Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Gobierno Nacional abre licitación para la recuperación de la navegabilidad del Magdalena

Cerca de $1.3 billones se invertirán para garantizar el aumento en el volumen de transporte de carga fluvial entre Barrancabermeja y Bocas de Cenizas.
Nación
Autor: Redacción Nación
Autor:
Redacción Nación

La Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), hizo la apertura de la licitación del proyecto de APP que busca garantizar la navegabilidad entre Barrancabermeja y Bocas de Cenizas, mediante la implementación de obras de encauzamiento, monitoreo y señalización del canal navegable en un plazo de 15 años en sus etapas de preconstrucción, construcción, operación y mantenimiento.

El director de Cormagdalena, Pedro Pablo Jurado, explicó que las obras deben incluir trabajos de dragado, encauzamiento, reforzamiento de tajamares, entre otras. 

Los interesados en licitar para esta Alianza Público Privada (APP) deberán contar en primera instancia con un patrimonio neto mínimo de $293.690 millones, un cupo de crédito en firme de $146.845 millones y acreditar una concesión de un proyecto de infraestructura cuyo valor de financiación haya sido de por lo menos $176.214 millones.

Para la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, la APP es un proyecto que busca no sólo aumentar el volumen de carga que se moviliza por el río y la activación de los puntos de comercio e intercambio a lo largo de la red fluvial en el concepto de intermodalismo competitivo, sino que propende por beneficiar a las comunidades ribereñas con la disminución de los impactos ambientales que garantizan la sostenibilidad del principal afluente del país y la generación de 3.800 empleos directos e indirectos.

“Con la recuperación de la navegabilidad vamos a garantizar un aumento en el volumen de transporte de carga lo que permite una disminución de daños en las carreteras, una mayor integración de la red de infraestructura de transporte del país”, aseguró.

El proyecto, además, busca la estabilización de las orillas, reducción de la fragmentación de ecosistemas y una mejor calidad de vida de las comunidades ribereñas por las facilidades que el río ofrece para el acceso a servicios básicos como transporte, educación y salud, además de la oportunidad de trabajar de lado de las comunidades pesqueras y la conservación del recurso ictiológico.