Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Girón modificó manual de funciones del Ibal para nombrar a una psicóloga como directora administrativa y financiera

Destacado
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

El gerente de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado de Ibagué (Ibal), José Alberto Girón, modificó el pasado 3 de agosto de 2018, el manual de funciones de la entidad para nombrar en encargo a la psicóloga Diana Alexandra Guzmán como directora administrativa y financiera.

Un cargo que, como aparece consignado en el manual que estuvo vigente hasta el mes de agosto de 2018, requería de una persona con “título profesional (…) del Núcleo Básico de Conocimiento en Administración, Contaduría, Derecho y afines, Economía e Ingeniería Industrial y afines”, pero que, a partir de esta modificación, incluye la psicología en ese grupo. (Ver comparativo)

Teniendo en cuenta que el propósito de este puesto es “dirigir la planeación, ejecución y control de las políticas, planes, programas y proyectos administrativos y financieros del Ibal”, causa sorpresa que se incluya a una psicóloga para que maneje los recursos económicos de una entidad, pues son funciones que no hacen parte del objeto de estudio de esta ciencia.

Esta redacción le solicitó a la Oficina de Comunicaciones del Ibal la hoja de vida de la funcionaria para identificar si cumple con los cinco años de experiencia en el sector administrativo y financiero que exige el cargo o si cuenta con títulos de posgrado relacionados y que puedan justificar por qué fue nombrada en este puesto. (Ver: El lujoso estilo de vida del gerente del Ibal)

Pero, la Jefe de Prensa de la empresa respondió que por política interna solo el gerente Alberto Girón puede entregar la información, no obstante fue imposible obtener una entrevista con él.

Por su parte, Diana Alexandra Guzmán solo se limitó a confirmar vía telefónica que sí es psicóloga pero que cualquier inquietud debe tramitarse a través de Comunicaciones.

“Nosotros tenemos una política acá en la empresa, que todo es canalizado por Comunicaciones y por el Gerente, entonces si tú solicitas algo lo puedes pedir por escrito (…) todas las denuncias o consultas las puedes pasar por escrito”, precisó Guzmán.

Y es que más allá de generar suspicacias, este nombramiento podría meter en más líos legales y disciplinarios a Alberto Girón, ya que, según lo establecido por el Departamento Administrativo de la Función Pública, a través del Decreto 2484 de 2014, la Psicología hace parte del Núcleo Básico del Conocimiento de las Ciencias Sociales y Humanas, no de las Ciencias Económicas, Administrativas, Contables y afines, como lo sugiere la modificación a este manual. (Ver resolución)

Recordemos que Daniel García Arizabaleta, exdirector del Invías, fue destituido e inhabilitado para ocupar cargos públicos por 15 años por modificar el manual de funciones interno del instituto para incluir su profesión entre las carreras que el cargo de director solicitaba. (Ver: Sanción de García en la Procuraduría por modificar el manual de funciones)

Indignación en el Ibal por este nombramiento

Esta información fue filtrada por varios empleados del Ibal, quienes consideran que esta modificación y posterior nombramiento es una arbitrariedad, pues es injusto que una profesional en Psicología que venía ejecutando los programas de clima organizacional ahora sea la jefe de la cartera administrativa y financiera sin contar con los conocimientos necesarios.

Y más aún, cuando ella misma firmó la resolución 0755 del 3 de agosto de 2018 que dio vía libre a las modificaciones de este manual, acto administrativo que terminó favoreciéndola.(Ver: Procuraduría abre investigación en contra de Alberto Girón por la compra de los tubos del Ibal)

Estas fuentes también revelaron que el respaldo que le ha dado el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, a Girón es el que le permite “hacer y deshacer” al interior del Ibal, y que fue la cercanía que hay entre Diana Alexandra Guzmán y el gerente la que le permitió a esta psicóloga escalar administrativamente y gozar de una asignación salarial de $9.000.000.