Pasar al contenido principal

Con solo 23 años un ibaguereño conquistó a Medellín con su emprendimiento

Una historia de superación personal de un hombre que, con valentía y esfuerzo, ha logrado crear empresa y salir adelante.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Con solo 23 años un ibaguereño conquistó a Medellín con su emprendimiento
Foto: Fotografías suministradas

Perseguir los sueños: es una frase tan fácil de decir, pero tan difícil de realizar. Sin embargo, tales sueños dejan de ser solo eso cuando se lucha por ellos, y este es uno de esos casos.  

Miguel Sánchez es un deportista ibaguereño quien, con tan solo 23 años, logró crear su propia  empresa de acompañamiento para ciclistas en Medellín.  

Una rebeldía que se convirtió en una realidad, así describe él su camino para llegar hasta donde está hoy en día, ya que "desde pequeño me ha gustado hacer lo que yo quiero y lo que me apasiona", contó.  

A sus 14 años comenzó a representar al Tolima como ciclista de alto rendimiento en las  modalidades de ciclomontañismo, Cross Country y ciclismo de ruta.  

"De ahí hasta los 19 fui ciclista de alto rendimiento en el departamento, es decir, competí durante cinco años. En el momento en el que culminaron las carreras que hacía decidí estudiar en una universidad en El Espinal", indicó.  

Así, inició su capacitación como estudiante de Licenciatura en Entrenamiento Deportivo y Preparación Física. Y, paralelamente, en el 2018, sus aspiraciones lo iban llevando a crear su propio emprendimiento de acompañamiento para ciclistas llamado "Cycling".  

"Cuando trabajaba allá me tocó muy duro porque tener clientes es muy difícil y porque la  ciudad no está lo suficientemente preparada para estos servicios, pero yo lo logré", explicó.  

Aunque, aparentemente, todo marchaba bien, algo dentro de sí le indicaba que no estaba completamente satisfecho. Por ello, tomó la decisión de retirarse en segundo semestre para  estudiar algo que sí lo apasionaba.  

"Vi que no era lo mío y en el 2019 tomé la decisión de irme a Medellín porque había una  carrera que sí era lo que yo buscaba. Entré a estudiar un tecnológico de Preparación y  Entrenamiento Deportivo", narró.  

En sus tiempos libres de estudiante retomó "Cycling" y entendió que podría hacer valer su  conocimiento como entrenador personal con las personas que serían sus clientes potenciales  a futuro.  

"En ningún momento me puse a pensar cuánto voy a cobrar, simplemente le puse un precio  simbólico. Mi objetivo era poder estar cerca de las personas, aprender de ellas y poder utilizar  ese conocimiento para después ofrecer un buen servicio", señaló. 

Poco a poco fue descubriendo que allí se encontraba eso que tanto había buscado: acompañar  a las personas que requerían del servicio.  

"Cuando venía de Ibagué otra vez inicié en ceros. Nadie me conocía. Tuve que durar dos  semanas sin que nadie me llamara porque nadie me conocía", manifestó.  

El panorama no pintaba nada bien para el joven emprendedor, pero eso, justamente el espíritu  de 'echado pa' lante', fue el que lo ayudó a no dejar que una mala racha destruyera sus metas.  

"Siempre me he caracterizado por conseguir muchos contactos y ser muy rebuscador.  Entonces, no me quedaba quieto. Pero, también tuve la ayuda de Juan Tobón, una gran  persona que me decía: para tener clientes tienes que ser conocido y tienes que hacer que te  recomienden", recordó con gratitud.  

Tobón le tendió la mano y le ayudó a tener sus primeros "pinitos". Y mutuamente lograron sacar adelante el proyecto cuando ya al fin logró darse a conocer.  

"Todos empezaron a salir conmigo porque me conocían o porque salía en redes. Entonces yo  les hacía el acompañamiento porque querían conocer el servicio o porque los reposteara  (compartir en sus redes). Al fin de cuentas, fue un recorrido un poco duro", dijo con un  suspiro.  

A pesar de contar con la ayuda del hombre, decidió continuar con su camino como una persona autónoma. Trabajando duro y entregando parte de sí en cada recorrido pudo demostrarle a cada persona que no creía en su proyecto que este llegaría muy lejos.  

"Ahora tengo 12 personas trabajando conmigo para ofrecer los servicios de 'Cycling', pero  yo no realizo acompañamientos a menos de que estemos full (llenos) de trabajo", puntualizó. 

Sus servicios consisten en ofrecer un acompañante en moto que incluye:  

  • Cubrimiento en carretera para que los carros mantengan las distancias establecidas por  ley con el ciclista.  
  • Avituallamiento (abastecimiento) de agua y unos pequeños snacks como: barritas,  galletas, bananos y agua.  
  • Kit básico para despinchar llantas o atender fallos de la bicicleta. 
  • Botiquín.  
  • Servicio de fotografías y videos.  

Como si esto fuera poco, el joven empresario y su equipo han trabajado desde inicios de la  pandemia, en el 2020, para sacar una herramienta tecnológica de acompañamientos a ciclistas  "la cual va a ser la primera aplicación de este tipo en Latinoamérica".  

Se llamará "Cycling App" y contará de cinco servicios: moto acompañante, conductor  acompañante, s.o.s, domicilios y conductor elegido. 

"La aplicación va a estar disponible en las dos plataformas: Android y iOS, y saldrá al público  a mediados de este mes", sostuvo.  

Perseguir los sueños: una frase que se ha adaptado a la vida de Miguel como anillo al dedo. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker