Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Greis Cifuentes, la activista que ha logrado inspirar a otros para transformar a Ibagué

“Ibaguereña, mamá, profesional, feminista y activista”: Greis Cifuentes
Historias
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

EL OLFATO: ¿Quién es Greis Cifuentes y dónde estudió?

Greis Cifuentes: Soy una mujer orgullosa de ser ibaguereña, mamá, feminista y activista. Soy una persona que piensa siempre en soluciones en vez de problemas. Una mujer práctica, con metas y objetivos claros, perseverante y muy optimista. Siempre veo y espero lo mejor de cada persona.

Deportista por muchos años de nado sincronizado, políglota, y una mujer muy sensible a los temas que afectan la ciudad.

Hice la primaria en el Nuevo Liceo de Ibagué, y el bachillerato justo al lado, en el colegio La Presentación. Me gradué de Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Becada de la Universidad de Montpellier, en Francia, realicé una maestría en Cooperación Internacional y Desarrollo. Actualmente curso el tercer año de doctorado en University of the West of Scotland.

E.O.:¿Qué la llevó a hacerse visible, escribir columnas y liderar un colectivo?

G.C.: Es muy cómodo ser un simple espectador y quejarse de que todo lo que hacen los “políticos” o las personas que administran la ciudad está mal: que la ciudad está quebrada, que hay huecos, que no hay recursos para la cultura, educación, deporte, salud, etc. Pero si seguimos viéndolo como si fuera un problema que no nos afecta directamente vamos a seguir en las mismas.

Llevamos años estando anestesiados con todo lo que pasa. Pero solo pasando de  la crítica a la acción podremos ver  cambios. Y tenemos que empezar por reconocer dos cosas: lo primero es que el cambio empieza por cada uno de nosotros, y lo segundo, que las transformaciones se logran mediante la acción colectiva. Esa es la fórmula: cohesionar y hacer despertar a la ciudadanía.

Frente a este escenario nace Por Ibagué, como un proyecto colectivo que busca unir a los ciudadanos, que tiene interés en estudiar a fondo las problemáticas de la ciudad, proponer soluciones y actuar.

Siempre he tenido una vocación de servicio, de compromiso con mi país, es la razón por la cual siempre he trabajado en el sector público u organizaciones sin ánimo de lucro, como el Ministerio de Cultura, la Comisión Fulbright en Colombia y en Alemania y actualmente en la Fundación Nacional Batuta, aportando desde la educación y la cultura al desarrollo.

Creo que uno tiene el deber moral de mejorar las cosas, de devolver la esperanza a una ciudad que ha perdido la fe, cambiando las cosas que no puede aceptar, de dejar de ser un simple espectador, tener sentido de pertenencia, a tal punto que lo que es con Ibagué es conmigo.

Por eso, el viernes 29 de noviembre presentaremos en la Cámara de Comercio de de Ibagué un análisis diagnóstico de la visión de ciudad de los últimos cuatro planes de desarrollo de Ibagué. Lo anterior, bajo el proyecto ‘Voto por Ibagué’ del colectivo, en el cual buscamos incidir en el nuevo plan de desarrollo y proponer temas que consideramos relevantes como la seguridad, la convivencia, la movilidad, el desarrollo sostenible, la educación, la cultura, entre otros. Debemos reparar nuestro futuro y es nuestra responsabilidad intentarlo.

E.O.: Muchos pensaron que estaba ambientando un campaña política electoral, ¿Le interesa incursionar en la búsqueda de votos y el poder?

G.C.: La política electoral de momento no es de mi interés, pero sí me han hecho esa pregunta frecuentemente. Sin embargo, la política entendida como la incursión en asuntos públicos es lo que estamos haciendo en el colectivo ciudadano Por Ibagué, entregando un mensaje de cooperación y colaboración entre ciudadanos. En efecto, no se generan cambios y no se ejerce poder solamente desde los cargos de elección popular. 

Por Ibagué ha logrado inspirar a otros, ser referente para la ciudad, dejar un lado el conformismo y ser nosotros mismos los agentes de cambio.

Me interesa despertar el sentido de pertenencia de la ciudadanía, que seamos conscientes de la ciudad que tenemos y lo más importante que nos pertenece y es nuestra responsabilidad lo que pasa o deja de pasar. Quiero comprometer a la ciudadanía con la ciudad, puede sonar redundante, pero la gente vive en su burbuja, sin prestar mayor atención a lo que pasa con los otros.

Considero que Ibagué merece y puede tener las personas más capacitadas y listas para tomar las riendas de la ciudad y el departamento. No debemos conformarnos con políticos mediocres e incompetentes. Necesitamos personas preparadas, que quieran servir a lo público, que piensen en el bien común y no en beneficio individual.

El colectivo ciudadano Por Ibagué representa algo que le hacía falta a la ciudad, algo que probablemente al menos yo, nunca había visto: un despertar. Un grupo de personas trabajando genuinamente por y para la ciudad, demostrando que sí podemos ser el cambio que queremos ver en nuestra sociedad.

E.O.: ¿En qué espectro de la política se ubica: ¿izquierda, centro o derecha?

G.C.: Me considero una persona ecléctica hay ideas interesantes en todos los lados del espectro ideológico. Mi visión de ciudad no debe estar basada en el espectro político que tenemos actualmente en el país, si no en el modelo de desarrollo que más le beneficie a la sociedad. Uno que apoye los cimientos democráticos, promueva el desarrollo integral de las personas y logre el progreso social, ambiental y económico de la sociedad.

E.O.: ¿Simpatiza más con Petro o con Fajardo?

G.C.: Simpatizo con políticos que compartan los principios de equidad, igualdad, libertad, y desarrollo. Con un pensamiento en el cual la cultura y la educación sean vistos como prioritarios. Del mismo modo, considero que para la democracia no es saludable este tipo de personalismos políticos, porque erosionan el pluralismo democrático y desgastan el debate electoral.

E.O.: ¿Qué opina de la concentración política que logró el grupo político del gobernador Óscar Barreto?

G.C.: La concentración de poderes en ninguna democracia es sana, es negativa en términos de igualdad democrática. En la mayoría de los casos perjudican el ejercicio político, ya que se monopolizan ideas, evitan el surgimiento de nuevos liderazgos y restringe el acceso a nuevas a propuestas que enriquezcan el debate y como efecto adverso esterilizan la democracia y su diversidad.

E.O.: ¿Y de la renovación parcial del Concejo de Ibagué?

G.C.: ¿A qué le llama renovación? Son prácticamente los mismos partidos políticos tradicionales con diferentes candidatos. Espero que gobiernen para la gente, en promoción y defensa de lo público. Además, que logren ser un concejo que ejerza su función de control político a la concentración de poderes que representa el denominado Barretismo.

El concejo de Ibagué se ha caracterizado en su mayoría por hacer política en búsqueda de contratos, y no ideales. Los concejales se han acostumbrado a vivir de lo público y no para lo público, haciendo promesas falsas, desconociendo las necesidades de la gente, sin proponer un proyecto de ciudad. Esa forma de trabajo le hace daño a la democracia, aviva la apatía y la indiferencia.

E.O..: ¿Cuáles son los desafíos que le esperan al próximo Alcalde de Ibagué?

G.C.: Son varios, el alcalde gana con una porcentaje bajo, tan solo el 21% de votos y si lo comparamos con el potencial electoral baja a un 11%. Y no debemos dejar a un lado el voto en blanco que para la alcaldía en estas elecciones fue de 11.37%. Otro asunto para nada menor, es que el alcalde electo está pendiente de una resolución judicial, es procesado por delito de peculado por autorizar piques ilegales en el Aeropuerto Perales. Lo que quiere decir que lograr legitimidad y credibilidad será uno de sus grandes desafíos.

Igualmente, el alcalde debe crear una visión de ciudad, que no se limite a su mandato de tan solo 4 años, si no que sea proyectado a 10 años y en donde estén representados todos los sectores y actores de la sociedad.

Por otro lado, una reto interesante será la consecución de recursos, para liderar con urgencia los proyectos que realmente necesita la ciudad como un sistema integrado de transporte.

E.O.: ¿Le interesaría un cargo público, si se lo ofrecen en la Gobernación o en la Alcaldía de Ibagué?

G.C.: En este momento no.

E.O.: ¿Cómo va la campaña de instalar bibliotecas en los parques de Ibagué?

G.C.: Muy bien. En todo el proceso de aportar al desarrollo, a la construcción de confianza, lazos comunitarios en la ciudad y mentalidad de la gente, consideramos fundamental aportar a la convivencia desde la cultura. Libros a la Calle es un voto de confianza a la ciudad, es un proyecto ambicioso y de largo aliento, en el cual somos conscientes que debemos incluir varias generaciones para garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

E.O.: ¿Se han perdido libros? ¿Los regresan?

G.C.: Yo no diría perdidos. La idea es que los libros circulen alrededor de la ciudad y eso está pasando. En el momento están circulando en la ciudad aproximadamente 2.000 libros. Ha sido maravilloso ver gente leer alrededor de los parques o cuando vamos a alimentar las bibliotecas con libros verlas llenas con nuevos libros que no provienen del colectivo. De eso se trata, de construir lazos de confianza en la ciudadanía que en el momento son frágiles.

La dinámica bajo la cual opera este proyecto es muy sencilla, cada persona puede retirar libremente el libro que desee, y luego devolverlo o también puede donar un libro nuevo o usado en perfecto estado. De esta forma todas las personas podrán acceder a un libro de forma gratuita, bajo el lema “toma un libro, lee un libro y dona un libro”.

E.O.: ¿Continuará la instalación de las bibliotecas?

G.C.: Esperamos tener un total de 30, de las cuales llevamos hasta el momento 15 bibliotecas instaladas en diferentes parques de la ciudad.

La siguiente fase del proyecto es la socialización del funcionamiento de la iniciativa, para que cada vez más personas se apropien de las bibliotecas y sean multiplicadores de su lema, y de esta forma garantizar la sostenibilidad de su operación.

En efecto, el proyecto ha tenido tanta acogida que no solo quieren que instalemos bibliotecas en otros municipios del Tolima como Murillo, Icononzo y Honda, si no también hemos recibido llamadas de jóvenes que quieren replicar la iniciativa en otras ciudades. 

Para conocer la programación de instalación de las siguientes bibliotecas, su ubicación y cómo ser parte del proceso de transformación de la ciudad lo invitamos a visitar la página web www.poribague.com, seguirnos en Facebook o Instragram @PorIbagué o escribirnos a [email protected]

E.O.: ¿Un libro que quisiera que los ibaguereños leyeran?

G.C.: Considero que la lectura es poder, permite construir un pensamiento crítico y nos alimenta intelectualmente. Soy una lectora ávida, me interesan principalmente los temas políticos, de cultura y de género. En ese sentido, recomiendo mucho los libros del historiador israelí, Yuval Noah Harari sobre todo “21 lecciones para el siglo XXI”, y la escritora nigeriana, Chimamanda Ngozi Adichie con su libro ‘Todos deberíamos ser feministas’.