese 'frentear' la vida a como dé lugar, decidió trasladar su carrito ambulante a las plazas de mercado.

“Cuando llegó la pandemia me tocó empezar a vender en las plazas de mercado. No vendía lo mismo que en la universidad, pero nunca sentí un golpe muy duro en el bolsillo”, relató.

“Ser trabajador y la constancia es lo que me ha permitido recibir la buena energía de las personas. Hay que ser positivo y tratar de emprender frente a los obstáculos que pone la vida enfrente”, sostuvo.

'Doggy' no solo elude esos obstáculos con gracia, sino que también los busca para imponerse retos y ser cada vez mejor: ahora planea estudiar agroecología con el beneficio de la educación gratuita.

Y por supuesto, mientras lo haga, seguirá siendo uno de esos símbolos caminantes que recuerdan muchos años después graduados y estudiantes de la Universidad del Tolima.

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker