Pasar al contenido principal
Exclusivo

Exdirectivo de Cortolima que fue grabado pidiendo dinero para la campaña de Mauricio Jaramillo ahora es barretista

Se trata de José Armando Huepa, quien reaparece cinco años después del escándalo como contratista de la Gobernación del Tolima y la Alcaldía de Ibagué.
Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política

Corría el mes de septiembre del año 2015 y la política regional estaba al rojo vivo: el liberal Mauricio Jaramillo y el conservador Óscar Barreto se disputaban la Gobernación del Tolima, y los ataques de parte y parte era el pan de cada día en la prensa local.

Sin embargo, hubo una denuncia en Noticias Caracol que sacudió la campaña electoral, faltando pocos días para las votaciones.

Un jaramillista pura sangre, directivo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, identificado como José Armando Huepa Briñez, fue grabado por un subalterno exigiendo recursos económicos para la campaña de su exjefe político Mauricio Jaramillo.

El escándalo nacional, emitido a las 7:00 de la noche, provocó la renuncia inmediata de Huepa a Cortolima y, como ocurre siempre en Colombia, los órganos de control anunciaron investigaciones exhaustivas que terminaron en nada.

En principio, la Procuraduría General de la Nación le impuso una sanción de destitución e inhabilidad por 11 años para ocupar cargos públicos, pero fue absuelto en segunda instancia, al parecer, porque su actuación fue en un recinto cerrado, no había público y por esa razón no se configuró la falta de participación indebida en política.

Cinco años después, José Armando Huepa ya no es jaramillista y ahora disfruta de la burocracia estatal de la mano del barretismo.

Huepa hizo parte del grupo de liberales disidentes que apoyó las candidaturas de los conservadores Ricardo Orozco y Andrés Hurtado, y, como contraprestación, recibió dos contratos en la Gobernación del Tolima y la Alcaldía de Ibagué.

En ambas entidades recibirá cerca de$70 millones y sus procesos contractuales salieron rápidamente, por encima, incluso, de conservadores que han estado en todas las campañas políticas de Óscar Barreto.  

El pasado 22 de mayo, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del Tolima le adjudicó el contrato 0849, por $31.500.000, con un plazo de ejecución de siete meses. (Ver contrato)

Su misión, como ingeniero agrónomo, es brindar “apoyo técnico a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Producción Alimentaria, en el marco del proyecto de inversión: fortalecimiento de la diversidad productiva y la transformación del campo para la paz en el Tolima”.

Casi tres semanas después, el exdirectivo de Cortolima recibió el contrato 0710, del 10 de junio, esta vez, en la Secretaría de Agricultura de Ibagué, por $38.100.000. Allí recibirá como honorarios $6.350.000, durante seis meses. (Ver contrato)

Este hecho no solo resulta polémico por los antecedentes del caso Huepa, sino por la indignación que hay en el barretismo por el favorecimiento de los liberales que llegaron a última hora a las campañas de Orozco y Hurtado.

"Hay personas que hicieron campaña duro, en los barrios, en los municipios, y están aguantando física hambre", dijo un excandidato a una corporación pública por el partido Conservador. 

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker