Pasar al contenido principal

Usted está aquí

LUIS ALFREDO HUERTAS

Evadiendo responsabilidades

Nuevamente el alcalde quiere escudarse en los gremios y los empresarios para justificar el trabajo que él no hizo. Hace unos meses culpó a la CCI si algo pasaba con el incremento desmesurado del predial cuando lo único que hicimos fue advertir a la ciudad lo que sucedería y lo que al final sucedió, se descubrió que los famosos “alivios” tributarios de Hacienda eran un nuevo apretón de impuestos a los ibaguereños que ahora con sus recibos en mano se dan cuenta de la realidad.

Ahora le endilga a los empresarios su responsabilidad de la tasa de desempleo y quisiera pensar que es por desconocimiento personal sobre los temas de la economía o falta de asesores conocedores aunque sería triste que esto sucediera en quienes dirigen nuestra ciudad, pero la realidad es que nuevamente quiere desviar las miradas inquisidoras de los ibaguereños que cada vez más reclaman soluciones para este problema tan grande para nuestra ciudad como lo es el desempleo.

Excusa el decepcionante podio de ser una de las ciudades con mayor desempleo del país y una de las tasas más altas de los últimos años con que la administración municipal sí ha hecho la tarea contratando a quienes instalan los polémicos reductores que desmovilizan en lugar de aportar a la movilidad, o a quienes están trabajando en las obras de los escenarios deportivos aún cuando han debido estar trabajando desde hace algunos años o más aún de quienes integran la nueva y aumentada cuota burocrática de contratación directa pagada con los exhorbitantes aumentos a nuestros impuestos, como la gran solución al desempleo que le está dando su administración a la ciudad y cuestiona a gremios y empresarios por su aporte a reducir dicha tasa. Nada más equivocado, económicamente hablando y nada más hábil, políticamente hablando en un año donde no quiere que las críticas afecten sus intenciones.

Pero digamos la verdad, que siempre se le ha dicho a la administración y por ello los constantes ataques a los empresarios: Comencemos con recordar que en su propio plan de desarrollo, la “ambiciosa” meta que se trazó fue de reducir sólo un punto el desempleo, criticada en su momento, así que desde el comienzo de su gobierno no se veía una real intención en solucionar uno de los problemas fundamentales de Ibagué. Esa ínfima meta en este momento no solo no se está cumpliendo sino estamos retrocediendo a cómo recibió ese indicador, lo mismo que está pasando con el doing business que de ser la segunda ciudad pasamos al puesto 26 de 32 en su administración.

Por otro lado, nada más equivocado que decir que el desempleo se está solucionando con trabajo contratado por el estado. El empleo financiado por el gobierno no es una solución al desempleo, ya que la existencia de empleos en el sector público depende directamente de los ingresos tributarios del empleo en el sector privado. Todas estas medidas lo que si consiguen en cambio es continuar con el despilfarro del dinero público, dinero que se podría utilizar incentivando la inversión privada para que se generen empleos de calidad.

Lo que sí debería hacer, pero está administración hizo todo lo contrario es incentivar el desarrollo empresarial, establecer unas políticas de atracción de empresas que generen empleo, gestionar proyectos de orden nacional para que se hagan en la ciudad. Por el contrario lo que hemos tenido en estos años es aumento de impuestos, estímulos a la informalidad además de represión a la formalidad con decretos y normas excesivas, generación de incertidumbre para los negocios como el caso de las licencias de construcción (sector que genera una gran cantidad de empleo), falta de incentivos a los inversionistas que le apuestan a la region como la pérdida de la zona franca que generaría muchos empleos, y el desarrollo de políticas públicas orientadas al mercado de trabajo, que estimulen la oferta y la demanda de factor trabajo y, por consiguiente, la tasa de ocupación.

La Cámara de Comercio de Ibagué, los gremios económicos, la academia, las cajas de compensación, el Sena y las demás instituciones a través de sus técnicos hicimos un trabajo importante sobre las causas, raíces y posibles soluciones al tema de desempleo, y en esa mesa de trabajo estuvo con nosotros el secretario de Hacienda. De esas recomendaciones no se ha hecho nada. Pero no es responsabilidad de las instituciones y de los empresarios ejecutar dichas propuestas, son políticas y decisiones que debe tomar la administración municipal como el principal responsable de la economía de la ciudad. De nada sirve la información si no se pasa a la accion y no ha habido ejecución por parte de la alcaldía de ninguna de las recomendaciones.

Una administración pública puede decir que fue exitosa si promovió el desarrollo empresarial, la felicidad y prosperidad social, y generó oportunidades para los ciudadanos, esperemos que las administraciones que vengan tengan eso claro y no lo dejen plasmados simplemente en sus promesas de gobierno sino lo lleven a una realidad con estrategias y acciones reales, nuestra ciudad necesita recuperar la economía que se ha perdido por el desinterés y el desconocimiento de la actual administración.