Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Exescolta del alcalde Jaramillo habría falsificado cédula para apropiarse de $100 millones de un constructor

Destacado
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

La novela de la estafa que protagonizaron dos exescoltas de la Alcaldía de Ibagué, para apropiarse de $100 millones de un constructor de la ciudad, podría tomar alcances más oscuros. (Ver: Exescoltas de la Alcaldía pidieron $100 millones a un particular para que se quedara con contrato en Tránsito)

EL OLFATO tuvo acceso a la denuncia que entabló la víctima y estableció que Henry Mesías Arcila Pérez, el exescolta y exjefe de la seguridad del alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, habría falsificado una cédula al firmar varias letras de cambio con el único fin de engañar al dueño del dinero.

La denuncia que reposa en la Unidad de Delitos contra el Patrimonio Público de la Fiscalía en Ibagué indica que Arcila Pérez firmó las letras de cambio con el número de cédula 1.110.518.56, que en realidad pertenece a un hombre identificado como Carlos Rodríguez Olaya, según certificación de la Registraduría Nacional del Estado Civil. (Ver: Contratistas y líderes comunales acompañaron al alcalde Jaramillo a la audiencia de imputación

El escándalo tiene que ver con la denuncia que por estafa y otros delitos entabló el constructor Álvaro Zuluaga Martínez contra Henry Arcila y Nelson Álfaro, este último, exescolta de quien se desempeñó como secretario de Gobierno del municipio, Hugo Ernesto Zárrate. (Ver: Sobrino de Guillermo Alfonso Jaramillo presentó a Infotic en la Alcaldía de Ibagué, confirma exsecretaria de Tránsito)

En el relato de los hechos, que ocurrieron entre enero y febrero del 2017, la víctima informa a la Fiscalía que al aprovechar la posición que ocupaba en la Alcaldía, Henry Arcila Pérez se habría comprometido a gestionar un contrato de prestación de servicios por $800 millones ante la Secretaría de Tránsito de Ibagué y que para garantizar la adjudicación debía entregarle $100 millones.

El negocio era que les diera $100 millones y que ellos sacaban un contrato de $800 millones de la Secretaría de Tránsito y que yo pues solo invertía $600 millones. Pensé, me voy a ganar $100 millones, me pareció muy fácil y les di la plata. Me decían que iba a la fija”, le narró Zuluaga a EL OLFATO(Ver: Fiscalía investiga pagos irregulares y presuntos nexos familiares en millonario contrato de la Alcaldía de Ibagué

La plata, según la artimaña de los exescoltas, sería invertida en un contrato de señalización de vías, pintura para calles y unos paraderos de buses.

El denunciante también le dijo a la Fiscalía que conoció a Arcila a través de Nelson Álfaro, un amigo personal de por lo menos 10 años, a quien también denunció por su presunta complicidad en la estafa.

De hecho, el constructor dice que Álfaro se aprovechó de la confianza que le tenía e insistió para que le entregara la plata a su compañero del equipo de escoltas de la Alcaldía.

Es más, el 23 de marzo del 2017, el constructor, en compañía de Arcila y Álfaro, cobró un cheque de gerencia por $116 millones en la sede de Bancolombia de la calle 15 con carrera Tercera y a la salida les hizo entrega de los $100 millones(Ver: “El señor Alcalde pudo ser asaltado en su buena fe”, dice Secretario de Tránsito de Ibagué en caso Infotic

El respaldo de la entrega del dinero se hizo por medio de las letras de cambio con la cédula falsa de Henry Arcila, una firma y su huella, según la denuncia.

Precisamente, la víctima, por medio de su abogado, solicitó que el CTI y Medicina Legal realicen el cotejo de la huella de Arcila y de la firma que aparecen estampadas en los documentos mencionados.

Hace cerca de dos años Álvaro Zuluaga empezó a vivir este drama y a la fecha no ha recuperado la totalidad de su dinero y se muestra indignado porque los presuntos responsables no han respondido ante la justicia.

Lo único que sé es que Henry Arcila como que se fue para España y sobre Nelson puedo decir que todavía está en el país”, precisa la víctima.