Pasar al contenido principal

Guinness de la incompetencia

Resulta frecuente que en Colombia la realidad supere a la ficción, hecho que al menos en el caso del inmortal Gabriel García Márquez se plasmaba con frecuencia en sus obras literarias, las cuales en algunos apartes resultaban ser un fiel reflejo de la cotidianidad de nuestro país. Ibagué es desde hace algunos meses una clara muestra de ese famoso realismo mágico, pues diversos acontecimientos y eventos resultan risibles y pintorescos, máxime cuando se muestran ante la opinión pública como grandes logros de la “Seguridad Humana”.
 
Ya está claro que la administración ha cumplido su amenaza de intimidar con demandas a quienes desde el libre pensamiento hemos tenido el atrevimiento de criticar diversas situaciones que en últimas nos conciernen a todos los que queremos a Ibagué, como el caso de las fotomultas, las publicitadas dudas relacionadas con la contratación de los diseños de los juegos nacionales por parte del Imdri, o el modelo comercial entregado con tanta generosidad por parte del Ibal a Presea. Sin embargo, hay temas que resultan inofensivos, y que por tener un carácter pintoresco y noble ayudan a distensionar el pesado ambiente de incertidumbre y pesimismo que por estos días se respira en Ibagué. Con esto me refiero al Record Guinness de comer frutas.
 
Sin menoscabo del noble objetivo detrás de este Record Guinness en materia de concientizar al ciudadano sobre la importancia de consumir frutas, pero considerando el calamitoso estado de la ciudad y los múltiples problemas que muchos vemos pero que el burgomaestre y su camarilla no advierten, el Alcalde de Ibagué no debería enfocar su intermitente y limitada capacidad de trabajo en poner a cientos de paisanos a comer mamoncillos, anones, chirimoyas o badeas, sino en romper otros records que si tengan un efecto tangible y positivo en la ciudad, pues como veo lo del record por comer frutas solo servirá para un pasajero titular de prensa y un efecto laxante de naturaleza colectiva, hecho que de lejos podría romper otro Record Guinness que gustosamente sería patrocinado algún fabricante de papel higiénico.
 
El alcalde de la ciudad afirma que es abierto a las críticas, pero solo si éstas son constructivas. Obviamente todos somos libres de criticar lo que nos parezca, bien de manera descriptiva, sarcástica, constructiva o propositiva, por lo que con el mayor respeto y sin pretender distraer al alcalde de sus múltiples actividades, especialmente de las que requieren de su total concentración como la práctica recreativa del golf, propongo que en lo sucesivo Luis Hernando Rodríguez y su equipo se enfoquen en romper el Record Guinness de generación de empleo, tema que de lejos tendría consecuencias altamente positivas para la ciudad y su entorno socio económico.
 
Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), en los últimos tres años el país ha generado un total de 2´350.000 nuevos empleos, un logro directamente relacionado con el positivo ritmo de crecimiento de la economía y las políticas implementadas por el gobierno nacional.

En efecto, mientras en Colombia la tasa de desempleo para el mes de Agosto de 2014 fue de 8.9%, la más baja en los últimos 14 años, la dinámica en materia de generación de empleo en la capital del Tolima difiere de la tendencia nacional.

Según el DANE, en 18 de las 24 ciudades donde se hace la muestra disminuyó la tasa de desempleo, siendo Ibagué una de las cinco ciudades en donde esta tasa aumentó. No entendemos muchos cómo es que “Ibagué Avanza” cuando la tasa de desempleo para nuestra ciudad es del 13.8%, la tercera más alta del país y ubicada en un 4.9% por encima de la media nacional; o cómo “Ibagué Avanza” cuando por dos años consecutivos la tasa de trabajo infantil para Ibagué ha sido la más alta de Colombia; o cómo “Ibagué Avanza” cuando hay 147.000 personas en la informalidad y 40.000 ibaguereños desempleados.
 
Estos datos son una pequeña muestra de una preocupante realidad económica que tiene profundas consecuencias sociales para la ciudad, pues mientras el alcalde reparte mandarinas en la calle, juega golf, se toma fotos tapando algún hueco, asiste juiciosamente al Bodytech, lidera actos públicos intrascendentes, convoca conferencias de prensa para decir que la grandes soluciones para la ciudad están a la vuelta de la esquina o se queja porque sus enemigos imaginarios no lo dejan gobernar, la ciudad sigue creciendo en desempleo, en informalidad laboral, en desigualdad e inequidad, ante la complaciente mirada de muchos sectores que con su silencio, sus convenientes aplausos o sus falsas alabanzas no permiten que Ibagué sea gobernada con suficiente seriedad y juicioso criterio técnico.
 
Estamos pues ante caso que bien podría postularse como un Record Guinness en incompetencia administrativa, pues después de casi tres años de pobre gestión, los más grandes logros de la “Seguridad Humana” parecen limitarse a haber logrado la iluminación de la Torre Colpatria para los 463 años de Ibagué, a la reparación de unas pocas vías, al contraflujo de la calle 10 o a lograr el record mundial de comelones de frutas, pues si analizamos objetivamente los temas determinantes para el presente y el futuro de nuestra ciudad como la solución al tema del agua, nuevas vías y obras para la movilidad, las estrategias para la generación de empleo, el Sistema Estratégico de Transporte, la culminación del panóptico, la gestión de recursos a nivel nacional o las viviendas gratis, el balance es francamente raquítico. Tristemente para los intereses de la ciudad, no vivimos tiempos de realismo mágico sino de un inconveniente folclorismo trágico.
 
PD: Acogiendo la propuesta del Alcalde de Ibagué de ser propositivos, y considerando que el pasado 19 de Octubre (el mismo día del Record Guinness de comer frutas) se celebró el Día Internacional del Cáncer de Mama, ¿no hubiera sido mejor romper un record en mamografías gratuitas para miles de Ibaguereñas y contribuir así a la prevención y detección temprana del cáncer? Apreciado lector: ¿qué otro record le sugeriría usted romper a nuestro incomprendido alcalde? 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker