Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Gerente (E) del Ibal vive en apartamento del contratista ‘estrella’ de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado

Mario Casas fue evaluador de las licitaciones en las que resultó ganador el ingeniero Didier Portela. Después, fue supervisor de sus millonarios contratos.
Investigación
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González
Foto: EL OLFATO

Del gerente encargado del Ibal, Mario Alberto Casas, se sabe poco porque es un hombre discreto, con una corta experiencia en el sector público, pero fundamental en la adjudicación y ejecución de las obras del ingeniero Didier Portela Torres, más conocido como el contratista ‘estrella’ de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal).

Durante la actual administración (2016 – 2019), Portela Torres ha obtenido más de $14.500 millones en contratos, como lo reveló EL OLFATO el pasado mes de abril.  (Más de 14.000 millones en tres años ha recibido el ‘contratista estrella’ del Ibal) (Gerente del Ibal adjudicó polémico contrato de $3.000 millones a ingeniero que todos 'pronosticaron')​

Casas ingresó al Ibal como asesor en la Dirección Operativa en febrero del año 2017, presuntamente, recomendado por Cecilia Correa, una de las mujeres más cercanas al alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, y al exgerente de la empresa, Alberto Girón. (El lujoso estilo de vida del gerente del Ibal)

Rápidamente se ganó la confianza de Girón y ese mismo año fue promovido e incorporado a la planta oficial de la empresa, como director operativo encargado.

El exgerente Girón, hoy candidato a la Alcaldía de Ibagué, le entregó a Casas varias responsabilidades, entre ellas, integrar los comités evaluadores de las millonarias licitaciones que, de manera consecutiva, se ganó el ingeniero Didier Portela. 

Una vez adjudicados los contratos, Mario Casas se convirtió en el supervisor del contratista ‘estrella’ del Ibal, es decir, el encargado de verificar y certificar qué obras ejecutaba Portela en toda la ciudad.

Extrañamente, la empresa decidió no contratar interventoría y delegó esa función en una sola persona, a pesar de que las inversiones hechas en los contratos de emergencias (de acueducto y alcantarillado) quedaron literalmente enterradas.

Algo similar ocurrió en la administración del detenido exalcalde Luis H. Rodríguez, cuando el también preso exasesor de la Alcaldía de Ibagué Orlando Arciniegas decidió no contratar interventoría para el proyecto de estudios y diseños que ejecutó la cuestionada multinacional española Typsa, por $11.300 millones, en el año 2013.

Mario Casas: evaluador, supervisor e ‘inquilino’

En el año 2017, cuando Mario Casas ingresó al Ibal residía en un apartamento ubicado en el barrio La Pola, sobre la carrera Cuarta con calle Octava. Así lo reportó en su contrato de prestación de servicios.

Pero un año después se mudó para un apartamento más nuevo, amplio y lujoso. El funcionario reside en el apartamento 702 del edificio Kuarzo, en Piedrapintada, adquirido por el ingeniero Didier Portela. Sin embargo, el inmueble aparece a nombre de los hijos del contratista: Didier Felipe y Valentina Portela Galindo.

Ahí le están pagando los favores al ingeniero Casas. Él vive en uno de los tres apartamentos que compró Didier Portela en ese edificio de Piedrapintada. Todo el mundo lo sabe en el Ibal, le han dicho al alcalde Jaramillo, pero no pasa nada”, reveló una de las fuentes de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal), quien pidió no ser identificada.

EL OLFATO investigó durante un mes y pudo confirmar que Casas reside en ese apartamento. Allí, lo recoge todos los días la camioneta oficial de la empresa, en la mañana y al mediodía, como lo captó una de las cámaras de este medio de comunicación.

Además, se corroboró en la escritura pública de dicho bien y, en efecto, aparece a nombre los dos jóvenes Portela Galindo, quienes indican en el documento oficial que su actividad económica es de: “independientes”.

¿Juez y parte?

Pese a ese evidente conflicto de intereses, el hoy gerente (e) del Ibal participó en el comité evaluador de las dos licitaciones que se ganó el ingeniero Didier Portela, por $7.491.812.819, para atender las emergencias de los sistemas de acueducto y alcantarillado del año 2019. En ese momento ejercía como director operativo. (Señores de la Fiscalía, por favor, una revisadita al Ibal)

En ambos procesos, Portela participó como único oferente, tal y como ocurrió durante los fallidos Juegos Deportivos Nacionales del año 2015, cuando las licitaciones eran tan cerradas que todos los requisitos los cumplía un solo interesado.

Y, como si fuera poco, luego fue asignado como supervisor de los contratos de Portela, por lo menos hasta el mes de junio cuando saltó a la gerencia del Ibal, tras la renuncia de Carlos Fernando Gutiérrez, quien dimitió en extrañas circunstancias.

Tras estos hechos, EL OLFATO buscó al gerente (e) del Ibal, Mario Casas, pero no fue posible contactarlo, pese a que se le dejaron mensajes en su teléfono celular y en su despacho.

La trayectoria de Mario Casas

Se graduó como ingeniero civil de la Universidad de Ibagué en el año 2007, fue empleado de constructoras locales y bogotanas, laboró en el Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá –durante la administración de Gustavo Petro y desde el año 2016, en el gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo, ha sido contratista y funcionario.

En el año 2016, fue asesor en el Instituto Municipal para el Deporte y la Recreación de Ibagué (Imdri), entre los meses de febrero y abril.

Más adelante, ingresó al Ibal como contratista, en febrero de 2017, con unos honorarios mensuales de $3.500.000, menos los descuentos de ley.

¿Quién es Didier Portela Torres?

Se trata de un ingeniero muy cercano al partido Liberal y, en especial, al exsenador Mauricio Jaramillo, como lo reconoce públicamente. 

Su hermana es la abogada María Norby Portela, asesora del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo y del exgerente del Ibal Alberto Girón.

Además, en círculos políticos dicen que es una de las ‘protegidas’ de Mauricio Jaramillo, quien logra ubicarla en todas las entidades oficiales que controla.

“El doctor Jaramillo es una persona que aprecio y que le tengo mucha estimación por su rectitud y honorabilidad” y, admitió, que ha hecho “algunos diseños eléctricos” para las empresas del excongresista y constructor.