Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Wilson Leal

Columnista ElOlfato.com

Hablado de orejas

Mi tocayo Wilson Medina trabaja en el Ibal desde hace algo más de 7 años en el área de área de alcantarillado como auxiliar técnico; si bien Medina es un tipo activo en las redes sociales, particularmente en facebook, no es propiamente lo que hoy en día se conoce como un influenciador. A decir verdad, Wilson publica de todo, la mayoría de veces contenidos de otros que reproduce y que raras veces comenta.

Sin embargo, tratándose de política local, la originalidad del tocayo si es evidente; siendo particularmente crítico del candidato José Alberto Girón, exgerente del Ibal y partidario de otro candidato a la Alcaldía. Si bien el tono de las notas de sus en Facebook es realmente inofensivo, en comparación con las publicaciones que comúnmente se hacen en esa red social, estas han tocado hilos sensibles de los niveles directivos de la entidad descentralizada y particularmente de nuestro Alcalde.

La semana anterior Wilson recibió una comunicación, en la que se le informa que va a ser investigado disciplinariamente por el Ibal con el objeto de determinar si lo que publica en Facebook implica que en su condición de operario de alcantarillado está participando en política, ello por una queja radicada en la entidad, según nuestras fuentes, nada mas ni nada menos que por el propio Guillermo.

Parece que señor Alcalde está muy preocupado por las implicaciones tan severas que para la campaña electoral pueden tener los comentarios de mi tocayo en Facebook y se ha distraído de su arduo trabajo de llevar agua potable a los barrios del sur, para tomar aleccionadoras medidas y correctivos que eviten que un hecho de esa magnitud siga ocurriendo.

Y aunque en el Ibal se sabe como lo sabría cualquier estudiante de tercer semestre de derecho, que cuando Wilson Medina se pone a publicar vainas y a despotricar del candidato del alcalde José Alberto Girón no está ejerciendo el cargo, ni está utilizándolo con beneficio político; también saben con toda claridad que hay que evitar a toda costa que durante estos dos meses, los trabajadores de la empresa se salgan de la línea trazada en favor de su ex jefe y actual orientador de los destinos de la empresa en la sombra; eso no lo van a permitir. No señor.

Más anecdótico aún, que el Alcalde que nos deslumbró con su brillante oratoria encima de los tubos de Girón en campaña, para terminar después lanzándolo a la alcaldía en octubre anterior, en un acto oficial y que no pierde oportunidad para manifestar que solo hay un candidato que conoce la ciudad, precisamente el suyo, usando su investidura como Alcalde en un claro ejercicio de participación en política por el que debería estar suspendido si aquí hubiera Procuraduría; sea el quejoso en una alaraca disciplinaria en la que se denuncia a un operario de alcantarillado porque manifiesta sus opiniones en contra de Girón y a favor de otro candidato distinto a las apetencias del Burgomaestre.

Un caso más de un burro hablando de orejas. Con el perdón del burro.
[email protected]