Pasar al contenido principal

Es hora de actuar

No es un secreto que nuestra ciudad desde hace varios años sigue afrontando un grave problema de desempleo. Según los últimos datos publicados por el DANE, la cifra de desempleo en la ciudad de Ibagué pasó de un 12,3 % en el año 2017 a un 12,9 % en el 2018, siendo la séptima ciudad con mayor número de desempleados y 3,5 puntos por encima del promedio nacional (9,1 %).

El panorama es aún más preocupante. En el 2017, de acuerdo a información relacionada por la Cámara de Comercio de Ibagué, en la ciudad, más de 2.000 empresas cancelaron su matrícula mercantil y otras 170 empresas decidieron cambiar su domicilio a otras ciudades; de hecho, de acuerdo al último informe de Doing Business realizado por el Banco Mundial y que mide entre otras cosas las facilidades para realizar empresa, Ibagué se encuentra en el lugar 23 entre 32 ciudades a nivel nacional, una posición preocupante tomando en cuenta que hace algunos años ocupábamos el segundo lugar.

Algunas categorías que destaca el informe en donde la ciudad aparece con desempeño más bajo, es en el pago de impuestos, donde establece que la proporción de los impuestos sobre las ganancias es de un 64,8 % (de cada 100 pesos de utilidades que tienen las empresas, 64,8 pesos se van como pago de impuestos); y manejos y permisos para construcción, en donde se estima que para la construcción de una bodega de por ejemplo 1.300 metros cuadrados, habría que realizar 19 procedimientos; indicador por encima de la media nacional y que mientras en el país el tiempo necesario de dicha bodega sería de 172 días, en Ibagué sería de 563 días.

Adicionalmente a esto, de acuerdo a la última publicación del IDC (Índice Departamental de Competitividad); la ciudad se ubica en el lugar 15 entre las 23 ciudades evaluadas, teniendo un bajo desempeño en aspectos como Eficiencia, Infraestructura e Innovación.

A pesar de los datos anteriores,  el tema del desempleo pareciera que no es considerado como prioritario en la ciudad, para los entes gubernamentales, de hecho la meta de dicho indicador de acuerdo al plan de desarrollo 2016 – 2019, es lograr una reducción del 0,5 sobre la línea base, una meta poco ambiciosa; mientras en ciudades como Manizales se han desarrollado políticas públicas con alianza de entidades privadas, academia y gobierno local por medio de programas como “Manizales es Más”, que tiene como objetivo el desarrollo integral de un ecosistema que fomente el emprendimiento, generando las condiciones necesarias para crear y crecer empresas; en Ibagué no se conocen aún acciones estructurales que contribuyan al desarrollo económico de la ciudad en un mediano y largo plazo.

Está claro que la posición geográfica de nuestra ciudad la pueden consolidar como eje de desarrollo en el centro de país, pues tiene gran conectividad y acceso a las principales vías; sin embargo, de nada nos sirve seguirnos conformando con esto, y hay que pasar del pensar y soñar, al actuar.

Michael Porter, autoridad mundial en temas de competitividad y estrategia,  mencionaba que para que una nación, región o ciudad tuviera éxito dentro de un marco de desarrollo económico, debía valerse de las condiciones de los factores de productivos (infraestructura, cualificación de la mano de obra y capital), las necesidades del mercado, la creación de ventajas diferenciadoras para la industria que permitan ser más eficientes, y la acción del gobierno, la cual por medio de actos efectivos permitan mejorar la posición competitiva de la ciudad.

Dado esto, es necesario que el gobierno municipal, la academia, las agremiaciones y empresariado, trabajen de forma articulada para construir una ciudad competitiva y económicamente sostenible. Es necesario que existan objetivos claros de desarrollo con acciones de largo plazo y enmarcados dentro de políticas públicas que permitan la creación de la ciudad que todos queremos, que todos soñamos.

Es necesario que nos apartemos de aquellas vertientes ideológicas y discursos de odio y orgullos que no contribuyen en nada. Es necesario que por primera vez exista un trabajo articulado y en equipo que permita lograr la ciudad que todos queremos. Es necesario que pasemos de la demagogia a la acción.

Ya está bien de divisiones, por Ibagué ¡Ya es hora de actuar!

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker