Pasar al contenido principal

Aníbal Bedoya: el hombre que convirtió un árbol talado en una obra de arte para Ibagué

La historia detrás de Heurística Polisémica: una pieza realizada en un gran tronco de cedro blanco.
Historias
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater
Aníbal Bedoya: el hombre que convirtió un árbol talado en una obra de arte para Ibagué

"Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada": un dicho -un tanto cliché- que todos entendemos como una forma de aprovechar las oportunidades, pero ¿realmente todos somos capaces de aprovecharlas? Vamos a averiguarlo. 

Esta es la historia de Aníbal Bedoya: un artista caucano a quien la vida le dio un árbol de cedro blanco (talado) para convertirlo en una maravillosa y significativa obra de arte para Ibagué. 

El amor es quizá la fuerza más poderosa del mundo. O por lo menos esa fue la motivación por la que Bedoya decidió migrar de su departamento de nacimiento. 

"A Ibagué llegué por el amor. Mi compañera está terminando la licenciatura en artes en la Universidad del Tolima. Y por eso ya llevamos dos años viviendo aquí", narró. 

Los cambios son necesarios, ya sea para avanzar o tomar otro rumbo, en este caso, fue la segunda opción una motivación, aunque no precisamente por voluntad. 

"El año anterior cuando hubo la cuarentena, yo había quedado desempleado, trabajaba en una ONG. Realmente aproveché ese encierro para hacer obras en madera", dijo. 

Un talento para tallar madera floreció dentro del artista. Comenzó a realizar pequeñas obras, las cuales decidió exhibir en el parque del barrio Belén. 

"Cuando estaba en esta labor observé el tronco que habían dejado, y la gente se refería a él como “estorbo”, porque como no hicieron el trabajo completo después de que lo talaron, sólo le echaron candela y esperaron a que se deteriorara totalmente para algún día quitarlo", explicó. 

En este punto de la historia podremos responder a la pregunta inicial, ¿por qué? Continúen leyendo

"Aunque la gente se seguía referiendo al "estorbo", yo decidí cambiarle la cara a ese "estorbo" desde la perspectiva artística", aseveró. 

Así pues, se puso manos a la obra, literalmente. Tomó algunas de sus herramientas y, fusionando algunos conceptos de culturas del mundo, empezó con esta travesía. 

"La obra recoge símbolos de diferentes culturas del planeta. En general estamos viendo un personaje en la parte frontal de esta escultura. Un personaje que reúne características de la humanidad", puntualizó. 

Heurística Polisémica: ese es el nombre que Aníbal decidió darle a su maravillosa obra, pues "poli es varios y sémico es semántica, entonces hace referencia a todo el contenido que hay en la escultura", señaló.  

Para el artista realizar una escultura de tal tamaño y sin apoyo ha sido aún más difícil que tallar la madera bajo el sol y el agua. 

"No tengo apoyo. Lo he solicitado a la Secretaría de Cultura, a la Alcaldía, y nada. Han venido a ver, sí, pero la señora Diana Londoño, la directora de Cultura, me dijo que no tenían plata para apoyar este tipo de trabajos. Entonces ha sido gracias al aporte de algunos ciudadanos", lamentó. 

La vida es como las estaciones: en ocasiones florece y en otras todo queda desierto. Así se sienten los días en los que nadie se acerca a comprar una de las artesanías que también vende el caucano. 

"El estar aquí todas las tardes, todos los días, al sol y al agua…sobreviviendo, es triste. De las cosas artesanales que produzco, pues es un poco lo que se vende. Entonces sobrevivir del arte ha sido complejo. Recibir la crítica de muchas personas que no les gusta el arte pues también eso afecta", expresó. 

Entre todos los sacrificios que se han desatado del hecho de ser un artista y trabajar en la calle, también ha aprendido a ver la vida desde otra perspectiva, una que jamás esperó vivir.

Por ello, si desea apoyar a Aníbal para que termine su gran obra puede comunicarse al 3147903877

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker