fbpx El bunde tolimense, el himno que no es marcha sino guabina | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

El bunde tolimense, el himno que no es marcha sino guabina

Fue creado en el municipio de El Espinal, popularizado en el país por Garzón & Collazos y estipulado como himno del Tolima en 1959. Para algunos, es una de las composiciones más bellas de la música colombiana.
Historias
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz
El bunde tolimense, el himno que no es marcha sino guabina

Corría el año 1914 en el municipio de El Espinal, los músicos de la época solían reunirse en el negocio de la señora María Jiménez para tomarse un trago y deleitarse con el sonido del piano, la guitarra y el tiple. 

En ese sitio, acompañado de sus amigos, el maestro Alberto Castilla, fundador del Conservatorio del Tolima,  le dio vida al bunde tolimense, la guabina que se convirtió en el himno del departamento. 

Esta obra que tiene impregnado el sentir del pueblo tolimense fue en un principio solo instrumental, hasta que Nicanor Velásquez Ortiz decidió darle voz creando su letra. No obstante, no fueron las únicas palabras que inspiró esta guabina, ya que el maestro Cesáreo Rocha Castilla también le compuso unas estrofas. 

Cesar Augusto Zambrano, director musical de la Universidad del Tolima, relató  que el bunde tolimense compuesto por el maestro Castilla en 1914 fue popularizado a nivel nacional, 38 años después de su creación, por el dúo tolimense Garzón y Collazos. Los intérpretes se encargaron de dar a conocer la letra de Velásquez Ortiz: “ Nacer, vivir, morir / amando el Magdalena/ la pena se hace buena/ y alegra el existir”. 

Luego, según el maestro Zambrano, en 1959 alguien dijo: “El Tolima no tiene himno y preguntó Juan Lozano y Lozano cuál es la canción más popular y le dijeron, el bunde de Garzón y Collazos y entonces se quedó como himno”. 

Así que, a través de la Ordenanza N° 66 del 14 de diciembre de 1959, se declaró como himno oficial del departamento del Tolima el bunde tolimense.

Sin embargo, los diputados de la época omitieron establecer qué letra se iba a cantar si la popularizada por Nicanor Velásquez Ortiz o la escrita por Cesáreo Rocha Castilla. 

Fabiola Castillo de Vallejo, rectora del colegio musical Santa Cecilia, recordó que, durante su estadía en el Conservatorio del Tolima, la letra que se cantaba era la del compositor Cesáreo Rocha. “Mientras estuvo doña Amina Melendro esa era la letra aprobada y ya después dejaron la letra de Nicanor Velásquez”.

El maestro Zambrano explicó que, al parecer, después de una solicitud del Conservatorio le piden al señor Rocha Castilla, un hombre muy importante, que escribiera otra letra.

“ Y esa fue la que se empezó a cantar en el Conservatorio y es la menos popular”, aclaró. 

Por lo tanto, la rectora Castillo de Vallejo recitaba en sus días de estudio las siguientes palabras de Rocha Castilla: “Opaco el Llano está /la garza se fugó/ y cándida y rapaz/ la tarde se llevó”. 

Esta confusión generada por la Ordenanza que no aclaró cuál letra era la oficial para ser cantada en las izadas de banderas, conmemoraciones, y actos protocolarios, la Asamblea del Tolima en el año 2012 decretó que la letra a cantar sería la del señor Nicanor Velásquez Ortiz. 

Aclarada la confusión, le salió otro poblema al bunde, ya que no gustó, en un principio, para ser el himno del departamento porque no cumple con la norma de este símbolo, la cual exige que debe ser cantado a ocho voces y ser interpretado por una orquesta sinfónica o banda sinfónica. 

“Nosotros sí sabíamos que muchas personas se oponían a que fuera el himno porque no tenía un ritmo marcial. Los himnos tienen un ritmo marcial, que son en compases de 4/4, esto era una guabina, en ritmo folclórico de 3 tiempos”, señaló Castillo de Vallejo. 

Además, el maestro Zambrano explicó que algunos historiadores pidieron que cambiaran la letra del bunde porque era una letra de borrachos, por su estrofa: “Baila, baila, baila/ sus bambucos mi Tolima/ y el aguardiente/ es más valiente y leal”. 

“Es un ritual y el ritual es que el hombre cuando danza y bebe es más noble y el aguardiente es más valiente y leal”, explicó el maestro. 

Finalmente, pese a sus detractores, el bunde tolimense se estableció como himno, convirtiéndose en uno de los más hermosos del país. 

“Lo lindo que es una canción, no es una marcha militar. Ojalá todos los himnos los cambiemos por canciones”, ratificó el maestro Zambrano. 

Por su parte, la maestra Castillo de Vallejo puntualizó que el bunde le parece que es bonito porque la gente se lo aprende muy fácil.

“Fíjese que el himno de Ibagué lo hicieron con un ritmo marcial y nadie se lo sabe porque no va en el sentimiento de la gente. Cuando es una canción representativa de la idiosincrasia hace que la gente lo cante y lo disfrute”, concluyó.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker