Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Estudian la posibilidad de decretar ley seca en Ibagué para evitar las rumbas en los barrios

Desesperados: así están miles de habitantes de Ibagué por cuenta de los vecinos bullosos, la música a todo volumen y la desproporcionada ingesta de licor al interior de viviendas.
Ibagué
Autor: Juan David Ortiz
Autor:
Juan David Ortiz
Foto: Policía Metropolitana de Ibagué

Desesperados: así están miles de habitantes de Ibagué por cuenta de los vecinos bullosos, la música a todo volumen y la desproporcionada ingesta de licor al interior de viviendas.

Por esta razón, el secretario de Gobierno de la Alcaldía Municipal, Carlos Portela, le dijo a EL OLFATO que ya están estudiando la posibilidad de decretar ley seca en toda la ciudad ante la ola de quejas de la comunidad.

De acuerdo con las autoridades, el encierro de la cuarentena ha provocado que estos comportamientos sociales se disparen.

No es para menos, durante el último fin de semana, la Policía Metropolitana atendió 663 casos de alteración a la tranquilidad, que provocaron 142 riñas entre vecinos y familiares influenciados por el alcohol. (VER: Fin de semana violento y bulloso en Ibagué: Policía atendió 663 casos de música en alto volumen y riñas entre vecinos)

Las redes sociales han sido el escenario al que han recurrido residentes de diversos barrios de la capital tolimense para quejarse de la incómoda situación que ha perjudicado su descanso y tranquilidad.

Varios aseguran que ni los llamados de atención de la Policía son acatados por los bullosos y, por el contrario, siguen adelante con los festejos.

“En la Ciudadela Simón Bolívar primera etapa manzana 32 es algo desesperante. Toman, gritan, ponen música en alto volúmen los fines de semana. Se ha llamado a la Policía, vienen, pero solo les dicen que tomen dentro de la casa y nada más. Tan pronto se van ponen la música más duro”, escribió Irma Barrero Triana.

Otra usuaria de Facebook aseguró que en varias zonas de Ibagué hay cantinas y hasta canchas de tejo abiertas en medio de zonas residenciales.

“En el barrio Augusto E. Medina hay cantinas, billares y canchas tejo todos los días. Hay ruidos y alto volumen hasta las 4:00 de la mañana y la Policía pasa y no hace nada, se hacen los de la vista corta como Shakira: sordos y ciegos. Igualmente, los gamines hasta la madrugada formando escándalos y tomando trago”, señaló Fanny Romero Vázquez.

Estos comportamientos son un 'escape' de la realidad

Para el sociólogo de la Universidad del Rosario, Juan Sandoval, este comportamiento de los ciudadanos es una especie de ‘escape’ a una realidad que enfrentan desde hace más dos meses, en donde no han podido salir de rumba y tampoco a ingerir licor.

“La gente acató las medidas durante las primeras semanas, pero al percatarse que no existe capacidad institucional de la Policía para tomar medidas sancionatorias, lo que han hecho es buscar escapar de ese encierro a partir de esta anomia que simplemente es hacer caso omiso a las reglas”, explicó Sandoval.

Igualmente, destacó que en la sociedad colombiana sigue predominando la cultura de transgredir las reglas, sin dimensionar la afectación provocada al nucleo social cercano.   

“Lastimosamente en nuestro país predomina la cultura del atajo en donde más allá de acatar una norma social que sea acogida para su bienestar propio, siempre buscan la manera de transgredirla”, concluyó el sociólogo.